Escenario

"No poder desobedecer el mandato hace que la tragedia sea inevitable"

"Felicitas" relata un crimen pasional en la alta sociedad porteña, al cual la directora Teresa Constantini le imprimió un perfil de "thriller psicológico", según adelantó a Espectáculos. La historia transcurre a fines del siglo pasado y los protagonistas son Felicitas Guerrero y Enrique Ocampo. Se trata de una historia ambientada en la Buenos Aires colonial...

Jueves 11 de Junio de 2009

"Felicitas" relata un crimen pasional en la alta sociedad porteña, al cual la directora Teresa Constantini le imprimió un perfil de "thriller psicológico", según adelantó a Espectáculos. La historia transcurre a fines del siglo pasado y los protagonistas son Felicitas Guerrero y Enrique Ocampo. Se trata de una historia ambientada en la Buenos Aires colonial en el corazón de la sociedad, patricia de la época, "pero bien se puede leer como un conflicto actual", aseguró Constantini. Después de seis años de iniciado el proyecto, con una inversión de más de 2,5 millones de dólares, un rodaje en locaciones reales y un elenco que incluye a Sabrina Garciarena, Gonzalo Heredia y Luis Brandoni, el filme se estrena hoy en los cines rosarinos.

—¿Cuál es el punto de vista que elegiste para contar la película?

—Es la historia de amor de Felicitas y de Enrique Ocampo. Presiento detrás de este crimen pasional, que es lo que primero llama mi atención, que entre Enrique y ella hay una gran historia de amor que empieza en la adolescencia. Poniéndonos del lado del patriarcado, el padre trunca ese amor para obligarla a casarse con un hombre mucho mayor que ella que es Martín de Alzaga.

—¿Te interesó explorar la influencia del patriarcado y el lugar reservado a la mujer?

—La historia transcurre en ese período, pero bien se puede leer como un conflicto actual. Me interesó abordar la tragedia. Tiene que ver más con mi formación de actriz sobre la tragedia griega y de Shakespeare. Me apasionaba la idea de trabajar sobre el género para poder contar el camino de una mujer que tiene su gran tragedia al no poder elegir y la consecuencia es la muerte ya sea física, suicida o muerte en vida.

—¿De qué forma la afecta el entorno?

—Después están el orden externo, en la forma del patriarcado, y en el héroe está la posibilidad de rebelarse o no. Es una historia arquetípica absolutamente. Por supuesto que el punto de vista de la mujer está muy presente porque ella es la que es privada de su libertad. Como a Enrique Ocampo también lo privan de su libertad al no permitirle estar con el amor de su vida. Pero seguimos el trayecto de los dos. El se va a la guerra, ella se casa con Alzaga y obedece el mandato del padre y por no poder desobedecer nunca la tragedia es inevitable.

—¿Se puede hacer un paralelo entre ese crimen pasional y la actualidad?

—A mí me llamó la atención que se diera en la clase alta. Al tiempo que sucede este crimen donde Ocampo asesina a Felicitas, también hay otros crímenes que quedan como a un costado porque éste llama la atención porque conmueve a la alta sociedad. De todas maneras no deja de tener su lado policial, pero lo más interesante era darle un ritmo a la historia y por eso la enfoqué como una especie de thriller sicológico.

—¿El caso de Camila O'Gorman es un referente de una situación similar?

—Camila se juega contra dos poderes enormes: la Iglesia y el político. En el caso de "Camila", que se cumplen 25 años del estreno, fue tan protagonista de una historia tan trágica y tan penosa para nosotros en definitiva porque es mujer y porque él es un cura y es condenada a un fusilamiento. Es impensable. La historia de Felicitas va por otro lado, pero sí se une a Camila en la imposibilidad de rebelarse contra esa fuerza que creo que en Camila era todavía más compleja.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS