Escenario

Papaleo: "Conozco en carne propia cómo nos condicionan"

La actriz, que protagonizó varias y exitosas novelas junto a Alberto Migré, contó cómo montó este espectáculo con el que ahora sale de gira y sobre su relación con la televisión.

Sábado 26 de Marzo de 2016

“Más que mensaje lo que me gusta es desarmar ese mundo”, se entusiasma Carolina Papaleo al hablar de “S.O.S. Nací mujer”, el unipersonal que presenta hoy, a las 21.30, en el teatro Broadway (San Lorenzo 1223). La actriz hace un repaso en primera persona de las relaciones con amigos, parejas y amantes, y lo hace desde sus propios textos, incluidos en su libro “Ser mujer es Caro” que editó a partir de su trabajo en radio. La actriz, que protagonizó varias y exitosas novelas junto a uno de los referentes del género en Argentina como Alberto Migré, contó cómo montó este espectáculo con el que ahora sale de gira y sobre su relación con la televisión.

   —¿Cómo surge este unipersonal?

   —Está basado en mi libro “Ser mujer es Caro”. Yo tenía un programa de radio, “Caro en radio”. Cada emisión semanal comenzaba con un monólogo escrito por mí y de ahí se desprendía el tema del día. También había un invitado por teléfono. Bernardo Stamateas me dice que tenía que escribir un libro con eso, algo que a mi me parecía descabellado porque nunca se me había ocurrido. A partir de ese momento los monólogos de la radio eran cada vez más largos porque en ese momento empecé a pensarlos para publicarlos.

   —¿Qué quisiste comunicarles a las mujeres y qué lugar ocupan los hombres en este trabajo?

   —Cuando pienso en hacer el unipersonal en realidad reflexiono sobre el mundo femenino porque conozco en carne propia la educación que tuvimos y cómo nos condicionan los arquetipos que vamos aprendiendo y que después queremos replicar o no. Todas esas idas y vueltas me es más fácil encararlas viendo mi experiencia y la de las mujeres que me rodean. Más que mensaje lo que me gusta es desarmar ese mundo, poder investigarlo, usar mis herramientas de coaching para ver qué hay detrás de lo que hacemos, ponerlo en palabras, que no hagamos las cosas en automático. Por eso la primera parte del espectáculo los hombres se ríen, porque los hombres nos ven haciendo cosas que no saben bien porqué las hacemos. Sobre el final, que tiene que ver con el encuentro entre varones y mujeres adultos, porque también hay una identificación, es muy participativo, hay un ida y vuelta. En general hice obras más dramáticas que humor, pero este trabajo además escrito por mi.

   —Si bien tenés el programa en televisión “Secretos de novelas” desde 2013, no estás en ficción...

   —Después de la última no tuve un llamado para hacer novelas. Me dediqué al teatro, que es donde muchos actores encontramos un espacio porque la ficción está un tanto cerrada, o a lo mejor es poca para la cantidad de actores que existen. Por suerte yo venía haciendo bastante teatro, además de la tele, ya tenía un caminito recorrido en eso y seguí profundizando. Y un día surgió el proyecto de hacer “Secreto de novelas”, de Canal 9, y estoy abocadísima a hablar un poco de algo de lo que me siento un referente que son las novelas. Así también empecé a aprender un oficio nuevo que me sirvió mucho para hacer “S.O.S...”, porque en televisión también rompo la cuarta pared, hablo a cámara sobre las novelas, construyo un mundo sobre eso y eso me enseñó a soltarme y cómo manejarme con el público de otra manera.

   —¿Sos espectadora de telenovela?

   —Sí miro las cuatro novelas que tengo al aire en el programa, todos los capítulos. De las nacionales veo bastante “La leona”, pero la verdad hacía rato que no veía una novela por los trabajos y giras que siempre insumen mucho tiempo.

   —¿Qué pensás del éxito de las novelas extranjeras?

   —Es un poco paradójico porque nosotros hemos sido los que le enseñamos a todo el mundo junto con Latinoamérica, que ahora compremos las novelas extranjeras, que sean exitosas y que las nuestras no sean tan exitosas como las de afuera... Se produce algo como un poco raro y me parece que es para reflexionar a ver qué le estamos dando al público argentino. Tal vez las novelas nuestras están alejadas de lo que es el culebrón hecho y derecho y el resto sí ha recuperado esa historia simple de amor, donde los protagonistas son una pareja y todas las vicisitudes con un montón de historias corales, pero secundarias. En Argentina hacemos novelas con varias parejas protagónicas, todas de igual importancia, y en esta cualidad de coral se pierde un poco que la historia de amor sea el motor que lleva adelante la historia.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario