Escenario

No Te Va Gustar: "No tenemos la fórmula para gustarle a la gente"

Emiliano Brancciari habló del éxito del grupo antes de su show en Metropolitano, tras la gira europea y luego de haber llenado dos estadios de Vélez en abril con la presentación de su octavo álbum.

Sábado 20 de Junio de 2015

"Sabemos que haciendo lo que nos gusta somos más felices y eso se nota desde afuera", confiesa Emiliano Brancciari desde su casa en la pequeña ciudad de Piriápolis, en la costa uruguaya. El líder de No Te Va Gustar (NTVG) habla de vivir una vida tranquila, de disfrutar el amor del público y de no traicionar los principios, como claves fundamentales del éxito que atraviesa el grupo.

Sobran motivos para catalogar a NTVG como el grupo del momento. La banda uruguaya acaba de llegar de su gira europea que la llevó a pisar los escenarios de Londres y España, luego de haber llenado dos estadios de Vélez en abril con la presentación de su octavo álbum "El tiempo otra vez avanza", logrando así un hecho inédito. Desde su lanzamiento en octubre de 2014, el álbum debutó Nº1 en ventas en iTunes en toda América Latina y el primer sencillo "Comodín" (en el que participa Charly García) lideró los charts de radio y televisión en Argentina durante 8 semanas consecutivas. Además, el disco producido nada menos que por Joe Blaney, alcanzó el status de Platino en Argentina y formó parte de los 50 mejores discos del año a nivel internacional y en el primer puesto entre los artistas latinos en la tienda Rhapsodhy de Estados Unidos.

"Miles de abrazos que no nos dimos, nada de esto es lo que yo esperaba, maldito el riesgo, nos pegó en la cara", profesa "La cuerda", séptima canción del octavo disco de NTVG, quizás poniendo a flor de piel los sentimientos por la pérdida de su compañero de ruta, Marcel Curuchet, en 2012, a quien le dedican el disco. Lo cierto es que en el último material discográfico del grupo argentino-uruguayo subyace un mensaje melancólico y reflexivo, aunque audaz y desafiante como la mayoría de sus letras. Ya en su gráfica, se ven los engranajes del interior de un reloj que marca los segundos, las horas y los días de éxito de este grupo que según su líder, "siempre estuvo en el mejor momento".

Antes de la presentación oficial de "El tiempo otra vez avanza", esta noche, a las 21, en Metropolitano (Alto Rosario Shopping), el frontman del grupo habló de todo con Escenario: contó qué lo influencia para componer sus letras, dijo que el rock argentino está en un recambio generacional y aseguró que, aunque pasaron momentos dolorosos, la esencia del grupo no ha cambiado.

—¿Cómo definís este nuevo disco y cómo fue la experiencia de grabar con Joe Blaney?

—Es un disco bastante directo y sencillo ya que lo grabamos todos juntos. Era un sueño trabajar con Joe Blaney. El nos convenció de que teníamos que tocar todos juntos a la vez. Y eso fue un desafío para nosotros porque somos nueve. Estábamos acostumbrados a grabar en capas, y esta forma de grabar hizo que hubiera complicidad, espontaneidad e inmediatez. Fue una experiencia totalmente distinta. Es lo más parecido a lo que somos en vivo. La música es mucho más viva.

—¿"El tiempo otra vez avanza" tiene que ver con la situación emocional del grupo?

—En un momento el tiempo se detuvo a nivel emocional por la pérdida de nuestro compañero. Aunque seguimos haciendo cosas, lo hicimos por la inercia, era la única forma de salvar al grupo. Pero después con el tiempo empezamos a disfrutar de lo que nos pasa.

—¿Cómo se hace para parar, dejar la inercia de lado, detener los tiempos comerciales y hacer música a conciencia?

—Se dio solo. Al principio nos refugiamos en el grupo y nos enfrentamos al dolor de esa forma. Creo que fue la mejor decisión porque cuando uno estaba mal se apoyaba en el otro, nos fuimos curando juntos. Fue la mejor decisión más allá de que a veces las cosas te sobrepasan. A veces, había algunos responsabilidades que no teníamos muchas ganas de cumplir pero el resto del grupo te levantaba y te hacía ir para adelante.

—En el disco incursionan en temas como el amor, el dolor, la ausencia y hasta hablan de un cura violador en "Sólo vino". ¿Qué tanto influye la realidad en sus letras?

—Hablamos de todo lo que nos interesa. Desde lo que nos pasa interiormente hasta lo que sucede alrededor, desde nuestra forma subjetiva de ver el mundo. En este caso, "Sólo vino" tiene un disparador que es la cantidad enorme de curas pedófilos que existen y es lo que más repugnancia nos da. Además, produce una impotencia tremenda por la inocencia de un niño. La letra es muy lúgubre, es muy difícil de cantar, por eso quisimos que la música no tuviera nada que ver y te llevara hacia otro lado.

—¿A qué atribuyen el éxito del grupo? Tienen la misma convocatoria que One Direction, ambos llenaron dos estadios de Vélez.

—(risas) Sí, lo más importante es que nosotros lo hicimos sin ningún aparato atrás. Empezamos de a poco, tocando para 50 personas en lugares under y el boca a boca hizo que nos empezara a conocer más gente. Y en estos últimos 12 años empezó a venir cada vez más gente a vernos y pasamos de salas chiquitas a lugares más grandes hasta que salimos del under. Es inédito para un grupo uruguayo haber llenado dos estadios de fútbol. Hay que disfrutarlo y hay que saber recibir ese cariño y cuidarlo.

—¿Están en su mejor momento?

—Sí, pero siempre lo sentí, no es nada nuevo. Siento que artísticamente estamos muy bien y como grupo humano también. Y lo demás nos va acompañando. No tenemos la fórmula para gustarle a la gente, lo que sabemos es que haciendo lo que nos gusta somos más felices y eso se nota desde afuera. Por eso tratamos de no traicionar eso y seguir dándole amor a lo que hacemos. En ese sentido, siempre estuvimos en el mejor momento, y esperamos que el año que viene sea mejor.

—¿Cómo es tu vida en Uruguay?

—Vivo a 90 kilómetros de Montevideo, en Piriápolis. Es un lugar muy tranquilo salvo en verano que se llena de gente. Está lleno de cerros y playas, es hermoso. Disfruto mucho de estar con mi hijo, con mi familia, mi mujer. Disfruto de las cosas simples como escuchar música o prender la estufa.

—¿Cómo se llevan con la fama?

—Son momentos. No vivimos todo el tiempo rodeados de gente pidiéndonos fotos. Eso es cada tanto cuando salimos de gira. Hoy una foto parece más importante que cualquier otra cosa. Más allá de los momentos de encuentro, vivimos una vida normal y tranquila.

—¿Cómo ves la escena rockera argentina?

—Admiro a muchos músicos argentinos, desde Sumo, Soda Stereo, Charly García, La Pelotas, hay muchas bandas que me gustan y que han influenciado lo que hacemos. Creo que el rock argentino está en un recambio generacional natural y es ahí donde entramos nosotros también. Es lógico que eso ocurra porque hubo varias bandas que dejaron de tocar o se separaron.

—¿Ves positiva la determinación del gobierno de Pepe Mujica de legalizar la marihuana?

—Lo veo muy positivo, como todo lo que ayude a la libertad y no sea peligroso. Creo es un paso adelante, primero de todo, reconocerlo, y después tratar de evitar el mercado negro. Ojalá que sigan el camino de Uruguay. Mirá que yo no fumo todos los días ni mucho menos, pero estoy a favor de la libertad.

—¿Qué cambió de esos chicos que empezaron en el 94 hasta hoy?

—El balance es sumamente positivo. Viajamos por 22 países, hicimos la música que quisimos como quisimos, formamos nuestras familias. Como grupo, la esencia no ha cambiado, seguimos haciendo lo que más nos gusta. Lo que cambió fue la infraestructura y todo lo que pasa alrededor, que se hace con mayor responsabilidad y cada vez más gente nos quiere ver.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS