Escenario

Ricardo Darín: "Hebe de Bonafini dijo cosas más graves que Susana Giménez"

Es uno de los actores más exitosos de la Argentina y acaba de ser distinguido por la embajada de España, pero dice no sentirse pleno “en un país donde las cosas no funcionan bien”. Defiende a su amiga Su Giménez y promete que no morirá sobre el escenario.

Lunes 13 de Abril de 2009

Ricardo Darín es uno de los actores más exitosos de la Argentina, pero en España su popularidad también es enorme. “Cuando camino por Madrid, Barcelona, Valencia, la gente me habla como si hubiera nacido ahí. Eso es raro. Desde entrada fue una relación directa, familiar, honesta”, dice en una entrevista que publica la revista 7 Días.

–¿A qué le atribuye el amor del público español con usted?
–Esas cosas pasan, pero no ocurren siempre. Es como cuando estás con una persona y se da. El otro día salió una nota que decía que alcanzaban ocho segundos para enamorarse de alguien.

¿A usted le bastan ocho segundos para enamorarse?
–Sí, creo que sí. Bueno, no lo digo yo, sería un tema de Freud. Pero si uno concentra toda la energía que se produce entre dos personas cuando se miran por primera vez, uno podría a llegar a saber qué puede llegar a pasar. Creo que hay encuentros químicos que se producen. En este caso, aunque suene medio pedante, pido perdón si es así, me pasó. Me di cuenta cuando caminaba por las calles de España, el contacto con la gente es fluido.

–¿Fue consciente del riesgo que corrió al intentarlo?
–Sí, pero me di cuenta que había algo. A lo mejor tiene la culpa mi viejo en esto, porque él era un asiduo recurrente a bares de toda índole. Conocía casi todos los de Buenos Aires con sus respectivos dialectos: sevillano, asturiano, lo que fuere. Además, como escribía poesía, dedicaba poemas a sus amigos que conocía en cada uno de los bares. Tal vez de ahí venga mi amor por España, un sentimiento heredado, tal vez de otro plano.

–Entiendo, ¿por qué elige una vez más hacer una película con Juan José Campanella (El secreto de tus ojos)? ¿La dupla es un éxito asegurado?
–Bueno, en este caso está también Soledad Villamil que es un valuarte y Guillermo Francella, que está fantástico. Para ser prudente te puedo decir que estoy seguro que la película no va a pasar desapercibida.

–¿Cómo resultó la experiencia de filmar bajo las órdenes del español Fernando Trueba?
–Una muy buena experiencia. Nos volvimos muy compinches durante la filmación en Chile. Fernando me confesó que hace años quería trabajar conmigo y que el guión “El baile de la victoria” se escribió pensando en mí. Tiene fecha de estreno para septiembre. Él y otros compatriotas se preocupan sobre la inseguridad que se vive en nuestro país.

–¿Está de acuerdo que figuras públicas pidan mayor seguridad para la convivencia pública en la Argentina?
–A mí lo que me da bronca es la hipocresía que generaron las declaraciones de Susana. No entiendo cómo estamos hablando hace un mes de lo que dijo Susana Giménez. Fue un exabrupto en un momento de calentura. Moria Casán, con quien no estoy muchas veces de acuerdo, dijo: “cuando te golpeás un dedo, no decís caramba me parece que me deterioré la falange. Decís, ¡la reputísima que lo parió!”. Es decir, nos pasa a todos, es normal.

–¿Entonces defiende la actitud de Susana Giménez?
–Fue un momento de calentura y de un gran susto. Salió a la puerta de su casa acosada por los medios, enajenada. La conozco muy bien, se lo noté en la cara. Salió a la calle a decir algo que no comparto.

–¿Qué es lo que no comparte?
–Nada de lo que le quisieron endilgarle sobre la pena de muerte. Sé que ella tampoco piensa de esa manera. Lo que me preocupa son aquellos, que con suficiente tiempo para reflexionar, dijeron más barbaridades que las de Susana. Una cosa es decir algo en caliente, hasta el Código Penal lo contempla como emoción violenta; después salieron a decir cualquier cosa.

–¿Se refiere a lo dichos de Hebe de Bonafini?
–Bonafini y otros más dijeron cosas más graves que Susana. Todos quienes tuvieron el tiempo prudencial de pensar en frío. Se tiene el deber de ser un poco más generoso, contemplativo, entender a los demás.

–¿Qué temas le quitan el sueño?
–Que mis hijos sean felices, que tengan amigos, que puedan confiar, que puedan salir a la calle tranquilos. Lo artístico es importante en la medida en que nos ayude a reflexionar y a emocionarnos, pero yo no soy de los que dicen: “moriré arriba de un escenario”. Prometo que moriré, pero no creo que sea arriba de un escenario.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS