Escenario

"O que arde" se coronó con el Astor de Oro en el festival de Mar del Plata

La película de Oliver Laxe que aborda la relación del hombre con la naturaleza fue elegida mejor filme de la competencia internacional.

Lunes 18 de Noviembre de 2019

La película "O que arde" (Lo que arde), del director francés Oliver Laxe, se coronó ayer con el Astor de Oro, que distingue a la mejor película en la competencia internacional en el 34 Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, que se celebró desde el 9 de noviembre hasta hoy, día en que habrá funciones gratuitas de las películas ganadoras y otras seleccionadas, en una maratón de filmes que promete sacar definitivamente a los marplatenses de la playa en noviembre. Algo que se repite cada año, ya que las salas se llenan con las más de 300 películas presentadas en el único festival clase A de Latinoamérica.

El filme del laureado realizador, que viene de ganar el premio del jurado en Cannes por esta película, fue coescrito por el guionista argentino Santiago Fillol, presente en la muestra de La Feliz. Junto a él también estuvo en el encuentro el protagonista Amador Arias, un actor español no profesional, cuyo rol es determinante en una película en donde el fuego parece corporizarse como un protagonista excluyente.

"O que arde" atraviesa el derrotero de Amador, un pirómano que vuelve de la cárcel para llegar a su pequeño pueblo perdido en las montañas de Lugo (Galicia). Su idea es reencontrarse con su madre y trabajar con ella en su granja, pese a que deberá soportar los típicos desprecios del tipo "¿me das fuego?". Claro que no se refieren al que sirve para encender un cigarrillo sino a su actitud incendiaria que lo llevó entre rejas, y aunque salió libre está muy lejos de lavar sus culpas.

Embed

La película tiene una fotografía impactante y, según confirmó Fillol en la rueda de prensa, las tomas de los incendios en los bosques fueron captadas "de situaciones reales", por los que la crudeza del relato tomó mucho mayor realismo. La trama toma no sólo "los últimos restos de un mundo rural en peligro de extinción", como citó Laxe, sino el vínculo entre el hombre y la naturaleza, y las llagas expuestas de esa relación.

El director nacido en París, pero residente en Galicia, es el niño mimado de Cannes, ya que no sólo ganó el premio Fipresci con su debut en 2010 con "Todos vosotros sois capitanes" sino que también fue laureado en 2016 con su segundo filme "Mimosas", que obtuvo el Gran Premio de la Semana de la Crítica.

Este 2019 en el festival más importante de Francia y uno de los más emblemáticos del mundo, "O que arde" se presentó en la sección "Una cierta mirada" con la particularidad de que fue el primer largometraje hablado en gallego. ¿El resultado? premio del Jurado a mejor banda sonora, lo que sigue encumbrando la carrera de un realizador tan visceral como profundo a la hora de exponer el sentimiento en las películas.

El jurado de la competencia internacional estuvo integrado por la subdirectora del festival de San Sebastián Maialen Beloki Berasategui; Nicole Brenez (Cinemateca francesa); Fernando Lima (ex vicepresidente del Incaa); Birgit Kohler (representante de la Berlinale) y Lee Ranaldo, la voz de la banda neoyorquina Sonic Youth, una de las estrellas presentes en el festival, quien ofreció un show conceptual de música experimental en Teatriz, de esta ciudad, y colmó la sala principal del Ambassador en la presentación del documental de la banda llamado "NYC and Beyond", de Aaron Mullan.

Tan prestigioso jurado coronó además de la mejor película "O que arde" al mejor director, en una distinción compartida (ex aequo). El Astor de Plata recayó en Pedro Costa, el particular realizador portugués por la poco amable película "Vitalina Varela", y la autora alemana Angela Schanelec, a cargo de otro filme poco accesible, "I was at home, bus".

El premio que hizo más ruido, por diversos motivos, fue la merecidísima distinción a Liliana Juárez, quien ganó como mejor actriz por "Planta permanente", la película del tucumano Ezequiel Radusky, que atraviesa la lucha por la supervivencia de dos compañeras, que son empleadas en una dependencia de Obras Públicas de la provincia de Buenos Aires.

Las dos exhibiciones que tuvo el filme en el Auditorium tuvo cartelones de fuertes reclamos a María Eugenia Vidal por los postergados pases a planta permanente de los empleados estatales. La realidad pudo más que en la ficción y, más allá que la actriz que hace de funcionaria en el filme tiene un gran parecido con Vidal, en la entrega de premios de ayer precisamente en el Auditorium hubo un reclamo a viva voz de los empleados del citado teatro afiliados a ATE exigiéndole a la gobernadora saliente del macrismo reincorporaciones y pase a planta.

El premio al mejor actor fue para Ventura, de "Vitalina Varela", mientras que el mejor guión fue para "O que arde", la ganadora del Oro, que distinguió al autor Oliver Laxe y a Santiago Fillol. En tanto, el premio del público, que se votaba digitalmente a la salida de las funciones del Auditorium, fue para la bella "A vida invisível", del director brasileño Karim Ainouz.

La competencia latinoamericana tuvo dos ganadores a mejor largometraje: "A febre", de Maya Da-Rin, y "Nunca subí al Provincia", de Ignacio Agüero, mientras que "Vendrá la muerte y tendrá tus ojos", de José Luis Torres Leiva, obtuvo la mención especial del jurado.

En lo que respecta a la competencia argentina, la tercera en importancia, se llevó el premio a mejor largometraje "Angélica", de Delfina Castagnino y hubo una mención especial del jurado para "Hogar", de Maura Delpero, realizadora italiana radicada en la Argentina.

Entre los premios no oficiales, la Asociación de Cronistas Cinematográficos de la Argentina (ACCA), cuyo jurado integraron Rolando Gallego, Astrid Riehn y Paula Vázquez Prieto, eligieron como mejor película "O que arde", la gran ganadora del festival, y hubo una mención especial para "Planta permanente".

Como balance de este 34 encuentro cinéfilo, el Festival Internacional de Mar del Plata volvió a ratificar la diversidad de miradas. Pero también la alta convocatoria que tienen las películas de calidad, que en cada muestra en La Feliz seducen a un público que no siempre se encandila con las figuras populares y que está ávido por ver buen cine, con entradas que sí son populares, pero que abren ventanas a nuevas expresiones de imagen y contenidos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS