Escenario

"No me banco sufrir", admitió la China Suárez

La actriz interpreta su primer rol protagónico y debuta en cine con una película que se basa en la autobiografía de Cielo Latini.

Domingo 07 de Junio de 2015

Vertiginosa, intensa, angustiante. Una historia de amor no correspondida. Eugenia "La China" Suárez debuta en cine con "Abzurdah", una película que la tiene como protagonista, con su extrema juventud y belleza y que se estrenó el jueves en Rosario. Y donde luce sin titubeos de debutante. Basada en una historia real, su personaje, Cielo, recorre el camino del aislamiento familiar, conoce a un novio por internet, queda atrapada en la obsesión por la delgadez que la llevará a un cuadro enfermizo, para finalmente estrellarse en un doloroso desamor.

"Trabajo desde muy chica, tengo responsabilidad, y disciplina. No es un juego. Soy privilegiada de vivir de lo que me gusta, tengo suerte en la vida, pero lo busqué", comenzó contextualizando La China en una entrevista con LaCapital. En sentido contrario de lo que experimenta su personaje en "Abzurdah" (dirigida por Daniel Goggi y coprotagonizada por Esteban Lamothe) para Eugenia el amor "no duele". "Tuve buenas experiencias, me criaron con mucho amor. Lo entiendo como un sentimiento completamente puro, genuino. Soy una persona a la que no le gusta sufrir, le huyo, no soy de estar de mal humor, soy una mina que le huyo a esas situaciones. Soy demasiado consciente de todo lo que tengo, tengo salud, una hija sana y hermosa, y todo eso se lo agradezco a Dios. No me banco el sufrimiento y menos me banco que otra persona me haga sufrir en cualquier circunstancia de la vida. Y no sólo en el amor, para mí el amor no duele", se planta, en el charla con éste diario en el marco de su primera película.

—El conocimiento masivo te llega por tus trabajos en televisión, y también por situaciones de tu vida privada, ¿cómo transitás esa relación con los medios?

—Lo de la exposición lo vengo aprendiendo de chica, es parte de mi trabajo. No hago las cosas para que se hable de mí. Cuando hablan de mi vida privada no le doy importancia, es gente que habla sin conocerme, tampoco los conozco a ellos. Para mí no tiene relevancia el asunto.

—Entre el estudio y la intuición, ¿cuánto vale cada parte para constituirse como actriz?

—No fui una chica que tuviera muchas herramientas actorales, es la verdad. Yo no había estudiado absolutamente nada, a diferencia de otros chicos que sí lo hicieron desde chicos. Fui aprendiendo sobre la marcha. Eso sí, me crié con actorazos que me tocó estar cerca de ellos, observándolos. Soy intuitiva, resolutiva: o las cosas me gustan o no me gustan, no tengo mucha vuelta. No soy demasiado racional, tomo decisiones también desde lo intuitivo.

—Fuiste mamá muy joven, ¿cómo compatibilizar con el trabajo de actriz?

—Mi principal objetivo en la vida, desde muy chica, era tener un hijo. Así que no siento que me genere ningún impedimento criar a mi hija (Rufina). Obviamente toda mi vida, horarios, se organizan alrededor de sus necesidades. Cuando mis amigas me dicen "estoy en un buen momento y no es el mejor para tener un hijo", yo les advierto que siempre la llegada del hijo va modificar las cosas, y que nunca queda un espacio «libre» en la vida para tener un hijo. Un hijo es lo más lindo de la vida.

—Cielo, tu personaje, ¿qué desafío particular te implicó?

—Un personaje difícil y lindo de hacer. Quedé satisfecha con el trabajo, pero uno siempre debe pensar que podría haber estado mejor. Es la única manera de mejorar, de aprender, de crecer. La base fue la confianza en la directora y el proyecto: confié desde el momento cero. La directora me ayudó; yo vengo de la televisión y tuve que aprender, hago mil gestos por minuto, la respiración, tuve que aprender. Me preparé con Andrea Garrote, una actriz genial con la que tuvimos muchos ensayos. Me ayudó a resetear mi trabajo, aunque, por supuesto, la televisión también te enseña, te da rapidez para resolver escenas, para cambiarte, colgar la ropa, aprender la letra, que todo esté impecable.

—"Abzurdah" incluye escenas de sexo, ¿cómo fue hacer esa parte?

— Me generaban temor en lo previo, pero luego resultaron como las demás. Pensaba que le estaba mostrando el culo al país, pero al final resultó sin problemas. Me ayudaron mucho a trabajar eso. De todos modos, la gente tiene que saber que las escenas de sexo no son lo más relevante de la película, no se trata de un thriller sexual. Cuando salgan del cine se van a quedar con otras cosas, no con las escenas de sexo.

—La historia se mete con un tema complicado, sanitario, el ideal de extrema delgadez femenino. ¿Cómo fue ese trabajo?

—El tema anorexia y bulimia es importante, actual. Diría cada vez peor. Deberíamos tomarlo con mayor seriedad. Parte de una distorsión de la autoimagen, depende de cómo uno se ve, de pronto te ves gorda y no lo estás. Está en uno aceptarse. La película está contada desde la perspectiva de Cielo. Mi creencia es que el amor no debería doler, cuando me sentí mal en un lugar me fui. Por supuesto que retirarse de una relación es siempre costoso.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS