Escenario

"No tenemos prejuicios para buscar repertorio o componer"

El líder del grupo, José Teixidó, explicó cómo funciona la banda que es capaz de cruzar el tango con el candombe, la murga o la cumbia.

Sábado 15 de Febrero de 2020

¿Es posible cruzar el tango con la murga, el candombe y hasta la cumbia? Para Amores Tangos sí. El grupo liderado por el guitarrista José Teixidó puede mezclar temas de Mariano Mores o Pugliese con canciones propias marcadas por la música latinoamericana, la improvisación jazzera, el folclore argentino o los ritmos brasileños. La idea de fiesta, de “orquesta de carnaval”, atraviesa todos sus shows, y el público siempre es protagonista. Con esta impronta, entre original e irreverente, la banda se presentará hoy, a las 21.30, en el teatro de la Plataforma Lavardén (Sarmiento y Mendoza).

   Amores Tangos se formó en 2008 en el under porteño, y desde entonces han editado tres discos de estudio y un DVD en vivo. Se presentaron en Latinoamérica y realizaron nueve giras por Europa, y fueron nominados a los premios Gardel y los Estrella de Mar. Esta noche mostrarán temas de su próximo álbum en vivo, que saldrá en abril, y en la voz estará como invitado el cantor Negro Falótico. El combo se completa con Juan Tarsia (piano), Mauricio Jost (bandoneón) y Augusto Argañaraz (batería).

   En charla con Escenario, José Teixidó dijo que el grupo no tiene límites ni prejuicios a la hora de crear y aseguró que la experiencia de Amores Tangos trasciende idiomas y fronteras.

   —¿Cómo es el show que vienen a presentar a Rosario? ¿Se concentran en algo en especial?

   —Podría decirte que nuestro show nunca se repite. Siempre es con alegría, y siempre hay algo nuevo. El sábado (por hoy) llevamos un cantor muy especial, el Negro Falótico, con quien vamos por primera vez a Rosario. Va a ser un show muy potente. Hay temas nuevos y nuevas versiones. Además vamos a contar con la participación de la cantora Dani Lesté y de Mariana Castaño e Inés Otero, de Subleva Tango, como invitadas.

   —¿Qué podrías adelantar del disco en vivo que van a editar en abril?

   —El disco en vivo contiene material que fue grabado en el Teatro Colón de Mar del Plata para nuestro primer DVD. Tiene temas de nuestros tres discos y algunas canciones nuevas. Va a salir sólo en formato digital y ya se puede escuchar el sencillo “Deshojando margaritas”.

   —Deduzco que tus influencias son muy variadas. De todas maneras te pregunto: ¿quiénes son los músicos que más te han marcado?

   —Muy variadas son seguro. Podría empezar por mi viejo, guitarrero de tango y folclore, que de chico me hizo escuchar a Los Beatles, a Silvio Rodríguez, mucho tango y folclore, y me enseñó a tocar la viola. En un lista rápida puedo nombrar a Mercedes Sosa, el Flaco Spinetta, Piazzolla, el Polaco Goyeneche, Lennon y McCartney, Gardel, el Cuchi Leguizamón y Patricio Quinteros. Creo que además del talento enorme, estos artistas siempre tienen algo para decir que vale la pena.

   —Han hecho nueve giras por Europa. ¿Qué fue lo más impactante para ustedes de la experiencia europea?

   —En Europa lo más impactante es la cantidad de lugares, festivales, teatros y milongas donde tocamos. Hacemos muchísimos shows en poco tiempo y para una banda eso es lo más. En los países donde no se habla castellano hacemos más música instrumental, pero el efecto que se genera es el mismo. Podría decirte que la experiencia de Amores Tangos trasciende las fronteras y los idiomas.

   —El estilo del grupo fue mutando del tango hacia un estilo más relacionado con la canción latinoamericana y otros ritmos, desde el candombe hasta la música brasileña. ¿Cuál te parece que es el elemento que une esta diversidad? ¿Qué es lo que más caracteriza al grupo?

   —Creo que el elemento que une esta diversidad es la ausencia de prejuicio, es un “no elemento”. A la hora de buscar repertorio o componer, no hay prejuicios. Se vive, se toca, se experimenta y después se decide si la canción va o no va. Creo que nuestro público también disfruta de esto, de la falta de prejuicios.

   —En su último disco de estudio también aparece una cumbia. ¿Hay límites para el grupo? ¿Cómo estirar los límites sin perder la esencia tanguera?

   —No hay límites a la hora de crear. Hay un camino, una búsqueda y deseos, pero no un límite específico. Como dice el dicho “se gana lo que se pierde” o “sólo se puede ganar lo que se está dispuesto a perder”. Creo que al juntar una cumbia con el clásico “Nada” nuestra esencia se reafirma.

   —¿Cuáles son los planes de la banda para este año?

   —En primer lugar vamos a tocar en Second Edition of Jazz en Sharjah, en los Emiratos Arabes Unidos. Tenemos grandes expectativas y ya estamos aprendiendo algunas palabras en árabe. Va a ser nuestro primer show en Asia. Después tenemos dos giras europeas, vamos a tocar en la Patagonia, editaremos el disco en vivo y vamos a seguir difundiendo nuestro último sencillo, “Quién soy yo”, grabado con un coro de más de cuarenta mujeres.

Cómo es tocar para Mick Jagger

En febrero de 2016, durante la última visita de los Rolling Stones a la Argentina, los músicos de Amores Tangos tocaron para Mick Jagger y un pequeño grupo de acompañantes en el restaurante Casa Cavia de Buenos Aires. “El encuentro resultó maravilloso”, recordó el guitarrista José Teixidó. “Pensábamos que íbamos a tocar dos temas y al final terminamos cantando una hora, entre temas nuestros y clásicos, y además charlamos del tango como danza, de nuestra música y del bandoneón”, relató. “El tercer tema fue la milonga «Sanata», y Mick Jagger sacó el teléfono para filmarnos. En ese momento lo miré al bandoneonista, Nico Perrone, y le dije algo así como: «¿Vos te das cuenta de lo qué está pasando? ¡Jagger nos está filmando a nosotros!»”, rememoró entre risas. “Jagger fue muy amable, muy cordial, charlaba como un músico más y hasta accedió a sacarse un foto con nosotros”, concluyó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario