Escenario

“Relatos salvajes”, de Damián Szifron, ovacionada en Cannes

La noche del sábado fue más argentina que nunca, con la ovacionada presencia , en la mejor noche del festival con su director, sus figuras centrales y los coproductores Pedro y Agustín Almodóvar.

Domingo 18 de Mayo de 2014

La noche del sábado fue más argentina que nunca, con la  ovacionada presencia de “Relatos salvajes”, tercer largometraje de  Damián Szifron, en la mejor noche del festival -el único sábado-  con su director, cuatro de sus figuras centrales y los  coproductores españoles, Pedro y Agustín Almodóvar.

El filme de Szifrón demostró que se puede hablar de temas tan  importantes como las presiones a las que la sociedad nos pone a  prueba y como las apariencias sirven de alfombra para tapar  miserias con bastante humor, cosa que quedó demostrada con muchas  risas y una ovación, que duró unos diez minutos y llegó justo a la  medianoche con el final la proyección en la sala Lumiere.

La gente del filme, también los productores argentinos Axel  Kuschevatsky, de Telefe y a Hugo Sigman, de Kramer&Sigman, estuvo  acompañada por la presidenta del Incaa, Lucrecia Cardoso, Bernardo  Bergeret, gerente de Asuntos Internacionales de la entidad y Luis  Alberto Scalella, presidente de la Federación Internacional de  Asociaciones de Productores de Filmes.

Acerca del filme que en Buenos Aires se anuncia para el 14 de  agosto, la revista Variety aseguró hoy que “por puro deleite  visual, el comodín en la competencia de Cannes es poco probable que  sea golpeado. `Relatos salvajes` del argentino Damián Szifrón es un  compendio perversamente delicioso de seis cortos independientes  unidos por el tema de la venganza”.

“Szifrón logra un trabajo excelente de ritmo” con “...un  sentido de humor genuinamente subversivo” e insiste sobre la  “belleza de sus encantos sediciosos, para concluir afirmando que  ”Los efectos especiales están bien manejados, en perfecta  consonancia con la escala de lo que está a su alrededor“.

Para The Hollywood Reporter “El elenco es sólido y la  caligrafía de Szifron tiene gran estilo, con notables toques del  diseño de producción e infrecuentes ángulos de cámara” y agrega que  “Son muy acertados los lugares en que se desarrolla cada historia,  desde los más precarios a los más caros, todo envuelto en la música  estilo western spaghetti, de Gustavo Santaolalla”.

El muy controvertido crítico español Carlos Boyero, de El  País de Madrid, señaló que “el guionista y director Damián Szifrón  revela tanta imaginación como feroz gracia. También un conocimiento  lleno de acidez sobre el comportamiento de la naturaleza humana en  situaciones límite y en cómo lo que parece cotidiano se puede  transformar en un volcán”.

Boyero dice que se trata de “...una película insólita,  inteligente y mordaz, que siempre te inquieta y en bastantes  momentos te hace reír, una tragicomedia muy bestia en la que puedes  llegar a identificarte con un poco de vergüenza en actitudes que  consideramos irracionales, extremas y devastadoras”.

Para el inglés Peter Bradshaw, de The Guardian, “algunos  dicen que las películas en episodios murieron. Pero el cineasta  argentino Damián Szifrón demuestra que no es así” y agrega en tono  contundente que se trata de “una película excelente y un verdadero  hallazgo en Cannes”.

Hoy, al mediodía, pasó su prueba de fuego por La Quincena de  los Realizadores “Refugiado”, de Diego Lerman, con merecidos  aplausos para un relato cuya acción se concentra en la angustia de  una mujer sometida por su esposo a la violencia de género, que sale  con su pequeño hijo rumbo a ninguna parte, en verdad a algún lugar  donde encontrar refugio a la amenaza que la atormenta.

Lerman hace intenso uso de la cámara en mano marcando la  agitación que tanto la madre, que además está embarazada, como el  hijo padecen en este no saber adónde ir y hacerlo con lo poco que  pueden rescatar de la que fue su precaria casa, un periplo que dura  unos pocos días y angustia porque es tan extremo como incierto.

El autor de la excelente “La mirada invisible” demuestra una  vez más su talento para narraciones mínimas, con pocos personajes y  trama básica pero de mucha profundidad por su atención a los  significantes, y muy en especial por prestar total atención al  trabajo interpretativo de sus actores, en este caso de Julieta  Díaz, del debutante Sebastián Molinaro y de Marta Lubos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario