Escenario

Rosario, lista para recibir lo mejor de la música clásica

El organismo lanza la temporada 2020. Martha Argerich, una de las presencias destacadas.

Domingo 10 de Noviembre de 2019

La Asociación Cultural El Círculo, constituida hace 107 años, además de haber salvado de la demolición a uno de los mejores teatros de Argentina hace ya 76 años, es la encargada de traer a Rosario a algunas de las más prestigiosas orquestas sinfónicas y solistas del mundo, y detrás de ese objetivo continúa hasta la actualidad.

Así ocurrirá en la temporada del año próximo, entre cuyas actuaciones más destacadas figura el concierto que dará la pianista Martha Argerich, el segundo que ofrecerá en Rosario luego de que actuara en 2004 para el centenario del teatro. Guido Martínez Carbonell, integrante de la comisión directiva de la asociación desde hace 28 años y presidente desde hace nueve, contó los desafíos que supone para el organismo ser custodio de uno de los patrimonios culturales y arquitectónicos más importantes de la ciudad que continúa en plena actividad, sumando tecnología, confort y una programación de calidad como la que ofrecerá en 2020, accesible a la mayor cantidad de espectadores a través de diferentes opciones para abono o conciertos.

—¿Cuáles fueron los objetivos al asumir la presidencia de la Asociación Cultural El Círculo?

—Los objetivos fueron dos, la recuperación edilicia y programática de la institución lo cual se logró. Hace 30 años el teatro estaba con graves deterioros físicos. Tenía baños de hace 100 años, sectores abandonados habitados por la lluvia y las palomas y ninguna programación propia. Hoy el teatro está completamente restaurado y puesto en valor, con ascensor, aire acondicionado y el máximo confort. Realiza la puesta de óperas y organiza el abono anual con una programación de nivel nacional e internacional. Produce festivales musicales, ciclos de artes visuales y conferencias de poetas y escritores nacionales e internacionales. Ofrece un ciclo de verano. Es sede de ensayos y conciertos de la Orquesta Sinfónica Provincial de Rosario, del Coro de la Opera, del Estudio de Comedias Musicales y de la Academia de Ballet Clásico Ruso, contiene al Museo de Arte Sacro Eduardo Barnes, organiza programas educativos y ofrece visitas guiadas. Respecto a las vicisitudes económicas estamos acostumbrados a navegar contra la corriente.

—Entre las actuaciones de 2020 figura Martha Argerich. ¿Qué otros conciertos están previstos?

—El último concierto de Argerich fue en el 2004, dentro de los festejos por el centenario del teatro. El año que viene se presentará el 17 de julio junto a la Sinfónica de Bahía (Brasil). Esta orquesta es la primera vez que actúa en nuestro país. También integran la temporada la Orquesta Sinfónica de Lucerna, California Symphony Orchestra, Moscow Virtuosi Orchestra, Moscow Virtuosi Orchestra, además de conciertos de la Orquesta Sinfónica, el Coro de la Opera de Rosario, las puestas en escena locales de las óperas "Madama Butterfly" y "Aida" y la compañía de danza Focus, de Brasil, entre otros espectáculos.

—¿Cómo se decide la programación de la temporada de abono?

—El encargado de la programación artística soy yo con el consenso de la comisión directiva desde que me incorporé a la institución. Antes había muy poca actividad artístico cultural, la institución era fundamentalmente receptiva de espectáculos. Elaborar una programación, especialmente del abono, es una tarea muy ardua en la que hay que contemplar no sólo la calidad de los músicos convocados, lo cual es primordial, sino también los repertorios a interpretar, la coordinación de las fechas y que estén distribuidas en el año y tantas otras cuestiones complejas. Además de la inmensa responsabilidad que significan los traslados y su desarrollo a lo largo del año, no exento de cancelaciones de último momento por razones de salud o fuerza mayor.

—¿Cuáles fueron las actuaciones más destacadas de este año?

—Este año tuvimos el privilegio de apreciar por primera vez a músicos de la máxima calidad internacional, como los de la Orquesta de Munich, o los de la maravillosa Orquesta de Luxemburgo, o eminentes solistas como Pinchas Zukerman, Julián Rachlin, Stefano Bollani, entre otros. Capítulo aparte merece destacar las óperas "La Traviata" y "Mefistófeles", que produjimos con el notable reconocimiento que gozan nuestras puestas en el país y extranjero. Así también, los más eximios bailarines participaron de nuestro abono que tiene la singularidad de combinar organismos sinfónicos, de cámara, recitales, solistas, óperas y ballets. Toda esta magnífica actividad fue posible y Rosario tuvo el orgullo de contar con estos excelsos artistas en virtud de nuestra gestión.

EM_DASH¿Cómo ves la evolución de las instituciones que se dedican a promover la música clásica?

—Vimos desaparecer muchas instituciones musicales del país, lamentablemente, como Wagneriana, Festivales Musicales, Buenos Aires Lírica, Mozarteum Rosario, Amijai, este año ya no sigue Harmonía en el teatro Coliseo. Aún así y a pesar de todas las adversidades, redoblamos esfuerzos para que Rosario y la región cuenten con estos artistas del máximo nivel internacional.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario