Escenario

"Nunca me costó hacerme un lugar dentro del arte"

La cantautora formoseña, líder de Tonolec, presenta hoy en Lavardén su nuevo disco solista "Legado", en el que homenajea a Mercedes Sosa.

Sábado 03 de Agosto de 2019

La obra de Mercedes Sosa cobra vida a una década de su partida, con “Legado”, el segundo disco solista de Charo Bogarín, una artista de vanguardia que a lo largo de su trayectoria ha sabido unir el pasado con el presente a través de sonidos, poemas y voces que remiten al mañana. “Legado”, además de ser un disco, es un espectáculo donde “La Charo le canta a Mercedes”, que sube a escena hoy, a las 21.30, en Plataforma Lavardén (Sarmiento y Mendoza).

   “Mercedes era una artista con conciencia social y compromiso político”, destacó la cantautora, bailarina, periodista y actriz formoseña en una entrevista con Escenario.

   Bogarín participó en los largometrajes “Paco” (2010) y “Ley primera” (2017), ambas del director Diego Rafekas. En 2013 filmó la película “Los Dioses de agua”, del director Pablo César en Africa.

   En 2001 creó Tonolec junto a Diego Pérez y focalizó su mirada en el canto de las mujeres qom .

Además, es recopiladora y creadora de canciones en lengua qom, mbya y ava guaraní. Tradujo obras de autores emblemáticos a la lengua qom como León Gieco, María Elena Walsh y Víctor Heredia.

    —¿En qué momento de tu vida conociste a Mercedes Sosa?

   —La vi a Mercedes por primera vez en un Festival de Músicas de Provincias, en Buenos Aires, hace unos 15 años atrás, cuando fuimos a cantar con Tonolec al Centro Cultural Sur y ella estaba allí brindando una conferencia de prensa, rodeada de gente, de músicos, de periodistas. En mi casa se escuchaba mucho folclore cuando yo era niña y Mercedes ya era una gran referente de nuestra música. “La Negra” siempre estuvo presente. Sin embargo me acerqué y profundicé en su obra a partir de este proyecto de homenajearla. No la conocí personalmente porque yo estaba iniciándome en la música cuando ella ya se retiraba de los escenarios. De manera que hacer este espectáculo “La Charo le canta Mercedes” basado en mí disco “Legado” fue una manera de saldar está deuda pendiente. Al menos así lo pensamos cuando su hijo me invitó a ser parte de los homenajes a su madre que ocurrirían durante 2019.

   —En el disco “Legado” se escucha la voz de Mercedes y está muy clara tu impronta personal, fusionando sonidos electrónicos. ¿Qué responsabilidad sentiste al grabar las mismas canciones que “La Voz de América”?

   —Creo que sobre todo tratamos de hacer un trabajo desde el amor y el respeto, buscando una estética sonora propia, de estos tiempos. Construir “Legado” fue una tarea asumida en conjunto con mi productor general del disco Juan Blas Caballero y con los productores invitados, pertenecientes a la escena electrónica nacional como Nación Ekeko, King Coya, Tremor, Daniel Martín y Chancha Vía Circuito. Sabíamos que asumíamos un gran desafío, pero lejos de atemorizarnos, nos entusiasmamos aún más. Estaba claro que debíamos hacer este disco desde una estética diferente a la tradicional usada por Mercedes. Así que nos embarcamos en esta odisea con total dedicación. Pudimos trabajar con libertad y confianza en lo que estábamos proponiendo porque habíamos arrancado con el visto bueno de Fabián Matus.

   —¿Cuáles son tus canciones preferidas de Mercedes?

   —Son aquellas en donde transmite claramente un sentir del pueblo. Es decir ¡todas! Entre ellas “Razón de vivir”, “La maza”, “Soy pan, soy paz, soy más”, “La colina de la vida”. Mercedes era una intérprete que sabía elegir muy bien su repertorio. Era una artista con conciencia social y compromiso político. Todo lo que pasaba por su garganta se volvía un himno para el pueblo.

   —Mercedes Sosa logró hacer una extensa carrera solista, supo ganarse su lugar en la industria y fue respetada siempre. ¿Qué te inspira de ella? ¿Cómo vivís ser mujer artista?

   —Su compromiso me inspira. Su bravura y fortaleza. No fue una artista de entretenimiento de las masas, no fue tibia en su andar. Por mi temperamento nunca me costó hacerme un lugar dentro del arte. He tenido además la suerte de tener compañeros gentiles, brillantes, sensibles y protectores que supieron acompañarme. Pero no desconozco que a muchas colegas se les haga un poco más difícil. Vivimos aún en un mundo machista y esto no nos pone más fáciles las cosas. Por eso las mujeres en las calles reclamado por sus derechos. Por eso el proyecto de la Ley de Cupo para garantizar un mínimo de presencia de mujeres en los escenarios de los festivales nacionales. Considero que el arte es la herramienta fundamental de transformación de una sociedad. Esto lo pone entonces en una posición trascendental para generar conciencia y lograr cambios.

   —¿Cómo es el show? ¿Está dividido en tres partes; “El exilio”, “El origen” y “El regreso”?

   —Es un espectáculo pensado de manera conceptual, basado en estos tres momentos por dónde transcurre la voz hablada de Mercedes, quién va hilando una canción con la otra como una maestra de ceremonia. La solemnidad de estar presenciando casi un ritual al principio se sucede con un segmento más íntimo y dialogado con la gente donde aparecen cantos originarios y recupero mí rol de cantautora para volver finalmente a interpretar las últimas canciones del concierto con la alegría que puede ocasionarnos el retorno de alguien que estuvo en el exilio y finalmente regresó.

   —Tu carrera está directamente vinculada con la comunidad qom y guaraní. ¿Qué enseñanzas te generan estos pueblos?

   —Me han enseñado que al abordarlos no sólo aprendemos sus formas musicales sino de su modo de entender la vida. Nuestras comunidades tienen una cosmogonía mucho más amigable con lo que nos rodea, un amor y cuidado de la naturaleza, un respeto a los silencios, una valoración de sus sabios ancianos. Te enseñan una filosofía de vida, un pensamiento mucho más coherente al que estamos acostumbrados a tener.

   —Estás lanzando este segundo álbum solista, ¿cómo sigue el futuro de Tonolec?

   —Tonolec sigue viento en popa. Acabamos de hacer dos conciertos en el Teatro San Martín y ahora estamos por viajar a Cuzco, Perú, para participar de la Feria del Libro, cuya temática son las lenguas originarias.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario