Escenario

"Si algo me gusta no lo dejo pasar", aseguró Luciano Pereyra

El cantante asegura que aunque es tímido, se la juega por la mujer que le gusta. presenta su nuevo disco “tu mano” hoy en El Círculo.

Sábado 26 de Septiembre de 2015

Todo lo que toca es oro. Luciano Pereyra va por la vida cosechando las semillas que sembró desde muy chico, cuando apenas tenía 9 años y cantó “Sólo le pido a Dios”, de León Gieco, en el programa de Xuxa, la misma canción que diez años después, en el 2000 lo haría famoso a nivel internacional al cantarlo frente al Papa Juan Pablo II en el Vaticano ante más de dos millones de personas. El cantante nacido en Luján viene de llenar cuatro teatros Gran Rex en Capital Federal con la presentación de su flamante disco “Tu Mano”, por el que recibió el galardón de Disco de Oro de parte de Universal Music Argentina y que presentará hoy, a las 21, en el teatro El Círculo (Mendoza y Sarmiento).

    El álbum, que fue compuesto y escrito íntegramente por Pereyra y contó con la producción del colombiano Andrés Castro (reconocido por sus trabajos con Carlos Vives, Prince Royce, entre otros), es el noveno disco de estudio y cuenta con la participación del español David Bisbal en “Cara o cruz”. Su primer corte, “Seré”, es el tema de amor de los protagonistas de la exitosa tira “Esperanza Mía” y llegó a los primeros puestos en el ranking de las principales radios del país. La fusión del pop con el folclore latino aparece en “No te puedo olvidar” donde colabora el rapero cubano Descember Bueno, donde destacan el charango, el ukulele y los instrumentos de viento del Altiplano.

   “He aprendido de cocina, poco veo a mis amigos y cancelé un concierto sólo para verte hoy”, recita Pereyra en “Eres mi vida”, su canción más autobiográfica, aunque en la entrevista con Escenario admite que “le cuesta encarar porque es muy tímido” pero que “si alguien realmente me gusta no lo dejo pasar”. Antes del show, el ídolo de la música folclórica contó los detalles de la relación con sus fans, dijo que la coyuntura social y política del país influye en sus composiciones y precisó qué tiene que tener una mujer para conquistarlo.

   —”Tu mano” se destaca por tus baladas, es ideal para enamorar en una cena romántica. ¿Cómo definís este nuevo disco?

   —¿Ya lo pusiste en práctica? (risas) ¡Fijate y después me contás! La gente aceptó muy bien este nuevo trabajo. Estoy muy contento por el resultado final, por cada una de las canciones seleccionadas y por el sonido logrado. Cuando me subo a un escenario y canto “Seré” o “Tu dolor” la gente ya conoce las canciones y me ayudan a cantarla es es un regalo enorme. Estoy muy contento de volver a Rosario porque allí siempre me recibieron muy bien, estoy muy ansioso por reencontrarme con ellos.

   —¿En qué se diferencia de los anteriores? ¿Es un álbum menos folclórico y más pop que los anteriores?

   —No lo sé... Hay una canción que se llama “Carnaval”, y la mayoría de los temas, por más de que sean baladas, tienen sikus, quenas, charangos. Siempre trato de fusionar distintos géneros y ritmos. En este disco en particular, sumarle un charango a “Tu dolor”, marcó el hilo conductor por donde teníamos que ir para lograr un nuevo sonido. Y trabajar con un gran productor como Andrés Castro que supo interpretar lo que yo quería mostrar a través de este material, hizo que logremos un gran resultado. Más allá de seguir haciendo lo que me gusta hacer, me gusta innovar en sonidos nuevos. Por eso decidí grabar este disco en el exterior. El resultado final me tiene sumamente feliz porque se sigue regando lo que hago desde el folclore latinoamericano pero con esas baladas que amo cantar.

   —¿El disco está dedicado a quienes te ayudaron cuando estuviste mal de salud?

   —Se debe a eso. Más allá de haber recibido tantas manos anónimas que me tiraron buena onda en momentos complicados, este disco tiene la intención de que tomemos conciencia de que al final del brazo tenemos una mano y que al estrecharla podés ayudar a los que más lo necesitan. Cuando tenés la posibilidad de ayudar es maravilloso.

   —¿Cómo se dio la participación de David Bisbal en “Cara o cruz”?

   —Con David tenemos muy buena onda, es un tipo increíble, además de ser un gran artista. El año pasado, él vino a dar un concierto en Argentina y me invitó a cantar con él y yo lo invité a jugar un partido de fútbol. Después, nos cruzamos en Miami de casualidad cuando estaba grabando mi disco y lo invité a cantar en una canción. Le dije: “Vamos a jugar al fútbol y después conversamos”. Así que fue mediante el fútbol (risas). A David le gustó mucho la canción “Cara o cruz” y para mí es un honor tenerlo en el disco. Y cuando hice las funciones en el Gran Rex se vino para la Argentina especialmente desde España para cantar esta canción conmigo, es un gesto que nunca voy a olvidar y habla de la grandeza de un artista como él. También aprovechamos para hacer el videoclip de “Cara o cruz” que pronto van a poder ver.

   —Todas las canciones del disco están escritas por vos. ¿La coyuntura política y social te influye a la hora de componer o tratás de mantenerte al margen de todo eso?

   —No, porque es parte de lo que me toca vivir como cualquier ciudadano de este país. El mal humor o lo que pasa a nivel político y social me afecta a la hora de componer. En este disco hay canciones autobiográficas como “Eres mi vida” y otras donde se nota la influencia de lo que sucede. Pero creo que lo que vas viviendo día a día después se expresa en las canciones. Me resulta mucho más fácil cantar una historia que contarla.

   —Fuera de la música, ¿qué disfrutás de la vida? ¿Seguís jugando al fútbol con Diego Torres, Martín Bossi y Luis Majul?

   —Disfruto mucho del fútbol, de los asados con amigos, de la compañía de mis perros. Tengo a Rocky, un jack russel y a mis labradores, Ramón y su hijo Poncho y este año la vida me llevó a Aníbal, pero tenía las tres generaciones de labradores. Son divinos. Cuando no estoy trabajando disfruto mucho de no trabajar y cuando trabajo, disfruto mucho de hacerlo, porque poder hacer lo que me gusta es una bendición.

   —Dijiste que no te sale encarar porque sos muy tímido. ¿Preferís que la mujer de el primer paso?

   —No, quizás sea poco caballero que la mujer de el primer paso, pero como están dadas las cosas, no está nada mal, uno tiene que ir por lo que le gusta y encarar. Hay personas más extrovertidas, pero yo no, así que me cuesta un poco más. Pero si algo realmente me gusta no lo dejo pasar.

   —¿La historia de video de “Tu dolor” cuenta una historia verídica? ¿Sufriste mucho por amor?

   —La historia cuenta que estoy enamorado de ella, y ella no, por eso me deja, y ahí se enamora de mí. Es amor a destiempo, es la interpretación que le quisimos dar a la historia. En el amor, sufrí lo justo y necesario, pero también viví momentos alucinantes.

   —Es impresionante como volvés locas a tus fans, tanto en el escenario como en las redes sociales, ¿Cómo cambió tu relación con tus fans con el boom de las redes sociales?

   —Las redes sociales son geniales porque tenés la posibilidad de tener un contacto más fluido y directo con la gente que te sigue. Mucha gente me conoce y yo no, entonces con las redes podés conocer sus caras, chequear sus perfiles y saber quién te escribe y demás. Está bárbaro.

   —¿Qué tiene que tener una mujer para conquistarte?

   —No sé si lo físico me tira mucho, porque podés tener un físico espectacular pero si te ponés a hablar y no hay química o tienen gustos muy diferentes, no va. No creo que pase por una cuestión corporal sino una cuestión más espiritual y de conexión. Pero al principio sí, entra todo por los ojos, tiene que haber atracción. Pero sin química sería muy aburrido.

   —En tu profesión estás expuesto continuamente y rodeado de mucha gente. Pero cuando se apagan las luces del teatro y se cierra el telón, ¿cómo te llevás con la soledad?

   —No me llevo mal con la soledad, pero tampoco está bueno estar solo. Me llevo bastante bien conmigo. Pero cuando se baja el telón, y me bajo del escenario, quiero descansar y disfrutar de trabajo realizado. Es lo mismo que cuando vos salís de la redacción y llegás a tu casa, disfrutás de la desconexión de salir de trabajar. A mí me pasa lo mismo, llego al hotel y me doy una ducha, es lo más placentero.

   —¿Qué es la música para vos?

   —Todo lo que me tocó vivir en la vida, tanto lo bueno como lo bueno, pude atravesarlo acompañado de la música. La música te genera muchos estados de ánimo; en tres minutos, te reíste, lloraste y bailaste, es increíble. Como músico y cantante me toca ser el musicalizador de las historias de amor de la gente y eso es un privilegio.

   —Además, sos el musicalizador de la historia de amor entre Mariano Martínez y Lali Espósito con tu tema “Seré”, la cortina de la novela “Esperanza Mía”.

   —Me da mucha felicidad escuchar la canción en la novela y tener la posibilidad de musicalizar una historia así con tanto morbo entre mojas, curas, sotanas y velos (risas).

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS