Premios Oscar

Recalculando: luces y sombras de una transformación

La industria intenta adecuar a los nuevos tiempos una ceremonia casi centenaria.

Domingo 24 de Febrero de 2019

La Academia sigue en crisis. La exigencia de incrementar el número de mujeres en los principales rubros, el reclamo de acentuar la diversidad racial en los elencos y puestos de decisión en la industria luego del #OscarsSoWhite de hace dos años, la caída de la audiencia y la poderosa influencia de las redes sociales, obligaron a rever una ceremonia que ya superó los 90 años -la primera vez fue en 1929- repitiendo una fórmula similar: presentación, discursos, in memoriam, and The Oscar goes to..., lágrimas, sonrisas, aplausos.

Las transformaciones comenzarán hoy. Este será en primer año en la historia que no habrá un presentador oficial. El elegido era el actor negro Kevin Hart que finalmente debió renunciar luego de una polémica por viejos tuits homofóbicos que fueron exhumados en las redes. El actor, muy popular en su país, solía hacer chistes sobre su terror a la posibilidad de que su hijo fuese homosexual y no se lo perdonaron.

Ante la falta de un presentador, la Academia acudió al ingenio y convocó a figuras populares de la música y el deporte para que hagan el trabajo. La lista la integran la tenista Serena Williams, Barbra Streisand, el guitarrista de Rage Against The Machine, Tom Morello, y el congresista y líder de los derechos civiles John Lewis. A ellos se suman el actor mexicano Diego Luna, las actrices Queen Latifah y Amanda Stenberg, los actores Myke Myers y Dana Carvey, el comediante y presentador Trevor Noah.

"Las películas nos conectan a todos. Nos motivan y crean momentos y recuerdos que nos unen. Estamos emocionados de reunir a este grupo de conocidos amantes del cine y compartir sus reflexiones sobre los filmes nominados a mejor película", dijeron los productores de la gala, Donna Gigliotti y Glenn Weiss.

Pero no fue la única polémica en la que las redes influyeron en que la Academia reviera sus decisiones. Antes, en agosto, se anunció la posibilidad de crear una nueva categoría para premiar a la película "más popular", rubro en el que iría "Pantera Negra" y otros trabajos que no encajaban en ningún rubro, pero que eran apoyadas masivamente en la taquilla. La iniciativa pretendía recuperar la audiencia menguante de la gala.

Y otra vez las redes hicieron su trabajo. "El negocio del cine falleció hoy con el anuncio de la película «popular» para el Oscar. Había estado en mal estado de salud durante varios años. Le sobreviven secuelas, los tanques y la integración vertical", dijo el actor Rob Lowe en Twitter. Jonathan Erland, el creador de los efectos visuales de "Star Wars", fue directo. "¿Somos una Academia que organiza una gala de premios o somos productores de un show de televisión que cuenta con una Academia?", se preguntó Erland.

"La Academia estuvo atenta a las objeciones que recibieron sus anuncios de parte de directores y también a las reacciones en las redes sociales"

La siguiente polémica llegó con la decisión de eliminar de la transmisión la entrega de los premios a edición, dirección de fotografía, maquillaje y peinado y cortometraje que generó otra tormenta sobre los directivos de la Academia. Nuevamente las redes y la reacción de figuras de la industria obligaron a dejar las cosas como estaban.

Quentin Tarantino, Martin Scorsese, Alfonso Cuarón, Guillermo del Toro, Damien Chazelle y Spike Lee, entre un total de 40 directores, calificaron en un comunicado como un "insulto" la decisión de entregar los premios de esas categorías durante las pausas publicitarias.

La lista de candidatos a mejor película parece indicar que la Academia tomó nota de los movimientos en torno a la joya de la corona que es su fiesta anual. De las ocho candidatas, tres películas están protagonizadas por actores negros: "Infiltrado del kkklan", "Green Book" y "Pantera Negra". Esta última es un fenómeno en sí misma al llevar a un superhéroe al principal premio de los Oscar.

Surgido de la mente brillante de Stan Lee, fallecido en noviembre pasado, la película va en camino a convertirse no sólo en una de las más taquilleras de Marvel -desde su estreno en febrero de 2018 recaudó 1.400 millones de dólares en todo el mundo- sino que además tiene un protagonista, un director y la mayoría de su elenco formado por negros.

Su protagonista, Chadwick Boseman, es consciente de eso. "Acabamos de hacer historia. 7 nominaciones, incluyendo mejor película. Qué increíble honor. ¡Gracias a la Academia y felicitaciones a toda mi familia de Black Panther!", publicó el actor en su cuenta de Twitter.

Entre esas mismas ocho películas, corre con ventaja "Roma", de Alfonso Cuarón. El director mexicano infiltrará el glamour de la gala con los sonidos del español y el mixteco que hablan sus actores, entre ellos el de Yalitza Aparicio y Marina de Tavira, candidatas a mejor actriz y actriz de reparto, respectivamente. La película, además, llega con el precedente de ser una producción de Netflix y haber sido estrenada luego en esa plataforma, un hecho que generó discusiones en los festivales de Cannes y Venecia.

Otra de las reivindicaciones pendientes es el incremento del número de mujeres entre los nominados. El director de Academia, John Bailey, dijo que este año había una cifra récord de mujeres compitiendo. La realidad es que son casi 60 mujeres nominadas en rubros sin distinción de género, pero ninguna en mejor dirección, y la división de género queda en evidencia al constatar que el 75 por ciento de los nominados de este año son hombres.

The Women's Media Center reveló que las tres cuartas partes de los nominados de este año son hombres. "Una nominación a un premio de la Academia puede abrir puertas", dijo Jane Fonda, cofundadora del Women's Media Center. "Tres de cada cuatro nominaciones en categorías que no son de actuación son para los hombres. Las mujeres, nuevamente, no tienen el sello de aprobación". La discusión sigue abierta.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});