Escenario

¿Quieres ser Tito Gómez?

En su estreno el fin de semana pasado el filme colmó las instalaciones de El Cairo. Hoy vuelve a proyectarse.

Domingo 20 de Mayo de 2018

Hacía mucho tiempo que no se veía una cola de media cuadra en un cine del centro, por eso el estreno en El Cairo el fin de semana pasado del filme rosarino “Tito, la película” parecía una foto de otro tiempo. La película del debutante Esteban Trivisonno, ganador de la convocatoria Espacio Santafesino, primero se estrenó en el Bafici porteño en abril pasado, con buen recibimiento tanto del público como de la crítica. “Me conmovió el aplauso del final, la aceptación de mi ciudad”, dice Tito Gómez, protagonista y personaje al mismo tiempo de la película. A su lado actuó un reparto tan nutrido como reconocido en estos pagos: Santiago D’Agostino, Martina Liguori, Manuel Melgar, Nicolás Méndez, Kevin Trumper. Además, cuenta con las participaciones especiales de Andrea Fiorino, Raúl Calandra, Gustavo Postiglione, Héctor Molina, Mario Vidoletti.

   — ¿Cómo viviste el estreno del filme en El Cairo? Había largas colas en la vereda para entrar a ver la película, como hacía tiempo no se veía frente a un cine...

   —Con una gran cuota de alegría, excitación, dudas y sorpresa. Alegría, excitación y dudas porque era mostrar en mi ciudad, en mi casa, un trabajo que si bien ya habíamos mostrado con muy buena acogida del público y la crítica en el Bafici, era aquí donde a mi más me interesaba saber que pasaba con mi gente, con mis amigos, con mis colegas actores, con mi familia, para saber como recibían este trabajo que hicimos con Esteban, el equipo técnico y todo el elenco. Y la primera sorpresa me la dio la cola para ingresar: me hizo acordar a la década del 70 cuando la entrada a los cines era generalmente así. Espero que sea siempre así para esta película y todo el cine argentino. La segunda sorpresa que me conmovió fue el aplauso del final, la aceptación de mi ciudad.

   —¿Cómo te llegó la idea del filme, lo pensaste mucho... era un poco loca la idea no?

   —Un día le llevé a Esteban un guión para que me corrigiera junto a Pamela Carlino (Productora Ejecutiva del film), ambos de Prometeo Contenidos Audiovisuales (Casa productora del film) y llegué 45 minutos antes a la reunión. Esteban se sorprendió por mi intromisión, porque el estaba teniendo una reunión con otra gente y yo llegué a molestarlos; dijo algo en chiste, yo le contesté con otra broma y ese fue el puntapié inicial para que Esteban se pusiera a escribir un boceto del guión. Como toda cosa loca y bien escrita, con muy buenas ideas, dije enseguida que sí y no sólo por lo bueno, sino porque sentí que me hacían una caricia al ego, al alma y además, fundamentalmente era trabajo, que tanta falta nos hace a los actores.

   —La película en clave comedia retrata la vida del actor rosarino Tito Gómez. La pregunta sería: ¿Qué tiene de interesante la vida de Tito Gómez como para ser núcleo de un filme? Y... además ¿Quién es Tito Gómez?

   —No relata mi vida, sólo toma algunas características de mí, de las cuales yo mismo me río permanentemente, como mi ansiedad, mi pre-puntualidad o mis insistentes llamados telefónicos a productores y directores de Buenos Aires pidiendo laburo o poder participar de un casting, además de contar algunas anécdotas que son ciertas... pero todo es un gran farsa, una ficción muy bien relatada. Por otra lado mi vida tiene de interesante lo mismo que la de cualquiera que haya nacido en Argentina ya que nos hermanan los mismos sufrimientos, las mismas frustraciones y las mismas alegrías. Aunque generalmente no nos damos cuenta.

   —Los signos de desvaríos que tiene el personaje a partir de un momento del filme, ¿Es parte de la ficción o de la realidad?

   —Es toda ficción. Mis momentos de locura o desvaríos son cosas más serias que una simple película. A mí me vuelan el mate o me molestan otras cosas como la situación del país, la desigualdad, la pobreza y falta de educación y laburo y la mala o pésima distribución de las riquezas. Por eso, de realidad tiene como dije antes, solo alguna cosas mías como la ansiedad. A partir de ese punto Esteban Trivisonno supo contar una gran mentira, una gran ficción. No nos olvidemos que el cine es una gran mentira, siempre lo fue y lo será. Afortunadamente.

   —A lo largo de tu extensa trayectoria ¿Qué fue más difícil encarnar a un personaje X o a Tito Gómez?

   —Hacer de Tito Gómez. Es un personaje complejo y no sabía como abordarlo.

   —¿Cuál fue el personaje que más te costó hacer y qué te gustaría hacer próximamente?

   —Todos los personajes, por suerte, tienen alguna dificultad. Sólo hay que encontrar después de mucho tiempo de búsqueda la manera de acercarnos a él. Los más difíciles además de este Tito Gómez fueron de obras de teatro : El personaje Dagomar de “ Camara lenta” de E. Pavlosvky , el Dr. Miranda de “ La Muerte y La doncella de Ariel Dorfman y Karl Marx en “ Faldas Largas “ de Rolo Garcia y Mario Vidoletti. Pero a veces mi compromiso con los directores amigos de esta ciudad como Molina, Postiglione o Perrín hace que me cueste un poco más encontrar o acercarme al personaje. Me gustaría poder filmar un guión propio que escribí hace algunos años. No como director, sólo como actor. No tengo la más mínima idea de dirección y nunca me atrevería hacerlo. Yo creo que actuar, como jugar al futbol, cualquiera puede hacerlo, lo que no puede hacer cualquiera es dirigir una película o ser DT de futbol.

   —¿Alguna cuenta pendiente?

   —Probablemente algunas con mis amigos. Si son con amigos son perdonables porque el algún momento las charlaremos. O tal vez alguna cuenta pendiente con el almacenero de la esquina o el mozo del bar...

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario