Escenario

Paul McCartney vuelve a las bateas con la calidez de melodías jazzeras

El ex Beatle lanzó "Kisses on The Bottom", con canciones que escuchaba de niño. El disco tiene como invitados a Eric Clapton, Stevie Wonder y la pianista Diana Krall.

Martes 07 de Febrero de 2012

Paul McCartney volvió a sacudir el universo discográfico, y lo hizo a su manera. No sacó un disco de grandes éxitos y mucho menos un álbum de duetos con ilustres famosos, a quienes les costaría conseguir con apenas una llamada telefónica. McCartney sacó un disco de jazz, hecho a su modo, respetando el género más que nunca, y, sobre todo, respetando su pasado, sus orígenes, las melodías que lo formaron hasta convertirlo en el músico más importante de la música pop.

El nombre del material "Kisses on The Bottom" fue tema de polémica (puede traducirse como "Besos en el trasero"). No faltó quien supuso que era un tanto atrevido u osado, y que chocaba con su estilo. Pero, para despejar dudas, el ex Beatle se ocupó de aclarar que el nombre de su nueva producción discográfica proviene de la letra de un exitoso tema de jazz del estadounidense Fats Waller, de 1935: "Voy a sentarme y a escribirme una carta, y a fingir que vino de ti, voy a escribir palabras muy dulces, me van a derribar, muchos besos en el fondo, estaré feliz de tenerlas".

Ese tono romántico es el que sobrevuela este material que contiene temas de autores de la talla de Frank Loeser, Billy Hill y Harold Arlen, entre otros y que alcanza un nivel superior con los dos temas propios "My Valentine" y "Only Our Hearts". Es que aquí Paul ratifica su rol de crooner, y demuestra que puede, además de ser un interesante intérprete jazzero, lograr buenas composiciones.

McCartney dijo que él y John Lennon se inspiraron para la composición de sus canciones en éxitos populares, algunos de los cuales escuchó Paul cuando su padre las interpretaba en el piano de su casa.

"Fue muy espontáneo, en cierta forma orgánico, que luego me recordó la forma en que solíamos trabajar con los Beatles", dijo el músico en un comunicado acerca de su nuevo trabajo.

20 años. McCartney dijo que había pensado en el proyecto desde hacía 20 años y que a sus 69 años de edad se dio cuenta de que "si no lo hacía ahora no lo iba a hacer nunca".

Por primera vez el ex Beatle dejó todos los instrumentos a cargo de la banda que acompaña a la pianista y cantante Diana Krall, y solo reservó para él una guitarra acústica para el tema de cierre de su álbum.

"Son canciones que sonaban de fondo mientras componíamos con John", dijo McCartney sobre la elección de temas como "It"s Only a Paper Moon" o "I"m Gonna Sit Right Down and White Myself a Letter" temas presentes en su nuevo disco.

No hay dudas que este trabajo tiene un link hacia su infancia y su adolescencia, pero también abre la puerta hacia su presente. Ese que le permite demostrar a todos que se puede ser versátil sin dejar de ser un Beatle.

Asombro

“¿Realmente estuve ahí, en Los Beatles?”, dijo Paul y afirmó que se asombra por haber integrado esa banda.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario