Escenario

Series/Crítica de "This Is Pop": Historias y secretos detrás de las canciones pegadizas

Calificación: Muy buena. Dirección: Chelsea McMullan, Jared Raab, Simon Ennis, Reginald Harkema, Dylan Reibling y Lisa Rideout. Género: Serie documental. Emisión: Netflix.

Domingo 04 de Julio de 2021

Contar 70 años de historia de la música pop es un objetivo por demás de ambicioso. Los productores de la serie documental “This Is Pop”, que recientemente se estrenó en Netflix, lo sabían, y por eso tardaron años en concretarlo. Sin embargo, con el tiempo, lograron un recorte y un enfoque del pop que no pretende abarcar su totalidad ni relatarlo cronológicamente, sino que se concentra en historias claves que marcaron su desarrollo y en algunos ángulos poco conocidos de los sonidos y las canciones que se hicieron populares en la segunda mitad del siglo XX y lo que va de este siglo. Los ocho capítulos de “This Is Pop” son totalmente independientes. El espectador puede verlos por separado o alterar el orden, según las temáticas que le resulten más curiosas o interesantes. Lo que sí tienen en común es una edición ágil, un abordaje cuasi didáctico y un estilo de relato que hace más hincapié en los detalles singulares que en la nostalgia.

Es complejo calificar a “This Is Pop” en su totalidad, pero digamos que los puntos altos prevalecen sobre los episodios más flojos. El capítulo dedicado al Auto-Tune, por ejemplo, es imperdible. Los productores consiguieron el testimonio de Andy Hildebrand, el ingeniero que inventó el famoso y polémico procesador de audio que “afina” a los cantantes, y de T-Pain, el rapero que utilizó este recurso en sus primeros años y sufrió todo tipo de burlas de sus colegas y de la industria. También aportan su mirada el histórico productor Ken Scott (los Beatles, David Bowie) y Suzanne Ciani, pionera de la música electrónica. Otro episodio fundamental y muy logrado es el llamado “Síndrome de Estocolmo”, que analiza el modelo musical que se creó en Suecia y que llegó a nosotros a través de Abba, Roxette y Ace Of Base. Con testimonios muy jugosos se indaga en las causas de este fenómeno, y lo más interesante llega cuando se relata el detrás de escena de los estudios Cheiron, donde surgieron los compositores (Denniz Pop, Max Martin) que escribieron los hits de Backstreet Boys, NSYNC y Britney Spears.

Los Backstreet Boys vuelven a figurar en el capítulo dedicado a las boy bands de los 90, pero no son el centro del relato. Aquí el enfoque es original y reivindicativo, porque parte de los Boyz II Men, el exitoso grupo de chicos negros que anticipó el furor de las boy bands pero después cayó en el olvido cuando aparecieron bandas similares de jóvenes blancos. De hecho los Boyz II Men son muy poco conocidos en la Argentina, a pesar de haber vendido millones de discos. El punto de vista es asimismo interesante en el capítulo “¿Qué puede hacer una canción?”, donde se explora en los temas con mensaje político más allá de la tradicional canción de protesta. Por supuesto que está Woody Guthrie, pero también Billie Holiday, Public Enemy y voces que han representado al reciente movimiento feminista y a la comunidad LGTB.

El episodio centrado en la cultura de los festivales hace un recorrido bastante convencional por los hitos más masivos: Monterrey, Woodstock y Glastonbury. Pero también revela historias muy poco transitadas como la del US Festival de los años 80, un encuentro entre música y tecnología organizado por Steve Wozniak, el cofundador de Apple. Lo mismo sucede en el capítulo sobre el Brill Building, el edificio neoyorquino que se hizo célebre por albergar a músicos y compositores que escribieron algunos de los temas más populares del siglo XX. Con el testimonio de leyendas vivientes como Neil Sedaka (de actuales 82 años) y Mike Stoller (88), este episodio descubre lo que sucedió en la época de transición entre el primer rock and roll y la aparición de los Beatles, cuando explotaron los hits firmados por Carole King, Gerry Goffin y Jeff Barry. El relato de Sedaka sobre cómo nació el clásico “Oh Carol”, por ejemplo, es fascinante.

Inesperadamente, los episodios enfocados en el brit pop y la sociedad entre el country y el pop se quedan cortos. El primero se centra casi exclusivamente en la rivalidad entre Blur y Oasis, aunque igual cuenta con testimonios valiosos como los de Alex James y Dave Rowntree (de Blur) y Alan McGee, el afortunado que descubrió a los hermanos Gallagher. Y el segundo explica el crossover de figuras como Dolly Parton y Shania Twain, entre otras, pero al final apenas nombra a Taylor Swift, el pase del country al pop más importante de las últimas décadas.

“This Is Pop” se aventura en un terreno inabarcable, y sale airoso con un planteo narrativo que incluso podría dar lugar a una segunda temporada. Al menos el objetivo parece claro: iluminar historias poco conocidas y bucear en el pop más allá de los ránkings, tratando de explicar por qué algunas canciones forman parte de la memoria y la vida cotidiana de millones de personas.

This Is Pop Trailer

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario