Escenario

Richard Marx, por ese viaje al túnel del tiempo

El artista tocó el miércoles en su segunda visita a Rosario ante un city center repleto. Baladas ochentosas que siguen vigentes.

Domingo 06 de Octubre de 2019

Ver a Richard Marx es mucho más que disfrutar un show de un artista internacional exitoso a nivel mundial en un escenario rosarino. Es como viajar en el túnel del tiempo bailando en esa discoteca de los 80 con la persona elegida y en el momento en el que el beso se hacía desear, el disc jockey tenía la maravillosa idea de poner “Right Here Waiting”. Y lo que había costado horas se convertiría en inevitable en cuestión de segundos. Con ese placer asociado al recuerdo se vivió este concierto “A Full Night Of Hits”, el miércoles pasado, ante un público que llenó el Centro de Convenciones del City Center.

Salvo porque ya no tiene esa larga cabellera ochentosa, Marx luce casi igual que en aquellos tiempos, sobre todo en su voz rasposa, que conserva esa coloratura que tan bien le hace a sus baladas románticas.

El show arrancó con un video en el que se repasaban los hitos de su carrera, con imágenes en las que se lo veía junto a Elton John, Ringo Starr y Billy Joel en la cresta de la ola, o bien con la cámara puesta en Luis Fonsi manejando y cantando un tema suyo. Es que antes y ahora los temas de Marx son imbatibles.

“Mi español es caca”, dijo el tercer Marx más famoso después del ideólogo revolucionario Karl y del disparatado humorista Groucho.

Pero a nadie le importó que no hable bien el castellano, porque todo se simplificó con sus hits.

El arranque con “Satisfied” fue demoledor. Porque de repente convocó a un “oooooooo” clásico de fin de show y aún faltaban 17 canciones para dar las hurras.

Junto a una banda tan simple como efectiva (guitarra, bajo y batería), Marx encadenó perlitas como “Limitless” y la ganchera “Angelia” para que cantemos todos.

En plan intimista y juguetón, después se sentó al piano y mandó un mix con “Easy”, de The Commodors, para engancharlo con “In the Air Tonight”, de Phil Collins. Por si faltaba algo, eso bastó y sobró para ponerse al público en el bolsillo.

En un nuevo viaje en el tiempo, “Don’t Me Nothing”, de 1987, sonó con un saludable arreglo country de guitarra para que el público vuelva a corear aquel hit.

Lo bueno es que no todo fue nostalgia, porque Marx demostró que las nuevas canciones también sorprenden. Fue el caso de “Another One Down”, que aclaró que lo compuso junto a su hijo Lucas, y es un tema pop mid tempo más que interesante.

“This I Promise You”, que grabó con N’Sync, levantó el “olé olé olé Richard Richard” para comenzar una coda que abrió con “Hold On”, en plan acústico, y continuó con el eterno “Endless Summer Nights”.

Claro que lo mejor no tardaría en llegar. Y tenía que ser la última de los bises, solo y en el piano. Fue el gran momento. Sonó “Right Here Waiting”, aquella que tanto pedíamos en la disco, y todos viajamos otra vez a los 80. A veces la música permite cierta magia. Y parece que Richard Marx vino a Rosario con la galera puesta.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario