Escenario

¿Quién banca los caprichos de la Academia?

No sería arriesgado afirmar que, de las nueve candidatas a mejor película este año, "La forma del agua"

Domingo 04 de Marzo de 2018

No sería arriesgado afirmar que, de las nueve candidatas a mejor película este año, "La forma del agua" es la más cuestionable de todas. Desde la cruda "Tres anuncios por un crimen" hasta "Lady Bird", pasando por "Dunkerque", la ninguneada "The Post" o "Llámame por tu nombre", todas tienen más méritos que la manijeada fábula romántica de Guillermo del Toro. Pero ahí está "La forma del agua", con 13 nominaciones y al frente, disfrutando de ser la "favorita". Si bien no alcanza a derrapar como aquel artefacto insufrible llamado "Birdman" (del también mexicano Alejandro González Iñárritu, Oscar a mejor película en 2015), "La forma del agua" califica con altas notas para convertirse en otro "capricho" de la Academia de Hollywood. La historia de amor entre una mujer solitaria y un monstruo en épocas de la Guerra Fría no es más que un ejercicio cinematográfico sin nervio ni corazón. Sus personajes son esquemáticos, casi caricaturescos, y no generan ninguna empatía. Su fábula contenida en un cuento de hadas es simplona y encima esconde bajadas de línea, y para rematar Del Toro abunda en referencias cinéfilas que no son más que eso, referencias, un gesto vacío. Un argumento a favor de la película es su impecable factura técnica, como suele decirse, pero en ese aspecto es superada por "Dunkerque" y también por "Blade Runner 2049", una notable competidora que, sin embargo, fue ignorada en las categorías más importantes de los Oscar. La verdad es que da un poco de escalofríos que "La forma del agua" esté nominada a mejor guión original junto a "Lady Bird" o "Tres anuncios por un crimen", que cuentan historias potentes con personajes que traspasan la barrera de la pantalla. Pero esta no es la primera vez ni será la última. Caprichos ya ha habido varios. "Birdman", en el 2015, es un buen ejemplo: otra historia pretendidamente cinéfila y aleccionadora. ¿Y alguien se acuerda de "El artista", esa película muda que se llevó el máximo Oscar en 2012? Otro ejercicio cinematográfico para el olvido. ¿Y el papelón del año pasado, cuando "La La Land" fue desplazada como mejor película por "Luz de luna", un drama frío como un témpano que pasó sin pena ni gloria? Ahora bien: no es sólo la Academia. Hay un status quo de la industria que también impulsó las nominaciones de "La forma del agua" a los Globos de Oro, los SAG (los premios del Sindicato de Actores) y los Bafta. Sin embargo, el cuento de hadas de Del Toro no logró imponerse en ninguno de los tres. El mexicano fue premiado como director, sí, pero su película fue derrotada por "Tres anuncios...". Es evidente que alguien, durante la votación, de pronto se iluminó y torció el brazo a favor del contenido por sobre la forma.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario