Escenario

Rocío Marengo: "No soy una botinera más, a mi me gusta el glamour, los tacos"

La vedette que ahora esta de novia con el arquero uruguayo Sebastián Viera desmintió rumores de casamiento y embarazo. "Soy muy machista. Creo que la política es para el hombre. Una mujer como presidenta no me gusta y menos Cristina, que ya fue primera dama. ¿Por qué no deja a los hombres que decidan?”, comentó.

Miércoles 13 de Mayo de 2009

Rocío Marengo, la vedette que se hizo famosa con el baile del koala en ShowMatch y que ahora trabaja junto a Gerardo Sofovich, aclaró que, si bien es la novia del arquero Sebastián Viera, tiene más glamour que una botinera. Desmintió rumores de casamiento y embarazo, y aseguró que jamás aceptaría una candidatura testimonial. “La política es cosa de hombres”, disparó.

“No soy una botinera más. A mí me gusta el glamour, los tacos. Ser botinera es algo burdo, que no está a mi nivel”, aseguró Rocío Marengo en declaraciones al portal Terra. La vedette aseguró, además, que su novio, Sebastián Viera, el arquero de la Selección Uruguaya, es diferente al resto de los futbolistas: “No es como todos, es inteligente y lee, yo lo veo como un empresario y no como un jugador”.

A lo largo de la entrevista, la vedette negó los rumores de casamiento y embarazo. “Me gustaría ser madre, pero todavía quiero esperar un tiempo. Además, me gustaría casarme antes y hacer las cosas como se deben. Soy muy tradicional”, explicó.

Feliz por ser la compañera de Gerardo Sofovich en “La noche del domingo”, Marengo también aseguró que jamás aceptaría una candidatura testimonial. “Soy muy machista. Creo que la política es para el hombre. Una mujer como presidenta no me gusta y menos Cristina, que ya fue Primera Dama. ¿Por qué no deja a los hombres que decidan?”, comentó.

Aunque no lo parezca, Marengo confesó ser muy vergonzosa y aseguró que rechazó una oferta de Playboy para ser chica de tapa. “No me gusta desnudarme. Me da pudor. Por eso, creo que soy diferente al resto de las vedettes”, afirmó.

Como para disipar dudas, la rubia también se tomó el tiempo de aclarar un aspecto de su pasado: ¿fue en realidad la novia de Alejandro Marley o era todo un invento?

“Salimos a comer un par de veces, pero no fuimos novios –aclaró la vedette-. Me gustó, yo era una chica del interior, él era más grande y sentí que me iba a proteger. Yo estaba re enganchada, pero él no me daba bola. Para mí era perfecto, pensé que me iba a casar con él”.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario