Escenario

"Rosario es una muy buena ciudad para celebrar el 1º de mayo"

Una charla exclusiva con Serrat y Sabina que el martes actúan en Metropolitano

Domingo 29 de Abril de 2012

Joan Manuel Serrat llega primero a la biblioteca del hotel Fourseasons de Buenos Aires, donde se realizará la entrevista exclusiva conEscenario. Cordial y atento al mobiliario, el catalán le advierte a la cronista gráfica: “Ese sillón es muy bajo para las fotos, la gente sale como aplastada, hundida”. La recomendación será tenida en cuenta. Pocas personas en el planeta tienen miles de sesiones de fotos sobre su humanidad como Serrat.

   Luego llega Joaquín Sabina; se saludan con un abrazo prolongado, se ríen, se dicen cosas al oído. Al cabo, llevan casi dos meses viviendo en el mismo hotel, pero hace unas horas que no se ven. Y parece que hasta se extrañan.

    Los “dos pájaros ( contraatacan)”, infatigables, vienen rodando por la Argentina ( también Uruguay y Paraguay); llevan 30 shows, cerca de 200 mil espectadores. Y el próximo martes 1º de mayo coronarán la interminable caravana en el Salón Metropolitano de Rosario.

   —¿Cómo se llevan con la repetición? 30 shows en dos meses.

   Serrat: la voz se nos gasta mucho, pero a la vez la repetición familiariza muchas cosas. Sentimos la respiración de los músicos, sabemos dónde está cada cosa, qué sucede con el público. Una rutina muy bienvenida.

   Sabina: yo actué en la cancha de Boca y eso es muy impresionante. Pero el Luna es más razonable.

   —Se plantearon una gira enorme por casi todo el planeta y la Argentina vuelve a tener gran centralidad, ¿cómo se entiende el vínculo renovado con el país?

   Serrat: la relación con la Argentina es consecuencia del trato que hemos mantenido durante años. El roce, el conocimiento que nos tenemos con los argentinos es lo que nos ha llevado al cariño, que no nace por generación espontánea. Nace de la alegría y también de la rabia.

.    —Además, se despiden de la Argentina un 1º de mayo, y en Rosario, ¿ven un matiz especial en el día y en el lugar?

   Sabina: el 1º de mayo para los progresistas es especial, es el día de los trabajadores, de las movilizaciones que espero en sean importantes sobre todo en España, que hoy tiene una política muy regresiva para los trabajadores. Creo que Rosario es una ciudad muy buena para despedirse y celebrar el 1º de mayo.

   —¿Joan Manuel, cómo es ir a Rosario y saber que Roberto Fontanarrosa ya no está?

   —La vida está llena de pérdidas, pero la pérdida de un amigo como el Negro Fontanarrosa es tan grande que me obliga a prepararme para llegar a su lugar y saber que él no va a estar. La amistad con el Negro no la damos por perdida, pero cuando vemos que ya no está de manera definitiva nos resulta siempre igual de chocante.

   —¿Cómo fue tu amistad con Fontanarrosa?

   —Intensa, para nada formal. Hice viajes a Rosario exclusivamente para estar con el Negro. Soy amigo de sus familias, de sus mujeres, y a vez, sus familias son amigas de la mía.

    Sabina: Cuando decís Fontanarrosa nadie, absolutamente nadie, habla mal de él. Y si alguien habla mal de él, es un hijo de puta (risas).

   —¿Cómo creen que lograron integrar dos públicos que se presumían distintos, y que ahora disfrutan juntos del espectáculo?

   Serrat: de mi parte tiendo a pensar en personas individuales y no en un público. Me pregunto: ¿si no hay dos personas iguales sobre la tierra, cómo vamos a tener un público igual a otro público? El público es una suma de personas, en un momento determinado, en una circunstancia, que su juntan en un sitio para ver a un artista. Esas personas tienen algunas cosas en común y otras distintas.

   —Cantan temas cruzados, ¿no es un compromiso que esté el autor tan cerca y controlando?

   Serrat: yo observo bastante tolerancia entre los fans de Joaquín y los que me quieren a mí. Por ejemplo, cuando yo canto una canción de Joaquín, su público, que podría sentirse usurpado por mí, sin embargo no manifiesta ninguna animosidad negativa hacia mi persona ( risas).

   Sabina: el juego teatral que proponemos, cuando disputamos y nos insultamos un poco, es motivo de disfrute de todo el público.

   —Durante esta larga estadía que llevan en la Argentina se han producido hechos la expropiación de Repsol YPF, ¿cómo están viviendo este momento político entre La Argentina y España?

   Serrat: es extraño esto que está pasando entre dos países que son, los dos, nuestros países. Pareciera, de todos modos, que es un tema que nos afecta a todos, pero sin embargo tal vez no sea así. Ayer me acabo de enterar, por ejemplo, que Joaquín no es accionista de Repsol (risas).

   Sabina: el patriotismo nuestro no pasa por las multinacionales. En España defendemos la continuidad pública de las empresas, y no vamos a hacer lo contrario aquí.

   —Tal vez lo más cruel que sucedió en estos días fue que en algunos bares de Sevilla habrían prohibido el ingreso de argentinos.

   —Serrat (se pone serio): es tan malo que haya ocurrido como que se potencie. Si hay personas con un cerebro mediano que están potenciando esto, la verdad que están potenciando la maldad. Todos los ciudadanos debemos estar por encima de la maldad de la que no somos partícipes, ni el pueblo argentino ni el pueblo español.

   — ¿En algún momento dudaron de retomar con un formato parecido, dos años después?

Sabina: soy más miedoso y torturado que Joan Manuel y tendía a pensar que nunca las segundas parten fueron buenas, pero cuando vemos el grado de complicidad que se consigue con la gente no tengo palabras de agradecimiento.

   Serrat: cuando el show acaba suelo pensar que eso tan hermoso que sucede no es real. Y también pienso que al día siguiente eso tan bonito ya no sucederá. Pero increíblemente vuelve a suceder.

 

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario