Escenario

"Nunca fui un músico panfletario, mostré un pensamiento honesto"

Carlos Varela nació cuando la revolución cubana no era una quimera sino una realidad. Y cuando llegaron los años 80 se decidió a cantar lo que veía, cueste lo que cueste.  

Jueves 10 de Mayo de 2012

Carlos Varela nació cuando la revolución cubana no era una quimera sino una realidad. Y cuando llegaron los años 80 se decidió a cantar lo que veía, cueste lo que cueste. Superó prohibiciones, pasó de cantar para 50 a llenar teatros de 5.000 personas. Y hoy, con su trío, debuta en Rosario, a las 21.30, en el teatro Lavardén (Sarmiento y Mendoza). "Nunca fui un músico panfletario, siempre mostré un pensamiento absolutamente más honesto, que también era el de la juventud cubana de los años 80 y 90. Y eso me trajo problemas en mis inicios", le confesó el músico cubano, que vive en La Habana, y que tomó relevancia por canciones como "Una palabra" ( tema central de la película "Hombre en llamas", de Tony Scott) o "Tan joven y tan viejo", compuesto a dúo con Joaquín Sabina.

Pero sería una injusticia no citar otras perlitas en sus más de veinte años de carrera, como lo son "Jalisco Park", la incomparable "Monedas al aire", "Siete", "Guillermo Tell", que es un desafío a los modos de educación familiar cubana, al igual que "Como me hicieron a mí", o "Robinson", que plantea la soledad reinante en la isla en los jóvenes de su generación.

—Una vez viajé a Cuba en el 94, pedí un disco de un músico que no sea de los conocidos de la Trova y me vendieron "Monedas al aire". Pero me lo hicieron escuchar bajito "porque generaba problemas". Y la explicación fue "porque es un músico que cuestiona la revolución". ¿Desde dónde es tu cuestionamiento?

—Yo pertenezco a una generación que, como en la literatura, el cine y la música, fue critica con la realidad. Pedimos cambios, que la revolución evolucione, pero lo hicimos desde adentro. Otros lanzaron la toalla y han hecho su carrera fuera de Cuba, nosotros no.

—¿Esto te trajo problemas para expresar tus canciones?

—Y, lógicamente, cuando tus conciertos crean catarsis en La Habana y en la isla cubana, tuvimos que cargar con funcionarios que, como llamó Silvio (Rodríguez) una vez, son los "delimitadores de primaveras" (se refiere a la letra de la canción "Resumen de noticias"). Es cierto que estuve un tiempo censurado y prohibido, y se crea eso, como te dijeron a ti: "no pongas esa música que me genera problemas". Pero bueno, llega un tiempo que estos delimitadores de primaveras se fueron de Cuba, y con los años uno ganó respeto y puedo decir que yo soy cubano y tengo mi visión y si vas hoy a una tienda cubana no te harían bajar mi música, es más, encontrarás que algunas radios difunden mis nuevas y viejas canciones.

—¿Por qué molestaban tus canciones?

—Porque apuntaban a paisajes de la realidad que no salían en la prensa de Cuba, y cuando tú sacas a flote cosas que están pasando y que no son tan bonitas, se convierten en canciones polémicas. Nunca fui un músico panfletario, siempre mostré un pensamiento absolutamente más honesto, que también era el de la juventud cubana de los años 80 y 90. Y eso me trajo problemas en mis inicios.

—¿A partir de qué momento trabajas con libertad absoluta?

—Desde el 89, cuando hago el concierto en el cine Chaplin, en donde se inició la Nueva Trova Cubana. Allí saqué a la luz todas mis canciones, y estuvo Silvio, y fue tan explosivo que pasé de lugares para cincuenta personas a cantar para cinco mil, y eso no lo podía parar nadie.

—¿Cómo ves a Cuba ahora?

—Ahora hay un espíritu muy bonito, creativo y esperanzador, porque por primera vez la gente tiene posibilidades de desarrollar su talento y su labor. Hay pequeñas empresas, negocios, restaurantes, y eso le dio un alivio a muchas familias cubanas, incluso comienzan a regresar muchos cubanos a la isla. La diferencia es abismal de lo que fue el período especial de fines de los 80 y principios de los 90, hay un espíritu muy creativo y es lo mejor para echar p' alante a Cuba en el futuro.

P.S.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS