Escenario

Redgrave: "En momentos de tragedia debemos juntarnos"

La laureada actriz británica, figura central del Festival Internacional de Cine de Mar del Plata

Domingo 26 de Noviembre de 2017

Vanessa Redgrave es una estrella del cine, tanto que hasta Tenesse Williams y Arthur Miller la llegaron a identificar como "la mejor actriz viva de nuestros tiempos".

Con ese antecedente y por ser una de las intérpretes británicas más sobresalientes de su generación, tras roles destacados en "Blow Up", de Michelangelo Antonioni, y "Julia", por la que ganó su único Oscar en 1974, llegó como la figura central del 32º Festival Internacional de Cine de Mar del Plata.

Su presencia, no obstante, no permitió un encuentro cálido ni con su público y mucho menos con los periodistas. Sus gestos autoritarios, el destrato hacia el equipo de prensa del Festival a cargo del Incaa, que distó de hacer una lograda tarea pero tampoco merecían la falta de respeto de la diva, y la tendencia a manipular a su antojo hasta las preguntas de la gente del público y de los periodistas especializados, empañó en gran parte lo que sería el encuentro mágico con una figura de esta talla.

Escenario asistió a tres encuentros con Vanessa Redgrave. El primero fue en una entrevista exclusiva en un sector de prensa del Grand Hotel Provincial. Pero como esa entrevista fue solamente de una pregunta, por causas que ni la misma Redgrave pudo explicar: "Me hago la cruz y te prometo que esta entrevista la seguimos mañana", dijo la actriz mirando al cronista a los ojos ante el desconcierto lógico de la traductora, la jefa de prensa Mercedes Funes y de todos, incluso su hijo Carlo Nero.

Nero, que estaba a su lado, es el productor de "Sea Sorrow", filme que expone el derrotero de "los refugiados que se ahogan en el mar Mediterráneo y Adriático tratando de escapar", según las palabras de la misma Redgrave, quien debuta como realizadora.

El segundo encuentro fue el viernes en una rueda de prensa semi exclusiva, en donde llegó tarde, contestó lo que quiso y hasta dio a entender cierta poca sensibilidad de los periodistas presentes por el tema de los 44 tripulantes del submarino, tema casi exluyente no sólo de la agenda nacional sino también de la agenda de Redgrave.

El tercer encuentro fue en el ciclo Charla de Maestros donde se combinaron algunas vivencias personales con el relato de la experiencia de filmar su primera película, mixturada con algunos elogios desmedidos de parte del público y no mucho más. Es que era jueves a la tarde, y ella decidió interrumpir la charla porque quería ver por televisión el informe de las 19 sobre el caso de los tripulantes del submarino, algo que hizo pegada a la pantalla del bar del Hotel Provincial, durante una hora junto a sus dos traductoras y su hijo, de notable parecido a su padre, el gran Franco Nero.

En este contexto, en el que se podrían llenar cuatro páginas que la dejarían peor parada pero es preferible rescatar algunos momentos de sus testimonios, Vanessa Redgrave dijo cosas como las que siguen a continuación.

"Mi anterior viaje a la Argentina fue cuando vine a Buenos Aires y en los alrededores y tuve la oportunidad de conocer a las Madres de Plaza de Mayo, la película trataba sobre los desaparecidos", dijo en referencia a "Un muro de silencio". Y la emoción que se desprendió de su mirada contrastó con la lacónica respuesta que siguió cuando se le consultó qué le pareció esa película y qué otros recuerdos tenía de esa experiencia tan comprometida. "No puedo contestarle, no sé por qué motivos pero nunca vi esa película", lanzó.

"Me gusta mucho que haya risas en el auditorio pero hoy no es un día para reír porque nuestro corazón está lleno de pena y nuestros ojos están llenos de lágrimas hoy, y nuestras mentes están con todos aquellos que han fallecido en el submarino y sobre todo con sus familias", dijo Redgrave sobre el caso Ara San Juan, cuando en rigor en ese momento de sus palabras no había ninguna comunicación oficial que hablaba de muertes.

Posteriormente explicó que su preocupación estaba asociada a su historia familiar. "Toda mi familia fue miembro de la Real Armada Británica durante la Segunda Guerra Mundial, mi abuelo fue formador de marinos, mi padre era marino y también lo eran los dos hermanos de mi madre, uno de ellos perdió incluso la vida en esos días en el Océano Pacífico", destacó.

En un momento tan tenso como emotivo, dijo quizá lo más significativo de todas sus palabras: "En momentos de tragedia debemos juntarnos y hablar con el corazón si no es así, ¿para qué vivimos en este planeta?"

Todas las experiencias que podría haber relatado debido a su dilatada trayectoria pasaron a segundo plano debido a que ella no mostró interés ni generosidad en compartirlas. "¿Estoy bastante sorprendida por esta pregunta?" interpeló Redgrave a un actor marplatense que le pidió que cuente cómo había sido participar de "Misión imposible". Y cuando el joven, avergonzado y ruborizado, le dijo "simplemente me gustó su personaje". Ella dijo "no sé qué responderle, no me parece una buena pregunta, sólo puedo decirle que la pasé bien en la película".

En otro momento similar de tenso, cuando se le pidió que detalle sus papeles más inolvidables, destacó: "En realidad aquí nos trabamos un poco, porque hice tantos papeles para teatro, pero entre las películas que hice tuve el honor de ser dirigida por los más grandes directores de cine, sin embargo de lo que me siento más orgullosa es el rol que tuve en el filme "The Fever", que mi hijo Carlo dirigió para HBO".

En la charla pública, hasta el mismo director artístico Peter Scarlet, maestro de ceremonias, no pudo ocultar su sorpresa ante la poca predisposición de Redgrave. Y se vio cuando él le preguntó qué podía contarle a la gente sobre "Blow Up", que tuvo una exhibición de una copia restaurada en el festival. "Es uno de los grandes regalos de mi vida", dijo escuetamente la actriz de 80 años.

Respecto a qué la llevo a convertirse en actriz, dijo que "no podía contestar esa pregunta" y para evitar un mal momento mayor, lo sorteó así: "Es que mi primera actuación fue cuando tenía tan sólo 4 años, fue durante la guerra y actuábamos para recaudar fondos para la marina mercante". Fue allí que representó la misma escena que hizo en su debut, y tras unos breves minutos de interpretación, la gente la ovacionó en el primer aplauso merecido de la reunión.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario