Escenario

Obra de teatro con mujeres al borde de la pantalla chica

Mariana Russo dijo que la obra que se estrena hoy en Amigos del arte aborda la relación de la mujer con la comida.

Sábado 23 de Agosto de 2014

Cinco mujeres intentan mostrar a través de la comida algunas de las problemáticas del mundo femenino. Lo hacen con humor, en un set de televisión que funciona como telón de fondo de la obra “De naranja y chocolate (historias de mujeres intensas)”, que se estrena hoy, a las 22, en Amigos del Arte (3 de Febrero 755).

   Con la actuación de Susana Ferrari, Camila Orlando, Mariana Russo, Brenda Escalona y Mariela Weppler, y bajo la dirección de Russo, “De naranja y chocolate” se estructura como un programa de televisión conducido por dos cocineras, y entre bloque y bloque aparecen las historias de un grupo de espectadoras.

   “Se trata de ver la relación entre la mujer y la comida. Y por otro lado la lucha descarnada de los medios de comunicación por conseguir audiencia y las dos cocineras como se van desfigurando a medida que pasan los bloques por la presión que se ejerce sobre ellas”, contó Russo, al frente del grupo que también fue responsable de las obras “Ellas bailan solas”, “Floresta”, “A punto de caramelo”, “Mujeres al borde de una locura existencial” e “Irene y yo”.

   Como en las anteriores propuestas, según la directora, “el objetivo del grupo es tratar la problemática de la mujer”. Como si se tratase de breves unitarios “las escenas de las cocineras tienen una continuidad, pero las historias de las televidentes no, sino que se desarrollan y terminan, y siempre se incluyen entre bloque y bloque de las cocineras”.

   Con respecto a las historias Russo explicó que son “doce personajes diferentes y no hay interrelación entre las historias de las mujeres. Hay una señora mayor hipocondríaca, una parejita de adolescentes gay, dos embarazadas en el que también aparece la violencia de género, dos señoras de clase alta en un spa, son historias bien diversas”, aseguró.

   Aunque Russo reconoce que la mujer ganó espacios, hay algunos mandatos y actividades a los que parece pertenecer culturalmente. “Creo que la mujer ha tomado otros roles en la sociedad”, afirmó. Sin embargo apuntó: “Cambió un poco, pero no del todo porque veo a compañeras y alumnas que siguen teniendo responsabilidad sobre la comida. Hay una independencia, pero no total. En algún punto sigue estando esta cuestión de que la mujer es la que cocina. Hay una apertura, pero no es total”.

   Un tema que no fue ajeno a la obra es la paradoja de que ese territorio tradicionalmente femenino tiene hoy estrellas masculinas como los chefs. “Eso también lo decimos, porque como que el canal presiona a los personajes para que consigan más audiencia y nos preguntamos cómo competimos con los chefs cocinando en la Patagonia. Tocamos ese tema que el hombre pasó a ser como el chef que se puso más de moda, el cocinero que desplazó a la mujer que daba la receta de cocina”. Con la cocina, señaló “pasó lo mismo que con los coiffeurs, dos cosas en las que tomó más prestigio el hombre”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS