Escenario

“Señor puta”, un intento teatral en el nombre del sexo

Alejada de puntos de vista caritativos, morales y victimizantes, “Señor puta” es un intento teatral por estallar los márgenes las ideas sobre la prostitución y la identidad de género.

Sábado 09 de Mayo de 2015

Alejada de puntos de vista caritativos, morales y victimizantes, “Señor puta” es un intento teatral por estallar los márgenes las ideas sobre la prostitución y la identidad de género. La obra creada por el Grupo Chatarra de Osamentas Teatro, protagonizada por Luciano Ciarrocca y María Cecilia Borri y con música en vivo de Andrés Thobokot, sube a escena todos los sábados de mayo, a las 22, en el CET (San Juan 842).

   “La obra es el fruto de un trabajo de equipo, horizontal, que llevó algo más de un año de investigación, de búsqueda, de creación”, contó Ciarrocca, que encarna a un travesti que sueña con ser artista.”Señor puta” habla de la identidad de género, de amor, de muerte e incluso toca el sindicalismo. En ese sentido, el protagonista destacó que tanto la calle, la madrugada, la prostitución y el sexo fueron las inspiraciones de esta historia que cuenta la vida de Romeo, un travesti que sueña con dejar de trabajar en la calle y ser artista, y de Julieta, una mujer que elije el trabajo sexual libremente y reclama por sus derechos como cualquier trabajador. En el escenario también hay un músico callejero, testigo y parte de una madrugada en la que se formulan miles de preguntas sin respuesta que invitan a la reflexión y al debate. “¿Es la prostitución trabajo? ¿Qué diferencia hay ente alquilar una u otra parte del cuerpo para trabajar? ¿Por qué el estigma hacia una manera de ganarse la vida, por qué el estigma hacia quien elige su identidad sexual? Un obrero, una secretaria, un enfermero, un artista, ¿no será que todos somos, en este sistema económico perverso, simplemente fuerza de trabajo, monos que bailamos por el dinero?”, reflexionó Ciarrocca.

   Los interrogantes sobrevuelan los 60 minutos de la obra en los que los actores “piensan la realidad con el cuerpo para generar el debate”. Asimismo, el público tiene una real importancia en el suceso teatral. “El teatro tiene esa cualidad festiva en la que la presencia del espectador lo transforma en parte activa del suceso y de la obra”, dijo el actor, y siguió: “El espectador va pasando por el rol de todos los actores?es la prostituta que grita por su dignidad, es el travesti que grita por su derecho a elegir, es el cliente de la prostitución, es la sociedad que vomita putas, es Dios que vomita putos, es la enfermera de un hospital público que se niega a asistir un aborto, es una patota que golpea a un travesti? Sin ser invasivo, el teatro hace parte al espectador de la realidad que está ficcionando”. Sobre la reacción que genera en el público, el actor precisó: “Somos conscientes que las temáticas que se abordan en nuestra obra generan muchísima controversia. ¡En hora buena! Ojalá pudiéramos hacer un teatro peligroso, crítico, inaceptable, que invite a la acción”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS