Escenario

"No todos los amores merecen ser vividos"

El psicoanalista Gabriel Rolón presenta la versión teatral de su libro "El lado B del amor" hoy en Fundación Astengo. Una obra que indaga en aquello que lastima.

Sábado 11 de Mayo de 2019

"La obra se mete con los vínculos enfermos de pareja, con los amores que duelen", asegura Gabriel Rolón sobre su obra "El lado B del amor", una comedia dramática basada en su libro sobre el desencuentro amoroso y la violencia de género y que sube a escena hoy a las 19.30 y a las 21.30 en el teatro Fundación Astengo (Mitre 754). Por localidades agotadas se agregó una tercera función para el 30 de noviembre como cierre de la gira. Las entradas estarán a la venta a partir del lunes.

La obra escrita por el licenciado en psicología es una de las más vistas de la cartelera porteña durante 2018 con más de 50 mil espectadores. Antes de las funciones que dará en Rosario, Rolón charló con Escenario sobre las relaciones en tiempos de redes sociales, de cómo afecta la crisis económica en el ánimo de la sociedad y de la problemática de la violencia de género: "Nos han inculcado tanto que al amor hay que perdonarle todo".

—Llevás vendidos más de 1.500.000 libros. ¿Por qué decidiste llevar a escena "El lado B del amor" junto a tu hija Malena, tu esposa Cynthia Wila y Carlos Nieto? ¿Qué se va a encontrar el público cuando vaya a ver tu obra; una obra o un show de autoayuda?

—El público que viene a ver mis obras jamás va a encontrarse con un show de autoayuda. Decirles eso sería estafarlos. En lo personal, respeto a muchos de los autores que desarrollan ese género, pero no es el mío. Yo hablo, escribo y desarrollo todo lo que hago desde la mirada del psicoanálisis y, aunque en las charlas aparecen temas muy movilizantes, siempre dejo en claro que nadie se va curado de nada, porque el espacio curativo es el consultorio, ni un libro ni una conferencia, sólo ese espacio íntimo del análisis donde se juegan nuestros miedos y deseos. Lo que espero que se lleven de mis obras es algún pensamiento o alguna emoción que, a lo mejor, no tenían al entrar. En este caso, la obra se mete con los vínculos enfermos de pareja, con los amores que duelen. Elegí el formato de la comedia dramática para jugar algo tan común como un desencuentro amoroso y algo tan trágico como la violencia de género. En cuanto al elenco, trabajo con ellos porque los respeto, los admiro, porque son grandes profesionales y, además, porque elijo siempre que puedo estar rodeado de mis afectos.

—¿Qué es amar? ¿Cuál es el "lado B" del amor? ¿Es fácil verlo?

—El lado B del amor es ese costado que solemos no querer ver: que hay amores que lastiman, que nos condenan al sufrimiento, en los que nos sentimos ignorados, celados, poseídos por el otro, cuando no agredidos. No es cierto que el amor todo lo pueda y que es un milagro. Mentira. Eso sólo ocurre cuando el amor es sano. Pero, desgraciadamente, muchos amores, la mayoría te diría, tienen una cuota de patología que va desde la escena de celos hasta la violencia más clara. Entonces quise denunciar algo: no todos los amores merecen ser vividos. se es el núcleo del mensaje de la obra. En cuanto a qué es amar, diría que el amor es el vínculo de dos personas solas que construyen un espacio compartido donde, si el vínculo es sano, la vida duele un poco menos. Pero hay que tener cuidado, porque cuando la pareja es enferma, a partir de ese espacio compartido, la vida duele mucho más.

—¿Por qué "no todos los amores merecen ser vividos"?

—Porque el amor es nada más que un sentimiento que experimenta alguien. Y las personas sienten de acuerdo a sus posibilidades. Entonces, si tenemos la suerte de enamorarnos de alguien comprensivo y compañero puede que ese vínculo nos mejore y haga felices. En cambio, si nos enamoramos de una persona enferma, nuestra existencia se puede transformar en un infierno. Y nadie tiene por qué quedarse en un lugar en el que lo ignoran, lo engañan, le mienten o lo maltratan sólo porque se ha enamorado.

EM_DASHSegún las cifras publicadas por la Dirección General de Estadísticas y Censos del gobierno porteño en 2016, en los últimos 13 años, el 50 por ciento de los que se casan se divorcian. ¿Cuáles son los ingredientes para que una relación de pareja funcione?

—No sé cuáles son los ingredientes del éxito de una pareja, porque todas las parejas son diferentes. De allí que el desafío de cada uno de encontrar qué necesita la persona que amamos para ser feliz y de poder transmitirle que requerimos nosotros. Una pareja sana se construye con tiempo, con comprensión y con la predisposición a ceder y modificar algunas cosas que pudieren lastimar a quien amamos. De allí que muchas relaciones fracasen en el intento y se separen. Pero no diría que esa estadística marca una tragedia. Por el contrario, trágico era quedarse toda la vida junto a alguien con quien ya no somos felices.

—¿Cuáles son las temáticas que más aparecen en el diván? ¿Qué ventajas tiene una persona que hace terapia sobre la que nunca hizo?

—Las temáticas siempre giran en torno a dos grandes temas: el amor y las pérdidas. No mucho más. Es obvio que esos dos temas tienen un abanico muy amplio. Con respecto a la segunda parte de tu pregunta, te diría que una persona que se ha analizado se conoce mucho más, se hace más cargo de sus errores, ha aprendido a no proyectar siempre la culpa en los demás, tiene permiso para decir que no y, si el análisis fue bueno, está capacitado para pelear por lo que desea. Necesariamente, esto te hace una persona mejor de la que eras antes de analizarte.

EM_DASHEn tiempos donde la violencia de género está más visibilizada que nunca, ¿a qué situaciones o a qué características de una pareja hay que estar atentos para prevenir una situación de violencia? ¿Cuándo hay que decir "hasta acá"?

—La violencia comienza con señales pequeñas: un grito, un insulto o un portazo. Y lo importante es estar muy atentos a esas señales, porque suelen anticipar la llegada de una violencia que puede ser mucho más grave. Pero claro, nos han inculcado tanto que al amor hay que perdonarle todo que, por lo general, no estamos atentos a esas señales, las dejamos pasar y cuando nos damos cuenta ya estamos envueltos en una situación peligrosa y angustiante. Por eso el momento de poner el límite es el minuto uno.

—¿Consideras que las redes sociales beneficiaron o perjudicaron las relaciones?

—Según. Como decía la frase que recibía a los consultantes del oráculo de Delfos: nada en demasía. Quiero decir que las redes, utilizadas de modo equilibrado, pueden favorecer los vínculos. Es hermoso poder hablar mirando a los ojos por teléfono a alguien que amamos cuando estamos de viaje, o saber a partir de un simple mensaje que el otro está bien. En cambio, si todo el tiempo estamos pendientes de hasta qué hora estuvo en línea, fantaseamos con quien estará hablando y peleamos porque alguien le dio un like a una foto, dejamos que la desmesura pervierta algo que, en sí mismo, no era malo. No son las redes las enfermas, sino las personas.

—¿La crisis económica del país influye en el estado anímico de la gente? ¿qué consejos das para poder aceptar lo que sucede y seguir confiando en vez de enojarnos y volvernos una sociedad quejosa y negativa?

—Es obvio que la crisis influye en nuestro estado de ánimo. Despreocuparse del hecho de que hay gente que tiene hambre y pierde el trabajo sólo porque nosotros estamos bien es un acto de insensibilidad que ronda en el egocentrismo. Pero atormentarnos todo el día, tampoco nos deja en condición de hacer lo que podamos por cambiar lo que sucede. Hay una diferencia entre la queja y la protesta. Podemos pasar la vida quejándonos sin que nada se modifique. En cambio, la protesta es acción, y ejerce una presión que, en ocasiones, puede cambiar la realidad. Muchos amigos sentados en un bar contando sus pesares son un grupo quejoso. En cambio, los chalecos amarillos de Francia no se quejan, protestan, se arriesgan, se la juegan, y por eso pueden esperar otros resultados.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});