Escenario

Ojalá que el pibe de 14 me acompañe a ver "Tommy"

Domingo 20 de Octubre de 2019

Tenía 14 años y pensaba que la vida era eterna. El mundo se dividía entre los que les gustaba el rock y los que no. Primero fue Sui Generis y Vox Dei, en un combo que conjugaba con Led Zeppelin y Deep Purple y, claro, le hacían la banda de sonido a la pulsión sexual adolescente, con la noviecita de los monoblocks de Iriondo y Pellegrini en una vida en la que las piezas encajaban casi mágicamente: la secundaria en la Dante, mis primeros partidos como hincha de Central y la fantasía hecha realidad de tocar batería en una banda. Entre todo eso, el cine aparecía sin pedir permiso con una película que me interpeló, que me dejaba más preguntas que respuestas y me hacía combinar la fuerza de la imagen con la potencia del rock y un mensaje antisistema, que condenaba la frivolidad, la fama a cualquier precio y planteaba otra mirada al bullying (cuando la palabra ni existía), pero desde el seno familiar. La película era "Tommy", basada en la ópera rock de The Who, con un elenco estelar que incluía a Jack Nicholson, Ann Margret, Oliver Reed y Robert Powell (quien dos años después fue "Jesús de Nazareth"), pero lo bueno pasaba por ver a todos los The Who, con Roger Daltrey a la cabeza, y Tina Turner (The Acid Queen), Elton Jhon (The Pinball Wizard) y hasta Eric Clapton. La película plantea la historia de Tommy, un chico que se trauma al ver cómo el nuevo marido de su madre mata a su padre y a partir de allí queda ciego, sordo y mudo. De niño distinto pasa a ser una suerte de experimento y se convierte en exitoso por ser un genio con los flippers, como le decíamos nosotros. Cuando se convierte en una máquina de sumar dinero pasa a ser de ninguneado a niño mimado y la explotación de su figura llega a límites obscenos, típica paradoja de las sociedades de consumo capitalistas. Ayer pasé por el Cine El Cairo y vi que la daban este viernes, a las 22.30, con entrada gratuita, en un ciclo que se titula "Un día para los amigos". La voy a volver a ver, quizá encuentre en la sala al pibe de 14 años del 75 y la miramos juntos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario