Escenario

Pachu Peña: "La gente necesita un momento de distracción"

El actor rosarino que regresa mañana a "Showmatch" habla de su vínculo con Tinelli y de este buen presente de su carrera en la tevé

Domingo 16 de Mayo de 2021

Pachu se ríe en la tele y, casi de inmediato, también se ríe la persona que lo está viendo. Ese momento, tan simple y espontáneo, está muy lejos de la carcajada agridulce que se escapa cuando alguien pisa una cáscara de banana y se resbala en la calle. Y también es más interesante de aquella risa que deviene de un chiste bien contado o un paso de comedia excelentemente resuelto. “La gente necesita un momento de distracción”, le dice a Escenario José María “Pachu” Peña y de a poco se aproxima a la explicación buscada. Si la risa siempre fue necesaria, ahora, en medio de la angustia que expone la pandemia, es más urgente. Y Pachu, haciendo casi lo mismo que hacía antes, logra más efecto que nunca. Y si era bienvenida la risa del “Videomatch” de los 90 en dueto con Pablo Granados, es mucho más saludable esta carcajada del Pachu de ahora, que se transforma cuando se ríe, se pone colorado, diga lo que diga, y contagia optimismo, en un contagio que en este caso se agradece.

  Peña, rosarino hasta la médula, habló con La Capital en la previa de su participación en el nuevo “Showmatch” que comienza mañana en la pantalla de El Tres con “La Academia”. Contó cómo es su relación con Marcelo Tinelli, por qué seguirá participando en “Polémica en el bar” y cuál es el motivo por el que estará siempre agradecido con Gustavo Sofovich. Hablará de su amor incondicional por su ciudad, dará detalles de por qué entró a “Corte y confección” y cuál es su rol en “Lennons”, la primera película en la que fue convocado en soledad, y ya no como parte de la dupla con Granados. Pachu se reirá varias veces en medio de esta nota y el “jajaja” se reproduce con toda la intención de que la onomatopeya de la risa genere en el lector algo similar a cuando él aparece en pantalla.

 —¿Te terminaste acostumbrando a Buenos Aires o seguís extrañando vivir en tu ciudad?

  —Por un lado me acostumbré. Con Pablo (Granados) vinimos en el 93 y me fui acostumbrando, pero la ciudad siempre tira. Extraño estar en una esquina de Rosario y encontrarme siempre con un amigo para tomar un café. Acá a veces tenés ratos libres y te tomás un café solo porque no te encontrás ningún amigo. Yo tengo grupos de amigos de distintos lados y entonces cuando estás en tu ciudad quedás con alguien para comer un pescado o un asado, esas cosas se extrañan mucho. Y por ahí van pasando los años y cada vez que voy allá estoy con el tiempo justo, y veo a mis hermanos, a mi tío y no hago tiempo de estar con mis amigos, a quienes necesito y los quiero ver. Pero Rosario es una ciudad para ir tranquilo, y para estar con todos tengo que quedarme una semana.

  —Es como el amigo que llega una vez al año de España...

  —Jajaja, claro, todos quieren verlo, es igual. Tengo prometidos asados por todos lados y los voy a cumplir, obvio.

pachucor.jpg

  —Tenés un presente con mucha exposición, porque estuviste en “Corte y confección”, te volviste a sentar en la mesa de Mirtha Legrand, ahora con Juanita, y vas a ser una de las figuras del programa de Tinelli desde el lunes próximo. ¿Lo ves como parte de un proceso natural o algo extraño?

  —No, lo veo como algo normal, siempre tengo los pies sobre la tierra, siempre remándola. Hoy me toca estar un poco arriba, a veces estoy en el medio, otras veces abajo, pero siempre sigo siendo el mismo, no me cambió nada. Por ahí hago una lectura de esto que pasa y, por ejemplo, lo que se vio en “Corte y confección” demostró que la gente quiere divertirse. Yo cuando acepté ese desafío pensé en eso. Si bien hicimos unos cursos de tres días, de los cuales pude tomar uno solo, yo sabía que lo iba a volcar más al espacio donde podía meterle humor. Y me mostré como me vieron, fui frontal con la gente, mostré que sabía poco de costura, si bien sé de moda y de diseñadores, pero a la hora de coser no podía hacer nada, sólo meterle un poco de humor. Ahí te das cuenta que la gente necesita divertirse, necesita salirse un poco de todo lo que nos está pasando, del mal momento de toda esta pandemia. Todos tenemos conocidos internados o alguna persona que ha fallecido, la situación económica tampoco acompaña. Por eso también anda muy bien el programa de Jey Mammon a la noche, por América, porque la gente puede tener ahí esa distensión en la que no tocás política, ni la actualidad con los contagios, que obviamente no hay que darle la espalda sino estar atento y seguir cuidándonos con todos los protocolos, pero la gente necesita un momento de distracción, es muy bienvenida.

  —¿Ahora que vas a participar en el programa de Tinelli vas a seguir actuando en “Polémica en el bar”?

  —Sí, hace años que estoy ahí y voy a seguir. Somos dos o tres humoristas, Claudio Rico, Roberto Peña, yo, y nos vamos turnando.Es un lugar en el que también la paso muy bien, pero además ese ciclo me abrió las puertas en un momento en que nadie me las abría y esas cosas las valoro mucho. Hablamos con Gustavo Sofovich (N de la R: el productor del clásico televisivo creado por su padre, Gerardo Sofovich, en 1963), y él me preguntó “¿qué vas a hacer, te vas a ir para allá?” en referencia a “La Academia” y le dije que no, que si podía hacer las dos cosas, las iba a hacer. Lo quiero mantener porque soy muy agradecido con él.

  —¿En el programa de Marcelo vas a ser una de las parejas de baile o también vas a participar del espacio humorístico “Politichef”?

  —Mirá, más que nada voy a estar con la academia de baile, en la que habrá parejas con una cara conocida, son distintas disciplinas en las que se combina el baile, con destreza, canto, comedia, aquadance, acrobacia, que ahí calculo que me la voy a ver jodida, y aparte los viernes habrá un especial de humor en el que van a caracterizar con máscaras a algunos políticos cocinando. A mí no me convocaron para el humor, quizá porque pensaron que no me iban a dar los tiempos, pero sí voy a estar haciendo otras cosas de humor, ya tiré algunas ideas. Igual me hubiese gustado estar en “Politichef” con una máscara, quizá por mi psique du rol, podría ir de (Amado) Boudou por ejemplo, jajajaja.

  —Uy, tenés razón (risas).

  —Sí, jajaja, por el pelo y más o menos por el corte de cara, me lo han dicho ya.

 —No se lo digás dos veces a Marcelo porque te compra la idea.

  —Sí, sí,ya lo debe saber, jajajaja.

pachuti.jpg

 —¿Y cómo es la relación con un tipo como Marcelo Tinelli, que es una figura pública pero que conocés desde hace décadas? ¿Tenés un vínculo de cercanía o es sólo un trato profesional?

  —Yo, más allá del cariño y la admiración que siento, tengo una cuestión de mucho respeto de no molestar, ni llamarlo. Tengo una relación muy linda, cuando nos vemos nos damos un abrazo verdadero, de cariño mutuo. Pero hoy en día la relación es más que nada profesional, y yo sé que si lo llamo va a estar y si él me llama yo voy a estar.

  —¿Desde cuándo arranca esa relación con Tinelli?

  —Y...nosotros con Pablo (Granados) fuimos en el 93 y estuvimos en el programa diez años ininterrumpidos hasta que nos fuimos a hacer con Pablo y Freddy (Villarreal) “La peluquería de los Mateos” a Canal 9, que fuimos tentados por Gerardo Sofovich y dejamos “Videomatch” después de tantos años, que nos costó, la verdad es que nos costó mucho. Pero veíamos que ya el programa estaba virando a los realities, diversiones de chicos y esas cosas, ya cambiaba un poco todo.

pachupab.jpg

 —¿Creés que hay un humor con cierta impronta rosarina, y que eso te da un plus con respecto a otros humoristas?

  —Sí, comparto con vos, a veces a mí me quieren correr por algún lado y yo digo, “flaco, mirá que vengo de Rosario”.

  —Claro, es como decir, ojo que juego en la Champions League.

  —Jajaja, sí, eso, jajajaja. Mirá, siempre con Pablo tenemos a la ciudad muy metida adentro, en las venas, es nuestra ciudad, estamos muy pendientes de lo que pasa en las redes sociales. Y desde que entramos a “Videomatch” siempre nombramos personajes de Rosario, calles de Rosario. Y a veces Marcelo nos decía “pero a esos no los conoce nadie”, pero nosotros éramos felices y no dábamos el brazo a torcer.

  —¿Con quien te toca bailar en el programa?

  —Con Flor Díaz, que es muy copada y divertida, se baila todo, yo tengo un coach y trato de mostrarme como soy, con defectos y con virtudes, pero tratando de aportar un granito de humor a cada cosa que haga, veo por dónde lo puedo llevar.

  —¿Ya pensaste en proyectarte en un ciclo propio en la tevé o hacer una proyecto teatral, pandemia mediante, o estás más cómodo cuando te invitan a programas ya instalados?

  —Mirá, voy día a día. Disfruto de lo que hago, del momento, me siento agradecido y bendecido por tener laburo en un momento tan difícil y hacer un trabajo que uno encima lo disfruta. Si bien hay proyectos para teatro, hay que ver en unos meses cómo estamos parados tanto en el tema salud como económicamente, pero hace poco participé en una película llamada “Lennons”, que es de José Cicala, un gran director y fotógrafo, un tipo que la tiene muy clara, y ahí actúa otro rosarino enorme que yo admiro mucho que es Luis Machín. También están Gastón Pauls, Luciano Cáceres, es una comedia muy divertida, se está editando y tiene un elenco del carajo.

 —¿Qué personaje hacés?

  — Ahí yo hago de un ayudante del personaje de Luciano. Yo había hecho cine con Pablo y Freddy en comedias más populares como “Bañeros”. Esta sería la primera película y solo, sin ellos, y lejos de esa cosa tan payasesca como veníamos haciendo.

  —¿Sentís que te cortaste solo o es una cosa del momento?

  —Qué se yo, a veces dicen que se alinean los planetas, jajajaja, pero por eso te decía, son momentos que los aprovecho y los disfruto. Es como un resurgir, creo que el encierro llevó a mucha gente a volcarse a sus compus, a sus celulares, a buscar cosas de humor y tratar de divertirse un rato y apareció una juventud que por ahí no me tenía, que no me tutean, que por ahí muchos me mandan un mensaje y me dicen “me podría mandar un saludo”, me tratan con mucho respeto, jajajaja. Yo me hago cargo de la edad que tengo, pero a veces me causa gracia que me traten de usted. Y bueno, como que hubo un redescubrimiento para muchos cómicos, no sólo para mí, y la gente se volcó a buscar cosas divertidas y ahí hubo un resurgimiento.

  —Puede ser que sea un resurgimiento de ese humor de Tinelli también, aunque en otro contexto, y lejos de la “pizza con champán” de los 90.

  —Sí, ojalá, ojalá así sea. Hay mucha gente laburando en el programa de Marcelo, hay muchas ganas, creo que la gente necesita olvidarse un poco de todo lo que nos pasa. La gente necesita humor y pasar buenos momentos. Es siempre bienvenido el humor y que la gente se divierta, eso es lo que más me interesa.

  —Bueno, listo Pachu, gracias por la nota, ah, para pedir las fotos, ¿me las enviás vos al diario o tenés alguna persona de prensa?

  —No, no, qué agente de prensa, te las mando yo a tu whatsapp o al mail, yo soy de Rosario, flaco, jajajaja.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario