Escenario

Phil Collins, a 23 años de su debut argentino

El músico británico Phil Collins, conocido primero por su labor como baterista de Genesis, luego por su rol de cantante líder de esa banda y finalmente por una sólida carrera solista plagada de éxitos, visitará hoy por segunda vez Buenos Aires.

Martes 20 de Marzo de 2018

El músico británico Phil Collins, conocido primero por su labor como baterista de Genesis, luego por su rol de cantante líder de esa banda y finalmente por una sólida carrera solista plagada de éxitos, visitará hoy por segunda vez Buenos Aires. La cita será en el Campo Argentino de Polo de esta ciudad, a 23 años de su debut en el país, que fue en River el 23 y 24 de abril de 1995.

El autor de clásicos como "One more night" y "In the air tonight", que se presentó anoche en el estadio de Instituto de Córdoba, contará con un lujoso número de apertura a cargo de The Pretenders, la banda británica liderada por la estadounidense Chrissie Hynde, quien ya visitó nuestro país, aunque en plan solista.

La presencia de Collins en el país resulta sorprendente si se tiene en cuenta que hacia fines de la primera década del siglo había anunciado su retiro de los escenarios por problemas de salud.

Sin embargo, en los últimos tiempos, el músico inició un lento regreso, primero con la publicación de su autobiografía "Not dead yet" y luego con una gira que tituló de la misma manera y que ahora lo trae a nuestro país bajo el renovado nombre "The legendary". Se trata de un espectáculo en el que Collins repasa sus grandes hits, todos ellos reconocibles por haber rotado de manera permanente en las radios de los años 80, en muchos casos instalándose como "los grandes lentos" de la época.

Precisamente, los temas mencionados antes son parte del show, al igual que otras baladas como "Separate lives", "Another day in paradise", y algunos grabados con Genesis, como el caso de "Follow you, follow me" y "Throwing all away".

Además, se esperan otros números más bailables también de la famosa banda, como el caso de "Invisible touch"; y de su etapa solista como "Easy lover", "Something happened in the way to heaven", "Sussudio" y el cover "You can't hurry the love".

Lo cierto es que el show de Phil Collins significará un ejercicio nostálgico para aquellos que crecieron en los 80, en medio de una gran exposición musical de este artista.

El fallido retiro de los escenarios y el peso de la nostalgia le dan a esta visita una impronta muy diferente y así lo demuestra la rapidez con la que se agotaron las entradas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario