Escenario

Para reflexionar sobre el potencial humano y la fragilidad del cuerpo

La obra de teatro-danza “Un Dios que se va” sube a escena en el Parque de España. La puesta dirigida por Paula Manaker está inspirada en textos del escritor Rafael Barrett.

Viernes 03 de Junio de 2011

“Una vida es una arma. ¿Dónde herir, sobre qué obstáculo crispar nuestros músculos, de qué cumbre colgar nuestros deseos?” La frase pertenece a Rafael Barrett, un escritor español que falleció a los 34 años pero que es considerado un clásico por la claridad con la que describe el drama humano. Una agrupación independiente rosarina se inspiró en sus textos y le dio formato de danza, teatro y música. El espectáculo se denomina “Un Dios que se va” y se trata de una coproducción entre la directora Paula Manaker y el Centro Cultural Parque de España tras haber ganado el concurso de ayudas a la producción artística 2010.

Los espectadores podrán ver esta puesta mañana y el sábado próximo a las 21.30, y este domingo y el que viene a las 19 en el teatro Príncipe de Asturias de esa institución (Sarmiento y el río).

La obra es pura producción rosarina y la dirección general está a cargo de la mencionada Manaker, con amplia trayectoria en el mundo de la danza y el teatro. En esta puesta pone todo la carne en el asador y hace su apuesta.

Manaker se encuentra con los textos de Barret a partir de la necesidad de presentarse en la selección para las ayudas del Parque de España que tenía como condición que sean autores españoles. A partir de allí y a 100 años de su muerte, consideró que tanto su vida como su obra son de “una vigencia perturbadora y su poesía convive con una crueldad indescriptible”.

De a poco, pero con fuerza, se fue gestando el proyecto. Y cuenta Manaker que en ese proceso lo primero en visualizar fue el elenco conformado por artistas locales, de Buenos Aires y hasta franceses.

Artes escénicas. Además del subsidio del Parque de España, la obra obtuvo el apoyo del Ministerio de Innovación y Cultura de la provincia de Santa Fe, y hasta una editorial llamada Mas Allá editó y encuadernó a mano libros que sintetizan textos de Barrett.

“Lo que está en juego en esta puesta es el cuerpo y más que cerrar en danza-teatro me interesa destacar el concepto de artes escénicas, donde hay un formato escénico en el cuerpo de los actores, pero lo están en función de una idea creativa”, sintetizó Manaker para tirar algunas líneas de la obra.

Aún cuando la obra de Berrett tenía mucho de provocación, la puesta rosarina no tiene como objetivo la reacción del otro sino se plantea, más bien, “que el espectador haga un esfuerzo”.

Eso sí, la joven directora se guarda los detalles para que el espectador se deje sorprender.

La propuesta de “Un dios que se va” tiene como objetivo transmitir una idea sobre el hombre, sobre su potencial, y al mismo tiempo, acota Manaker, sobre la existencia de la finitud, además de la fragilidad del cuerpo y la mortalidad.

“Alguien como hombre puede cambiar el mundo, hacer cosas increíbles, tiene la posibilidad de proyectos. Rafael Berrett, fue un artículista increíble, tuvo un pensamiento de gran vigencia y, sin embargo, su cuerpo era muy frágil”, ejemplifica Manaker.

Panorama. La directora se apasiona cuando habla de este proyecto que ella misma gestó y reconoce que hay cada vez más público rosarino que gusta de este tipo de producciones independientes.

“Está creciendo un montón y hay más espacios para aprovechar pero lo importante es tener deseo y ganas, sino se hace muy difícil ”, indicó e insistió: “Primero hay que querer y un convencimiento interior de que se puede hacer y se logra”.

En ese sentido afirmó que hay mucho de riesgo en las apuestas pero que “vale la pena”. Y esperan a que los espectadores rosarinos se convoquen con esta iniciativa que tendrá solo esas fechas por lo que va del año 2011.

El elenco está conformado por los artistas Gustavo Maffei, Marcelo Díaz, Juan Manuel Raimondi, Yeruti Garcia Arocena y Ange Potier. Hay música en vivo, con Federico Abelli y Florencia Martinucci.

El vestuario está a cargo de Cristian Ayala, la creación musical es de Carlos Masinger y Sebastian Friedman está como colaborador artístico. La directora general, Paula Manaker, estudió en la Escuela Nacional de Danzas de Rosario y también se formó en Buenos Aires y Nueva York.

Para mayor información sobre el proyecto “Un Dios que se va” se puede visitar en el sitio web: http://www.undiosqueseva.blogspot.com.

Sobre Barrett

Rafael Barrett, el escritor que inspiró la obra, nació en España en 1876 y murió en Francia en 1910. Sin embargo, durante un período de siete años estuvo viviendo en Argentina, Uruguay, Chile y Paraguay, donde produjo una vasta obra como articulista, conferencista y cronista crítico, entre otras actividades.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario