Escenario

Radiografía de la vida salvaje en una gran ciudad de la Italia actual

"Gomorra", la película sobre la Camorra napolitana, llega a los cines de Rosario El filme ganó el Gran Premio de Cannes mostrando la verdadera cara de las mafias urbanas

Miércoles 25 de Marzo de 2009

"Gomorra", la producción cinematográfica italiana dirigida por Matteo Garrone que obtuvo el Gran Premio en Cannes, llegará mañana a los cines rosarinos para mostrar una ficción sobre la Camorra napolitana, basada en la novela del periodista Roberto Saviano. El director del filme ideó una historia que se diferencia muy poco de la vida real, en la que los héroes no existen y donde los villanos suelen dominar, a sangre y fuego, vastos sectores de una ciudad contemporánea. "La materia prima con la que tuve que trabajar en el rodaje de «Gomorra» era visualmente tan poderosa, que simplemente la filmé del modo más franco y sencillo posible, como si yo fuera un transeúnte que pasa por allí casualmente", dijo el director sobre su obra.

La película ofrece cinco historias convergentes. Una es la de los amigos Marco (Marco Macor) y Ciro (Ciro Petrone), dos personajes absolutamente marginales que viven del delito aunque se resisten a pertenecer a la organización criminal dominante y buscan un camino propio.

Otra de las historias que vertebran el filme es la de Don Ciro (Gianfelice Imparato), un hombre que distribuye dinero de la Camorra entre los retirados de la organización. El personaje convive con una violencia que lo apabulla, pero cumple su misión de contable del delito organizado hasta que se encuentra acorralado por los cambios en la cúpula de la organización.

Con el personaje de Totó (Salvatore Abruzzese), "Gomorra" aborda la realidad de un preadolescente que ve en los delincuentes que manejan su barrio a los héroes dignos de emulación y pertenecer a ese grupo se convierte en la meta de su vida.

El cuadro lo completan Pasquale (Salvatore Cantalupo), un diseñador de ropa que trabaja para un empresario subcontratista de la industria de la alta costura, que es tentado por inmigrantes chinos que quieren ingresar en el negocio, y Roberto (Carmine Paternoster), un joven graduado universitario, que busca el progreso personal trabajando con Franco (Toni Servillo), un inescrupuloso empresario dedicado a procesar residuos tóxicos de alta peligrosidad.

Garrone aclaró que su intención fue apartarse de las visiones románticas de la mafia, mostrando la crudeza de la realidad como un golpe extra para cada una de las escenas del filme.

Marcelo Menichetti

La Capital

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario