Escenario

"No creo en la definición de tango joven o viejo, la música no envejece"

Ariel Ardit, quien fue la voz de la orquesta El Arranque, presenta hoy en el Complejo Atlas un recital para celebrar sus dos décadas de carrera.

Viernes 12 de Julio de 2019

Mucha voz y pocas palabras. Ariel Ardit canta en escena lo que siente, y pese a que en la nota realizada por mail con Escenario no se explayó demasiado en sus conceptos, lo suyo está cuando toma el micrófono y le pone voz y pasión a la música ciudadana. "No creo en la definición de tango joven o viejo, la música no envejece", afirma quien fue el líder de la orquesta El Arranque y que se presenta hoy, a las 21.30, en el Complejo Cultural Atlas (Mitre 645) para festejar sus 20 años de carrera. Con 7 discos editados como solista, varios premios obtenidos —Konex Platino 2015, Carlos Gardel 2015 y 2017 y dos nominaciones a Latin Grammy—, Ariel Ardit (Córdoba, 1974) es actualmente una de las figuras tangueras de su generación.

—¿Con qué tango te sentís identificado?

—No tengo uno en especial. Cada uno que fui eligiendo cantar me identifica en uno o más sentidos.

—"Me gusta el tango que fue tildado de guarango" cantás en "Sencillo y compadre". ¿Cuáles son los tangos que no cantarías nunca y por qué?

—Hay letras de tango que han quedado algo desactualizadas. Me gustan los tangos atemporales, los que fueron escritos por los grandes poetas como Manzi, Discépolo, Cadícamo, Cátulo Castillo, Le Pera y Expósito. Y no me gustan los que hablan despectivamente de la mujer.

—Fuiste premiado con un Konex como mejor cantante de tango de la década 2005-2015, ¿qué considerás que marcó la diferencia entre otros intérpretes para llegar a tamaña distinción?

—La Fundación Konex premia seriamente la tarea realizada en 10 años. Entre el 2005 y 2015 realicé a pulmón la concreción de muchos proyectos: produje mis discos, formé y mantuve mi propia orquesta típica y logré hacerme espacio en la preferencia del público. También pude presentar discos de tango en grandes teatros, donde no es usual ver a un tanguero metiendo 1.900 personas, como ocurrió en el Opera cuando en el centenario de Aníbal Troilo, seguido de un especial en la Televisión Pública. Sumado a esto, sin dudas el homenaje realizado a Carlos Gardel en el aeropuerto Olaya Herrera de Medellín con orquesta sinfónica, seguramente marcaron alguna singularidad en esos 10 años respecto a mis otros compañeros cantores.

—Gardel y Troilo son ilustres tangueros a quienes homenajeaste, ¿qué otros tangueros están en tu top ten?

—Muchos, el tango tiene muchas figuras muy importantes que superan el top ten.

—Sos referente de una camada de nuevas voces tangueras, pero ¿hay un tango joven?

—Claro, hay mucha gente joven protagonizando el tango, nuevos intérpretes, instrumentistas jóvenes muy experimentados, compositores, arregladores con nuevas miradas. Hay hace años una renovación generacional. No creo en la definición tango joven o viejo, la música no envejece. Envejecen sus intérpretes y se van renovando.

—En medio del trap, de la música electrónica, del reggaeton, ¿cómo se hace para atraer a la juventud con el tango?

—El tango es una música de raíz, de esencia, estuvo y estará en nuestra cultura como distintivo. Y como todas las manifestaciones regionales tienen momentos de mayor o menor popularidad y masividad. Como intérprete debo intentar acercarme a las nuevas generaciones de muchas maneras, pero jamás desvirtuando la esencia de lo que representa esta música. Uno debe estar ahí como una opción más, entra otras opciones musicales. Las otras músicas siempre pasaron de moda, el tango siempre estuvo y estará.

—Recientemente hiciste un espectáculo en el que el tango y el flamenco se hermanan en un show. ¿Con qué otras músicas dialoga el tango?

—El tango tiene en su estructura riqueza melódica, rítmica y armónica. Puede dialogar con otras músicas por que su construcción originalmente proviene de otras músicas. El tango es una conjunción musical de inmigrantes que le imprimieron la profundidad de la música europea desde su nostalgia, en combinación con la rítmica rioplatense de origen afro. Todo eso se cocinó en nuestro suelo para hacer del tango una música muy amplia es su expresión.

—¿Creés que el rock argentino tiene ADN tanguero?

—No. Yo no creo que sea así.

—¿Cuál es tu próximo proyecto y con qué artistas de otros géneros, o incluso del tango, te gustaría grabar un disco?

—El proyecto inmediato es la formación de un nuevo grupo, un formato en el que pueda abarcar otras expresiones, teniendo el tango como eje principal, pero con sonoridades menos estructuradas. Y ese será mi próximo disco.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario