Escenario

Pablo Echarri "Hay una estética bien lograda, pero con el culebrón presente"

Echarri será el responsable de la tira con la que Telefé espera cambiar la tendencia de un rating que le fue esquivo en 2010. En su doble papel de actor y productor, el galán encabezará, desde mañana y de lunes a viernes por Canal 5, una novela con tintes místicos y románticos:  “El elegido”.

Domingo 16 de Enero de 2011

En estos casos no hay lola. Cuando terminen los 150 capítulos de “El elegido”, Pablo Echarri será el responsable del éxito (o no) de la tira con la que Telefé espera cambiar la tendencia de un rating que le fue esquivo en 2010. En su doble papel de actor y productor, el galán encabezará, desde mañana y de lunes a viernes a las 22.30 por Canal 5, una novela con tintes místicos y románticos que, Echarri promete, será diferente a sucesos como “Resistiré” y “Montecristo”. Desde Mar del Plata y en medio de la presentación oficial de la tira, Echarri dijo que “como actor siento que este año estoy ofreciendo un trabajo que superó mis expectativas”.

—¿Cómo te sentís en el rol de actor y productor?

—Es un sueño cumplido inclusive más allá de lo que pase con la gente. No es moco de pavo, no se podría hablar livianamente de este tema, porque es el tesoro a buscar, la atención, el gusto de la gente. Pero ya hay un extenso camino transitado, con una cantidad de productos que me terminan representando como fue “Los buscas”. Pero en especial “Resistiré” que marcó un punto de partida diferente hacia adelante. Con “Montecristo” creímos que superar a “Resistiré” iba a ser imposible y de alguna manera, en forma distinta, hubo una superación. Y al arrancar con “El elegido” la pregunta era: ¿cómo hacemos? Y si bien no podemos sacar conclusiones ahora, cuando vean el primer capítulo van a ver que “El elegido” es diferente a los otros.

—¿Cuál es la diferencia?

—Van a ver un salto. Hay una estética muy bien lograda, pero con el culebrón siempre presente, que la historia le interese a la gente para que se prenda y para que al otro día esté de nuevo acompañándonos. No sé si es lo más indicado buscar un ruptura estética y tratar de instalarla en la gente. Pero me encanta, es parte de mi compromiso con la gente. Soy un tipo bastante idealista y como actor siento que este año estoy ofreciendo un trabajo que superó mis expectativas. Lo próximo será saber cómo carajo le va a ir a “El elegido” y eso me trae muchas ilusiones.

—¿Como cala “El elegido” en tu trayectoria?

—Los grandes acontecimientos de la vida son consecuencia de un trayecto caminado. No fue una decisión individual, no pude negarme a producir “El elegido”, a gestionarlo, a darle forma, con Martín (Seefeld), con Ronnie (Amendolara, sus compañeros de productora), con (el autor Gustavo) Belatti, después con Paola (Krum) y con el grupo de actores que luego se fue sumando. Si me hubiera querido escapar de esto, no lo hubiera logrado y ahora estoy acá presentando “El elegido”. Soy un inconformista. Cuando estoy quieto en un lugar, cuando he logrado ciertas cosas, necesito desestructurarme y probarme que puedo ser llegar a ser capaz de otra cosa. Y eso es un paso más. Me pasó en el teatro con “Pilowman” la última vez. Me pasó con las novelas, con las películas donde de alguna manera siempre traté de ir exigiéndome más o con los personajes o con las películas que iba eligiendo.

—¿Te sentís presionado por la obligación de ser exitoso y rentable?

—Mi experiencia en la televisión es bastante particular, fue siempre consecuencia del hecho artístico, siempre funcionó bien con buenas apuestas y buenas propuestas del canal. Entonces estoy obligado a seguir laburando de la misma forma. Salir a trabajar, a juntar un par de buenos actores y una historia más o menos porque creemos que tenemos un buen recibimiento del público, sería para mí una pesadilla. Aunque en mi humilde opinión, siempre trabajé en televisión creando un hecho comercial, porque la televisión lo necesita para poder seguir subsistiendo, pero siempre a través de un hecho artístico. Y “El elegido” lo es. Y si El árbol (su productora) crece, cosa que creemos que va a hacer a partir de “El elegido”, vamos a poder seguir haciendo productos con esa impronta.

—Con tanto laburo, ¿cuándo encontrás tiempo para estar con tu familia?

—Es muy difícil, sobre todo cuando estás metido en el medio de la rueda. Pero tengo una esposa (por la actriz Nancy Dupláa) que no es casual que esté con ella a esta altura de mi vida. Y los chicos en mi casa representan el bálsamo. Yo trabajo todo el día y vuelvo a mi casa a recargar las pilas. Así que ellos me ayudan, no me hacen sentir mal porque estoy laburando. Al contrario, me esperan y me entienden cuando estoy cansado. Pero otras tantas me tiro ahí al ruedo, porque imaginate que ahí está Julián de ocho meses que requiere muchísima atención. Es una forma de inyectarse energía.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario