Escenario

Rosarinos a la conquista de Europa

Juanjo Cura, Sandra Corizzo, Pedro Reñé, Carlos Quilici y el grupo San Telmo Lounge viajaron al Viejo Mundo para mostrar su arte. Por estos días, la cantante rosarina Verónica Marchetti está haciendo lo propio en Japón. Sus giras por el extranjero confirman que el mundo es más pequeño desde que la comunicación es más efectiva y se puede vivir en Rosario y trabajar en cualquier rincón del planeta.

Domingo 11 de Enero de 2009

Juanjo Cura, Sandra Corizzo, Pedro Reñé, Carlos Quilici y el grupo San Telmo Lounge viajaron al Viejo Mundo para mostrar su arte. Por estos días, la cantante rosarina Verónica Marchetti está haciendo lo propio en Japón. Sus giras por el extranjero confirman que el mundo es más pequeño desde que la comunicación es más efectiva y se puede vivir en Rosario y trabajar en cualquier rincón del planeta.

Antes ya lo habían hecho, entre otros, la bandoneonista Alicia Petronilli, quien recaló en Dinamarca primero y en otros países después, cuando viajó integrando la orquesta de tango de la Universidad Nacional de Rosario que dirigió Domingo Federico y que, con su gira internacional, llegó hasta Oriente. También Los Khorus atravesaron mares para concretar hazañas tales como realizar viajes artísticos a Taiwan entre 1999 y 2007, país que desde entonces los invita a presentarse en sus escenarios cada año.

Cholo Montironi ya es un habitué del circuito europeo donde lo aplauden y conocen más que en su propio país. Sin embargo la concreción del sueño de viajar a Europa es un privilegio reservado para quienes trabajan acá mirando hacia adelante, y además cuentan con un empujón de la suerte o el acaso, que les permite llevar a otros escenarios sus propuestas.

"A Dios rogando y con el mazo dando", reza el refrán que más se ajusta a la realidad de estos hombres y mujeres que no flaquean a la hora de trabajar por su carrera y que no se achican ante las propuestas de ampliar sus horizontes profesionales.

El denominador común de las empresas que llevaron adelante los artistas rosarinos es la utilización de internet como herramienta de comunicación y difusión de las propuestas artísticas.

Entre los músicos que durante 2008 mostraron su arte en el extranjero se cuenta el bandoneonista, Carlos Quilici, el líder natural de Los Tauras. Su experiencia europea nació en 2002 cuando alguien dijo que necesitaba un bandoneonista para llevar a Grecia y Luis Corniero (veterano protagonista de shows en el Viejo Mundo desde los años del exilio) sugirió su nombre: el rosarino, atento a la oportunidad, no la dejó pasar. Desde entonces viaja solo o con Los Tauras para ofrecer conciertos o animar milongas en distintos escenarios de Europa.

Es cierto que el tango obró el milagro de abrir las puertas a los músicos argentinos, como lo confirman las presentaciones de San Telmo Lounge, un conjunto que apuesta a los nuevos horizontes de la música ciudadana.

"En 2008 hicimos tres viajes a Europa", explicó Martín Delgado, el líder del grupo. "Fuimos en enero y en agosto, y después en septiembre y en octubre, cuando llegamos a Holanda y Alemania —enumeró—. El primer viaje duró diez días y el tercero, casi dos meses. Los dos primeros fueron de inversión y recién el año pasado tuvimos ganancias".

"Nos presentamos en festivales de tango y, como tenemos otra propuesta, también tocamos en pubs y milongas —añadió—. En algunos lugares hacemos shows y en otros tocamos para que la gente baile ya que es un circuito condicionado por el baile. Por ejemplo, en Berlín (Alemania) hay milongas con 600 bailarines".

"Para mayo tenemos invitaciones de Francia. En realidad afuera hay un mercado grande y la idea es hacer un viaje anual", adelantó el músico.

El tango no es el único género que convoca a los artistas criollos. Sandra Corizzo, quien incursiona en el pop y el rock, cuando no en la fusión jazzera, tuvo su gira europea y ofreció conciertos en España e Italia.

La cantante que en 2006 actuó junto a Daniel Martina en Yakarta, Indonesia, confirma la regla que parece regir el flujo artístico hacia Europa: los contactos se estrablecen a través de internet. Ella afirma que, gracias a MySpace, la comunicación es posible en un rango impensable hasta ahora.

También ayuda la red de relaciones personales. "Hay amigos como David De Gregorio, que vive en Murcia o Cuni Massa, que está en Barcelona, quienes me abrieron muchas puertas", contó la compositora rosarina que recorrió escenarios como Libertad 8 y El bar de Madrid, donde cantaron Jorge Drexler y Pedro Guerra, entre otros.

"Este viaje me abrió la cabeza y pude constatar que podría vivir de tocar", concluyó Corizzo.

Juanjo Cura, el tenor rosarino que aborda desde la música lírica hasta la popular cantó en Alemania, sitio al que llegó de una manera totalmente inesperada. "Se abrieron horizontes en Alemania, Croacia y España", relató el cantante, y no sin orgullo remató: "Es un fuerte reconocimiento a lo que uno hace".

"En realidad mi viaje a Europa se originó en el llamado de una chica que sigue mi carrera y que hoy es mi manager", reveló el artista rosarino. "Ella planificó todo lo que fue esta presentación en Berlín para la que me contrató una de las tres productoras más conocidas de Europa", detalló.

Con legítimo entusiasmo Cura reveló: "Ahora tengo contactos en Dubai y en otros sitios impensados para mí".

Otro rosarino que salió de la Argentina para mostrar su arte es Pedro Reñé, intérprete de temas propios y de la trova latina que en 2008 visitó España y en su viaje también incluyó un escenario no tradicional como Nueva York.

Todo indica que afirmar que Rosario es cuna de buenos músicos, más que enunciar una frase de circunstancia, es el reflejo de una realidad que se constata hoy por hoy en escenarios de diferentes rincones del mundo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario