Escenario

"No estoy peleada con la TV; no aparece nada que me interese"

La actriz Valeria Bertucelli contó cómo fue actuar en "Viudas" y habló de "La suerte en sus manos". Confesó que habla con Adrián Suar y que le ofreció un papel para una próxima película.

Lunes 12 de Septiembre de 2011

La actriz Valeria Bertucelli, que protagoniza el filme “Viudas” que está en cartel con buena recepción del público, concluyó el rodaje de la película “La suerte en sus manos”, dirigida por Daniel Burman.

Bertucelli, quien protagonizó el último gran éxito del cine argentina en 2009 “Un novio para mi mujer”, atraviesa un 2011 instalada en la pantalla grande con la ya estrenada “Viudas”, de Marcos Carnevale y la nueva película de Burman.

“Viudas”, que está funcionando muy bien en taquilla, cuenta la historia de Elena (Graciela Borges), una mujer cuyo esposo muere y descubre que éste tiene una amante 30 años más joven encarnada por Bertucelli.

Por su parte, “La suerte en sus manos” narra el periplo de Uriel (Jorge Drexler), un hombre que trabaja en una financiera, es un jugador de póker online y se encuentra en un periodo de descontento con la vida hasta que se cruza con Gloria (Valeria Bertuccelli), una joven recién llegada de España, con la que vivirá un romance enmarcado en el mundo del juego.

“Mi mejor relación con el cine que con otros medios se fue dando de a poco”, dijo en el inicio de la charla la actriz. “No son sólo dos meses que uno filma porque está el tiempo anterior a ese trabajo”, añadió.

—¿Qué te llevó a trabajar en “Viudas”?

—Había varios desafíos; por un lado Graciela (Borges), que es una actriz que siempre admiré mucho, nos hemos llamado y hablamos de trabajar juntas. Para mí era un sueño trabajar con ella, igual que me pasó tiempo después con Norma (Aleandro), dos actrices con las que tenía ganas de trabajar y nunca encontrábamos el motivo. Graciela me llamó con este guión, y desde el principio me entusiasmó. Al leerlo tenía miedo que fuera la típica historia del hombre con la amante joven y la mujer ya grande, con cierta mirada machista pero el director (Marcos Carnevale) quería evitar eso. Es la historia de un amor dual y a cada rato me venía lo de “La insoportable levedad del ser” y los triángulos amorosos. Ellas en “Viudas” aceptan en un momento esa situación que les toca vivir, este país es machista pero por suerte va cambiando lentamente.

—¿Te lucís más en la comedia o en el drama?

—Las dos cosas me gustan mucho. La comedia la disfruto mucho, me encanta y me divierto al hacerla, en el drama uno está un poco más concentrado. Veo que son dos energías muy diferentes de manejar, con una sensibilidad más abierta. La comedia la siento más cerquita y arriba, mientras que en el drama uno tiene que bajar un poco más e ir a otro lugar, pero ambos géneros me encantan.

—¿Estás apartada de la televisión por algún motivo especial?

—No estoy mal con la televisión, hay ofertas de tevé que me llegan todo el tiempo, o sea que no estoy peleada, pero actualmente priorizo el cine, entonces en general van surgiendo proyectos que me gustan mucho más del cine y prefiero entonces hacerlos de inmediato. Con Adrián Suar hablamos muchas veces. Este año estaba la chance de hacer un unitario pero apareció la oferta del filme de Daniel Burman, que era algo que yo tenía muchas ganas de hacer, entonces Adrián prefirió ofrecerme otra película para el futuro. Lo puntual es que no estoy peleada con la TV, en realidad es que no aparece nada que me interese en este momento.

—Filmaste con Jorge Drexler “La suerte en sus manos” dirigida por Burman. ¿Cómo estuvo el rodaje?

—Hacer ese filme fue bárbaro, la pasamos espectacular con Jorge porque es una persona muy sensible, es un gran artista y era gracioso porque veníamos de mundos invertidos, él es músico y está en pareja con una actriz, yo soy actriz y estoy en pareja con un músico, cada uno sabía como era el mundo del otro, los dos teníamos mucha información. Jorge se preparó un montón para hacer un personaje, ensayó en España con un coach y se lo tomó muy en serio lo de debutar en cine. Es meticuloso con su música y encima entre nosotros surgió una empatía muy fuerte, teníamos gustos similares al crear las escenas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario