Escenario

New York Dolls: "Aprendimos a portarnos bien y hoy nos divertimos más que nunca"

New York Dolls debuta en Rosario treinta y siete años después. Será esta noche en Willie Dixon. David Johansen, voz de la legendaria banda de punk rock, desmitificó la historia "maldita" del grupo.

Viernes 17 de Abril de 2009

Con bastantes más años y sin los que desafortunadamente se fueron quedando por el camino (Billy Murcia murió en los 70 de sobredosis, Johnny Thunders falleció en el 91 y Arthur Kane en 2004), los New York Dolls seguramente ya no escandalizarán a nadie pero sus recitales siguen siendo igual de divertidos y potentes. Por esto y muchas cosas más, su primer show en Rosario, esta noche a las 22 en Willie Dixon, es todo un acontecimiento para la ciudad.

En sus conciertos siguen sonando las canciones de los aquellos discos —el homónimo y "Too Much Too Soon"— de la primera época de la banda, en los albores de los 70. Canciones que están en lo más alto de la fiesta del rock y a las que no les salieron ni una sola arruga en estos 37 años. "Siempre fuimos, somos y seremos sólo una banda de rock and roll divirtiéndose y haciendo que la gente baile y la pase bien", dice a La Capital el cantante de los Dolls, David Johansen, quien junto a su socio el guitarrista Sylvain Sylvain son los sobrevivientes de la banda original. Usa grandes anteojos oscuros de tía abuela y su cara luce tan surcada y curtida como las de Iggy Pop y Mick Jagger juntas. Pinta de viejo león descansando y esperando saltar de la jaula.

Separados en el 77, los New York Dolls tuvieron una nueva reunión en 2004, propiciada por Morrissey, fan confeso de la banda. Este encuentro dio paso a un impensado resurgimiento, que tendría su correlato en una gira mundial y en un álbum, "One Day It Will Please Us to Remember Even This", de 2006.

A Johansen no le interesa demasiado hablar de los 70, de lo que simbolizó la banda por aquellos años incluyendo el total desconocimiento de límites y fogueados en las cloacas del rock escandoloso de los 70. Léase: drogas, ambigüedad sexual, ruptura de las reglas rockeras vigentes, abriendo así el camino para bandas como los Sex Pistols, los Ramones y The Clash y, encima, vestidos como verdaderas muñecas neoyorquinas: botas de plataforma, estolas de piel, ajustados pantalones de cuero y mucho maquillaje.

—Aquel costado glam, ¿era una posición sincera o más bien una burla al glam rock?

—Nunca fuimos una banda glam.

La respuesta de Johansen además de escueta suena terminante.

—¿Por qué un retorno de los New York Dolls en pleno siglo XXI?

—Porque nuestra música aún importa en estos días, y porque Morrissey nos pidió que volviéramos. Nos divertimos tanto que decidimos continuar y, encima, la banda actual ya vivió más que la original.

—¿Volver a un escenario también significó el desafío de enfrentar la leyenda de la propia banda?

—Yo creo que es la misma banda de siempre y que los nuevos miembros son tan New York Dolls como los originales. La esencia permanece y nuestra propia leyenda no nos inmoviliza. Todo el mundo nos celebró tanto desde que comenzamos que sentimos que de algún modo estamos continuando como si el tiempo no hubiera pasado.

—¿Que significó que el propio Morrissey se ponga a hacer gestiones para que ustedes vuelvan a unirse?

—El fue como nuestro primer fan en Inglaterra en los días en que todavía ni siquiera era Morrissey, y estamos orgullosos de que muchos de nuestros fans como él llegaron a tener tanto éxito con sus propias bandas. En realidad, la mayoría de ellos son personajes tan creativos que ahora son dueños indiscutidos de su propio lugar en la historia del rock and roll. Estamos muy agradecidos de cómo nos trató Morrissey.

—Los Dolls fueron un detonador para la explosión punk que se generaría posteriormente. Fueron inspiradores de Ramones, The Smiths, Montly Crue y Sex Pistols, ¿por qué no se convirtieron en una banda popular como alguna de ellas?

—Lamentablemente no es algo que pueda responder, si hubiésemos sabido cómo ser más exitosos, no tengas dudas, lo hubiésemos hecho. De todos modos estamos felices con lo que somos ahora y con lo que nos tocó en esta pequeña historia.

—¿Qué se proponían ser en los 70?

—Siempre fuimos, somos y seremos sólo una banda de rock and roll divirtiéndose y haciendo que la gente baile y la pase bien.

—¿Cómo sobrevivieron a aquellos años de excesos?

—Aprendimos a portarnos bien y lo increíble es que hoy nos divertimos más que nunca.

—Hasta dónde llegarán estos renacidos Dolls?

—La gente lo dirá, porque estaremos mientras haya público. l

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS