Escenario

"No hay artista que no haya sentido la influencia de los Beatles"

The Beats rinde homenaje a los cuatro de Liverpool. Regresa a Rosario el próximo sábado con "Influencers", su nuevo espectáculo.

Domingo 21 de Julio de 2019

En 1996 fueron nombrados "la mejor banda beatle del mundo" en la Convención Anual de los Beatles en Londres y Liverpool. También fueron elogiados por la prensa inglesa y por Allan Williams, el primer manager de los Fab Four. Con tres décadas de historia, The Beats no es una banda tributo más. Tocaron en Japón, Europa y Latinoamérica; llenaron el Luna Park y siempre son un éxito en el Gran Rex. Sus shows son una mezcla de música y teatro: usan instrumentos y amplificadores de los años 60 y cuentan con el vestuario completo que los Beatles utilizaron entre 1962 y 1970. Su nuevo espectáculo se llama "Influencers", y se presentará en Rosario el próximo sábado, en el Centro de Convenciones del City Center.

"Influencers" es un juego de palabras entre el término que nació al calor de las redes sociales y una de las características por excelencia de los Beatles: ser influencia para millones de músicos y fans en general. "No hay persona en el mundo que no conozca alguna canción de los Beatles. Y no hay artista que no haya sentido su influencia. Claramente son música clásica", dijo en charla con Escenario Patricio Pérez, el George Harrison de The Beats. Antes de llegar a la ciudad, el cantante y guitarrista adelantó cómo es el nuevo espectáculo del grupo y contó cómo consiguieron los instrumentos originales que utilizaron los Fab Four en sus discos.

—¿Cómo es este show en relación a los anteriores?

—The Beats se caracteriza porque año a año renueva su espectáculo para toda la gente que habitualmente nos sigue. "Influencers" está renovado no sólo en su repertorio sino también en su puesta en escena, que tiene mucho de teatral, con escenografía, cambios de vestuario, pantalla gigante y videos nuevos. Es una propuesta renovada en un 70 u 80 por ciento.

—¿Se concentran en alguna etapa en especial?

—No, por lo general nos gusta hacer un recorrido y abarcar todas las etapas de los Beatles. Es un show que se pasea entre 1963 y 1970, y nos escapamos algunos meses para evocar a John Lennon y a George Harrison en sus etapas solistas. Pero el show es muy variado y tiene canciones de todas las etapas del grupo.

—¿Cuál es la etapa que a vos particularmente más te emociona?

—Desde el punto de vista emocional hay muchos momentos, porque van cambiando con los años también. Lo emocional tiene que ver mucho con mi infancia. Y lo relaciono con un disco como "Beatles For Sale", que lo empecé a escuchar a los siete u ocho años. Si hoy en día escucho alguna canción como "I Follow The Sun" o "Mister Moonlight"... Eso me remite a mi infancia con los Beatles. Es el primer momento virgen y es muy emotivo para mí. La discografía de los Beatles es rica y hermosa de principio a fin, pero esa etapa me moviliza especialmente.

—¿Cómo llegaron a tener la colección completa de los instrumentos y los amplificadores originales de los Beatles?

—Nuestra idea siempre fue poder completar la colección de los instrumentos, sabiendo que ellos en cada disco incluían algún nuevo instrumento o un nuevo sonido. Tenemos sitares de la India como los que usaba George Harrison, amplificadores valvulares de los 60 e instrumentos del 62, 63, 64 y 67. Eso también ayuda mucho a crear el sonido de esa época, se logra que sea exactamente igual al de sus discos y sus presentaciones en vivo. En el 2017 editamos un libro que se llama "1, 2, 3, 4!", con prólogo de Alejandro Dolina, que cuenta un poco cómo eran las grabaciones de los Beatles. Ellos transformaron el mundo de las grabaciones: antes de ellos había recursos muy precarios y después la tecnología fue avanzando, pero ellos la aprovecharon porque tenían una gran inquietud a nivel sonoro. En el libro mostramos parte de nuestra colección, con fotos y explicación de cada instrumento.

—¿Dónde consiguieron los instrumentos? ¿Tuvieron que invertir mucho dinero?

—Sí, pero como fue paulatino y a lo largo de los años no lo sentimos tanto. Conseguimos muchas cosas raras en los viajes. De Japón nos hemos traído varias guitarras que no se consiguen en otras partes del mundo, y en Inglaterra también hemos comprado. Una de las últimas que compramos fue una Framus de 12 cuerdas que John Lennon utiliza en la película "Help", incluso la canción "Help" la grabó con esa guitarra. Es una guitarra muy poco común, que ya no se consigue en ningún lado, pero la vimos de casualidad en un local de Inglaterra. Siempre estamos a la expectativa y a la búsqueda de instrumentos. Coleccionistas de otras partes del mundo también se contactan con nosotros para ofrecernos material que va apareciendo.

—El rock ya no tiene la misma popularidad o visibilidad de antes. Sin embargo las bandas tributo, de los Beatles, Queen y otros grupos, siguen teniendo éxito: hacen giras por el mundo y llenan teatros. ¿Por qué se da este fenómeno?

—Es por el enorme legado que dejaron estos artistas. Los Beatles inventaron una música que no existía. Generaron no sólo un cambio musical, sino también un cambio cultural y masivo que no se volvió a repetir y llega hasta hoy en día. Nosotros notamos influencia de los Beatles en bandas de todas las décadas, incluso de la actualidad. Yo escucho a artistas de hoy que tienen reminiscencias de los Beatles. La música de los Beatles es única y por eso todos vuelven siempre a esa raíz. Todos volvemos también a la música clásica: a Stravinsky, a Tchaikovsky, a Mahler. Son arreglos de los cuales antes no había registro. Y lo mismo pasa con los Beatles.

—¿Pensás que los Beatles califican como música clásica, que trascienden al rock?

—Lo son. Sus canciones se convirtieron en clásicos. No hay persona en el mundo que no conozca alguna canción de ellos. Y no hay artista que no haya sentido su influencia. Claramente son música clásica.

—Ustedes tocaron en Japón, llenaron el Luna Park y grabaron en los estudios de Abbey Road. ¿Qué sueño les falta concretar?

—Como The Beats, como banda, creo que ninguno. Sí tenemos muchos proyectos, y eso es lo que nos mantiene vivos y activos. Tenemos muchas cosas por hacer. Pero los sueños personales que teníamos con la carrera los hemos superado. Jamás pensamos que íbamos a presentarnos en otros países, que íbamos a llenar estadios o que íbamos a seguir vigentes después de 30 y pico de años. Eso realmente nos asombra. Nosotros trabajamos para que el público nos elija, no nos dormimos en los laureles. Siempre estamos pensando en espectáculos nuevos, aunque es difícil encontrarle la vuelta, porque los Beatles tocaron sólo por ocho años, su repertorio no es infinito. Igual lo hacemos, nos renovamos hasta con temas inéditos o escondidos, y estamos orgullosos de esta carrera que todavía nos sigue dando sorpresas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario