Escenario

Se viene una Berlinale "con grandes estrellas"

El director del festival alemán habló de la nueva edición del certamen que se hará en febrero. "No se puede separar el arte de la realidad", sostuvo

Miércoles 27 de Diciembre de 2017

Películas sobre huidas, religión y el ascenso de la derecha en Europa: la nueva edición del Festival Internacional de Cine de Berlín volverá a ser un festival político.

"No se puede separar el arte de la realidad", declaró el director de la Berlinale, Dieter Kosslick, en entrevista con la agencia dpa. Pero "en la Berlinale habrá también un gran espectáculo con grandes estrellas".

En una entrevista con DPA, Kosslick habla sobre el futuro del certamen berlinés, sobre sus planes, la selección de películas para la edición de este año, que tendrá lugar entre el 15 y el 25 de febrero, y sobre la influencia del movimiento #Metoo (Yo también).

—En dos meses se desplegará la alfombra roja de la edición número 68 de la Berlinale. ¿Cuántas películas para competir por el Oso de Oro fueron ya seleccionadas?

—Hasta ahora he visto cerca de 150 películas procedentes de Estados Unidos, Alemania, Polonia, Francia, Italia, Rusia, pero naturalmente también de otros países en Asia y Latinoamérica o Africa. Sin embargo, la selección no ha concluido aún. Siguen llegando películas muy tarde. Esto tiene que ver con la producción digital. En los últimos días hemos recibido aún 30 o 40 películas para ser seleccionadas para competición. De manera paralela tuvo lugar también la discusión sobre el futuro de la Berlinale.

—Se trata del reclamo de algunos directores de cine de una reforma fundamental del festival, lo que se unió a críticas contra usted...

—Ahí se mezclaron dos cosas. Los directores reclamaban transparencia en el nuevo equipo de la dirección de la Berlinale para después de 2019. Esto es completamente legítimo. Sin embargo, el debate que se generó en torno a ello no tuvo gracia. Sobre todo en el extranjero no entendían qué pasaba. Hubo gente que dijo: la Berlinale no es segura, mejor no mandemos nuestras películas. Fue algo de lo que nos dimos cuenta.

—El debate en torno al sexismo en Hollywood, ¿está teniendo importancia?

—El debate #MeToo ha tenido una gran repercusión. Ahora las películas se miran también de manera diferente. Cuando antes "se tiraban" a una secretaria en la pantalla grande se decía: bueno, está así en el guión. Ahora se dice: bueno, en estos momentos no debemos mostrarlo. Hay aún un gran número de películas en las que las mujeres sufren escenas humillantes. Pero también tenemos películas en las que se trata el tema de los abusos y del abuso de poder. Hay algunas películas en las que al final el hombre es "el tonto".

—Se va a posicionar de nuevo la Berlinale políticamente, por ejemplo, con películas como el ascenso del nacionalismo en Alemania y en Europa?

—No se puede separar el arte de la realidad. Sigue habiendo aún películas sobre el tema de la emigración, también sobre la huida. Otras películas amplían el tema. Tratan de las destructivas consecuencias de la globalización. Como por ejemplo, cómo puede ser que la Unión Europea destine un dineral para la exportación de carne de cerdo y de productos agrícolas a Africa y a otros países y al mismo tiempo destruya las estructuras agrícolas en estos países. Hay también un gran número de filmes que se ocupan de la religión y del ascenso de la derecha en Europa. Sin embargo, en la Berlinale habrá también un gran espectáculo con grandes estrellas.

—Ha anunciado que tras el vencimiento de su contrato como director del festival en mayo de 2019 no piensa volver a presentarse para el puesto ¿Se podría imaginar como director en algún otro lugar?

—Nunca se debe decir nunca. No obstante, no me presentaré para uno de los dos puestos, ni de director artístico ni de director ejecutivo de la Berlinale. En el caso de que se lleve a cabo en algún momento la división de las dos tareas. Ya propuse hace años dividir el puesto en dos. Si quiero hacer algo a toda costa, entonces estoy convencido de que podré hacer algo. Existen muchas posibilidades. Quizá estudie también historia del arte, geografía o español y venda "brezeln" (tradicional pan alemán en forma de lazo) en el mercado.

Uno de "los tres grandes"

Dieter Kosslick, de 69 años, dirige la Berlinale desde 2001. En el festival las mejores películas son galardonadas con el Oso de Oro y el Oso de Plata. Junto con Cannes y Venecia, la Berlinale es uno "de los tres grandes". El contrato de Kosslick vence en 2019. Directores de Alemania solicitaron un proceso transparente a la hora de elegir a la nueva dirección y un nuevo comienzo en cuanto a contenido. Kosslick anunció recientemente su decisión de abandonar la dirección una vez concluya su contrato.

Elke Vogel

DPA

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario