Escenario

"No podría haber hecho ese disco sin la cocaína"

Joaquín Sabina confesó detalles del vertiginoso proceso de grabación de "19 días y 500 noches", su exitoso álbum de 1999.

Miércoles 05 de Febrero de 2020

mirando atrás. Sabina recordó su época "más enloquecida" en un libro.

Más de medio millón de copias vendió Joaquín Sabina de "19 días y 500 noches", su undécimo y aclamado disco de estudio, editado en septiembre de 1999 como colofón a una etapa de su vida totalmente excesiva en todos los aspectos. El invierno (boreal) de 1998 "fue la época más enloquecida" de un Sabina a punto de cumplir 50 años —los alcanzaría durante el proceso-— y empeñado en escribir su obra más magna. A esa tarea se entregó con determinación manteniéndose a base de whisky, cocaína y café.

Este proceso agotador y con un punto suicida es el que se relata en "19 días y 500 noches. Sabina fin de siglo" (Juan Puchades, Editorial Efe Eme), un libro que en algo más de 200 páginas disecciona una de las obras más destacadas de la música popular española.

Como un taxidermista decidido a dejar para la posteridad un relato vivo y fidedigno de lo que aconteció veintipocos años atrás, Puchades profundiza en la creación del disco más importante de la vida de Sabina. Porque podría haber salido mal pero no: salió bien.

Eran los tiempos en los que demasiada gente tenía la llave de la casa de Joaquín en los alrededores de Tirso de Molina en Madrid, cuando su hogar era punto de encuentro y taller de canciones de manera constante, mezclando los días con las noches.

Desde marzo hasta otoño se volcó a la escritura de las canciones de "19 días y 500 noches", un proceso que el propio Joaquín rememora en el libro: "He sido mucho más moderado de lo que dice mi leyenda. Y he llegado a los setenta años, que se dice pronto".

Pero tras esta afirmación, confiesa que sin cocaína no hubiera sido el mismo disco: "No, absolutamente no. Ese punto de concentración obsesiva que da la coca es imposible de encontrar de otra manera. El disco es un disco de coca, completamente".

"Durante unos años la cocaína es una cosa estupenda para escribir canciones, luego no. Me dormía con el cuaderno en la mano, muy tarde, y cuando me despertaba iba directamente al cuaderno. Era capaz de estar dos o tres horas con un cuarteto o con un verso solo, corrigiendo", recordó.

De hecho, el ictus que sufrió en 2001 se lo atribuye Sabina "a la cantidad de coca, a no dormir, los cafés y whisky que me metí para escribir «19 días y 500 noches», que fueron dos meses sin dormir". Aunque defiende que seis meses antes de que le diera el ictus ya había dejado la cocaína.

Canciones y leyenda

Ese punto de locura no hace más que engrandecer la leyenda de un disco del que Juan Puchades reconstruye todas sus claves: la composición, la grabación, las canciones, el diseño, las fotografías, las giras o las versiones que ha dejado.

Son más de doscientas páginas que contextualizan, exploran y analizan con un detallismo tan profundo como fascinante, aportando pormenores inéditos y reveladores para entender el final del verano de un Sabina que llegó a su propia cima como creador, peleando con locura por escribir la canción más hermosa del mundo mientras redefinía su manera de cantar y componer.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario