Escenario

“Para mí hoy hacer música es como respirar”, sostiene el pianista de jazz Chick Corea

El legendario pianista de jazz dará un concierto junto a The Vigil el martes en el círculo. “Para mí es todo nuevo en este grupo, desde la técnica hasta la manera de improvisar”, dijo a Escenario  

Domingo 24 de Agosto de 2014

Chick Corea es el pianista que en los años 70 llegó a transformar su eclecticismo en santo y seña del jazz contemporáneo, hasta el punto de convertirse en la mayor influencia de la música fusión y del jazz rock del último tercio del siglo XX.

Fue parte de Return to Forever, una de las bandas emblemáticas del jazz rock de aquellos años.

Por estos y otros méritos ganó el primero de sus 20 Grammy en 1975 y a partir de entonces la crítica lo catalogó como uno de los músicos más relevantes del mundo jazzístico norteamericano.

   Contemporáneo de otro genio del piano de jazz, Keith Jarrett, Chick Corea, con sus 73 años y su monumental historia, actuará por primera vez en Rosario el próximo martes en el teatro El Círculo (Mendoza y Laprida), junto a su nuevo grupo The Vigil.

   The Vigil es, al mismo tiempo, el nombre del grupo y del disco publicado el año pasado. Con sólo observar su tapa salta a la vista el aire nostálgico del trabajo: el propio Corea, vestido de caballero del Medioevo, montando un brioso caballo. Una tapa demasiado parecida a aquella de “Romantic Warrior” de Return To Forever, de 1976. ¿Con qué nos vamos a encontrar el martes en Rosario? Chick Corea llegará acompañado por Tim Garland en saxo, Carlitos del Puerto en bajo, Marcus Gilmore en batería, Luisito Quinteros en percusión y Charles Altura en guitarra, los músicos de The Vigil.

   The Vigil nace fruto de la necesidad de Corea por centrarse en una formación estable, tras varios años en los que estuvo alternando varios proyectos y colaboraciones. Así, para dar forma a este nuevo grupo, Corea recurrió a la sangre joven de tres músicos junto a uno de sus colaboradores habituales, Tim Garland.  

  El disco que lo trae a esta parte del planeta supone un homenaje a importantes músicos de la historia del jazz, entre ellos Duke Ellington, Art Tatum, Thelonious Monk, Charlie Parker, Miles Davis, John Coltrane y Roy Haynes, sin olvidar a su gran inspirador L. Ron Hubbard, creador de la Dianética, una de las creencias que profesan los miembros de la Iglesia de la Cienciología. Siete temas componen este trabajo, donde ofrece, según palabras propias, una nueva visión, un nuevo estilo, una nueva técnica y una nueva manera de improvisación como respuesta a los cambios que se producen a lo largo de las diferentes facetas de la vida.

   “En muchas maneras es un homenaje a ellos”, comenta Corea a Escenario, y añade: “Pero al mismo tiempo para mí todo es nuevo en este grupo. También la manera de improvisar”.

   Sobre la nostálgica visión de la época de Return To Forever, Corea dice no reconocer las huellas de aquellos años de jazz rock. “Eso es difícil de explicar; no sé realmente. Para mí, a esta altura de la vida, hacer música cada día, mes y año es como respirar. Me encantaría verlo este tema con mayor claridad, pero realmente no me evalúo demasiado cuando la música fluye”, arguye.

Otros años. A pesar de lo señalado, Corea no sólo es el gran música de jazz rock. A los 19 años decidió emigrar de su Massachusetts natal a Nueva York en busca de su propia identidad. Y hubo mucha música y vida antes de fundar Return to Forever. Por ejemplo, entre 1968 y 1970 formó parte del grupo de Miles Davis para reemplazar gradualmente a Herbie Hancock, y permaneció con el genial trompetista durante un periodo muy importante de la banda (1968-1970), grabando discos fundamentales del jazz moderno y del jazz fusion como “Filles de Kilimanjaro”, “In a Silent Way”, “Bitches Brew” y “Miles Davis at the Fillmore”.

   Cuando se fue del quinteto de Davis, Corea comenzó a tocar jazz de vanguardia con su grupo Circle, cuarteto con Anthony Braxton, el contrabajista inglés Dave Holland y Barry Altschul. Lo hizo hasta finales de 1971, cuando de nuevo cambió su estilo eléctrico. Al dejar Circle, Corea tocó brevemente con Stan Getz y luego formó Return to Forever.

   También, en 1971 y 1972 publicó para el sello discográfico ECM Records unas grabaciones de solo piano que fueron pioneras en el tratamiento musical de los recitales en este tipo de formación.

   —Luego de que grabara en 1971 “Piano improvisations” muchos pianistas de jazz hicieron sus discos de solo piano. ¿Qué disco destacaría de este formato?

   —¡Hay muchos buenos discos de piano solo!, también tengo que decir que no he escuchado a muchos de ellos, así que no puedo calificarlos. Pero de mis grabaciones de piano mi preferido son los de Art Tatum.

   —Entre 1968 y 1970 sucedió a Herbie Hancock y precedió a Keith Jarrett en el quinteto de Miles Davis. Jarrett, Hancock y usted quizá conformen el trío de pianistas de jazz más influyente de la era post Bill Evans. ¿Qué los acercaba y qué los diferenciaba entre sí?

   —Esa es realmente una pregunta para que usted conteste. Sólo le puedo decir que a los tres nos pasó lo mismo en la misma época y muchas veces tocamos con las mismas personas. También todos crecimos musicalmente en Nueva York que fue y sigue siendo el punto de encuentro para los músicos de todo el mundo.

   Escueto y medido en sus palabras, Corea parece confirmar aquello del silencio o la respuesta breve de los grandes pianistas del jazz. Las entrevistas con Brad Mehldau no desbordan de conceptos. ¿Alguien leyó alguna vez un reportaje a Keith Jarrett?

   Corea, entonces, intenta rescatar de la memoria cuál de los pasos que dio en su vida fue clave para encontrar su camino propio. “Hay demasiados para elegir sólo uno. He trabajado desde muy joven y yo siempre he tomado mis propias decisiones sobre mi vida”, dice como cerrando una ventana a la oscuridad del pasado.

   — ¿Es crítico con usted? ¿Qué se critica?

   —Trato de reforzar lo que considero son mis puntos fuertes y trato de mejorar lo que me gustaría hacer más fuerte. Nunca empiezo desde el punto de vista de la mera crítica. Así que muchos artistas me matan con lo que se conoce como “crítica constructiva”...

   —¿Cuáles son sus grabaciones favoritas?

   —Las grabaciones de Art Tatum, Bud Powell, Charlie Parker, Dizzy Gillespie, John Coltrane, Miles Davis... También las composiciones de Bela Bartok, Alexander Scriabin, y así tantos otros.

   —¿Qué música está escuchando últimamente?

   —No he escuchado mucho de la música actual. He estado ocupado escribiendo música y preparándome en mis nuevos proyectos, por ejemplo esta larga gira que me llevará a la Argentina.

Redes, desafíos y consejos. Chick Corea además comenta que no utiliza las redes sociales, nada de Facebook ni Twitter, también rehuye de los sitios para escuchar discos online. “Nunca las utilizo yo mismo. Mi manager suele usar algunas de ellas para promover nuestras actuaciones y grabaciones”, acota.

   El pianista estadounidense afirma que hay demasiados y grandes músicos en la lista de sus favoritos.

“He disfrutado de cada banda con la que compartí escenario y además siento que he sido muy privilegiado de haber tocado con algunos de los más grandes músicos de nuestro tiempo. Cada uno de ellos me dio un placer único”, dice, pero no da nombres.

     —¿Y cuál es el nuevo reto o desafío de Chick Corea?

   —El recital de mañana.

   —¿Qué consejo le daría a un joven pianista de jazz de este lado del mundo?

   —Aconsejo que hay que ser uno mismo. Siempre ser uno mismo y ser fiel a las propias elecciones. Además les aconsejo que tomen sus libertades en serio. También creo que hay que escuchar la música que a uno le gusta y que hay que ser comunicativo con el público. De esa manera todo el mundo gana, y todos pasamos un momento de felicidad, porque ser feliz solo no es ser feliz. Y por último, el mayor de todos los consejos: usted debe ser su propio abogado en todas las cosas.

   —Usted seguramente habló bastante en muchas entrevistas de sus maestros, ¿pero qué podría decir de sus discípulos, quiénes son?

   —Bueno, yo no considero que mis compañeros y colegas sean aprendices. Cada individuo tiene las respuestas y las fuentes de donde aprenden. Creo que el profesor nunca elige al estudiante, a menos que el estudiante se vea obligado a estudiar con cierto maestro.

   —¿Quien cree que lo va a suceder?

   —No tengo ni idea.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS