Escenario

Natalie Pérez: "Quiero salir de mi zona de confort"

En su mejor momento como actriz, presenta su primer disco el sábado en Rosario. Protagonizará "Pequeña victoria" en Telefé.

Domingo 11 de Agosto de 2019

Multifacética y descontracturada. Natalie Pérez va de la tv al cine y del cine al escenario como si fuera de la cama al living. Debutó en "Chiquititas" en 1999 y desde hace 20 años formó parte de éxitos televisivos como "Graduados", "Las estrellas" y "Esperanza mía", y muy pronto protagonizará la nueva novela del prime time de Telefe, "Pequeña Victoria". El año pasado coprotagonizó "El Host" por Fox junto a Adrián Suar y paralelamente se lanzó como cantante. Su disco debut, "Un té de tilo por favor", que cuenta con 11 canciones de su autoría con sonidos orgánicos y autóctonos latinoamericanos fusionados con el pop, estuvo nominado a los Premios Gardel por mejor álbum pop y arte de tapa. Su primer single "Algo Tiene", con su frescura latina, supera las 26 millones de reproducciones y ya compartió escenario con Natalia Lafourcade y Joss Stone.

Tras agotar su primer show en La Trastienda de Capital Federal, Pérez comienza una gira por todo el país con su primer disco. En Rosario, lo hará el próximo sábado en el Complejo Atlas (Mitre 645). Pero antes, esta artista ecléctica que además estará en Netflix, charló con Escenario sobre su presente: "Estoy en un excelente momento de mi carrera como actriz, tengo las mejores propuestas que soñé toda mi vida, pero quiero salir de mi zona de confort". Y contó sobre su nuevo protagónico: "La novela ("Pequeña Victoria") toca temas profundos como el cambio de género".

—¿Arrancaste tu carrera musical cantando "El elefante", "El payaso Plin Plin" en versión electrónica?

—Sí, ¡y no sabés lo bueno que estaba! Eramos un grupo de cinco chicos que cantábamos clásicos infantiles en versión electrónica. Tenía 12 años y la electrónica no estaba de moda, así que el productor fue un visionario. Con esa banda canté ante 60 mil personas en el Chateau Carreras de Córdoba.

Embed

—Hoy, 20 años después lanzás tu primer disco... ¿Por qué ahora?

—Soy impulsiva para todo y pensé que este era el momento. La gente que me quiere me dice que tengo que cantar, así que empecé a escucharlos. A veces uno no ve las cosas y te hacen abrir los ojos hacia nuevos mundos. Más allá de que aprendo permanentemente, sentí que estaba un poco achanchada, en mi zona de confort, así que fue un poco un desafío. Hay gente que nunca quiere salir de su zona de confort. Pero estamos los pasionales, los arriesgados y los artistas para dar vuelta los 360 grados. Así que el deseo fue de ser auténtica, de ser mi propia jefa. Como actriz siempre estás cumpliendo los deseos de otros, y esta vez le muestro a la gente quién soy yo, no detrás de un personaje, transmito el arte desde otro lugar. Me entusiasma. Soy re contra mil nueva en la música y es arriesgado. Estoy en un excelente momento de mi carrera como actriz, tengo las mejores propuestas que soñé toda mi vida. Pero quiero experimentar.

—Te arriesgaste a hacer algo más original y no caíste en el electro pop o reggaetón... Y te la jugaste con el nombre del disco, "Un té de tilo por favor".

—El reggaetón no me representa tanto. Y creo que todo es pop. Me gusta la música en general. El nombre del disco es educado, prolijo, tierno, y con el mensaje subliminal de que bajemos un cambio, que estamos todos muy acelerados.

—¿Cómo fue compartir escenario con artistas como Natalia Lafourcade y Joss Stone?

—Fui telonera de Natalia en el Gran Rex, soy admiradora, es una referente musical para mí. También fui telonera de Joss Stone en el teatro Colón, fue impensado. Ella es una artista impresionante y estar cantando en ese lugar fue muy loco.

—¿Qué vio Adrián Suar en vos para elegirte en "El Host"?

—Lo conocía a Adrián de los pasillos así que me dio nervios que me convocara. Y obviamente fue un honor. Además que sea para Fox, que es una cadena internacional. Fue un orgullo. Debo reconocer que soy una empleada muy aplicada. Llego temprano, sé la letra, le pongo onda, creo que un poco me lo gané.

—¿Qué podés adelantar de tu nuevo protagónico en "Pequeña Victoria" en Telefe?

—Va a estar buenísima. Arranca a mediados de septiembre. Es una comedia dramática, una propuesta fuerte de Telefe, que ya desde hace años viene tocando temas de actualidad. En este caso es cómo cuatro mujeres pueden tener un hijo. Mi personaje alquila su vientre y es ex prostituta. Hay un mundo de chicas trans que uno no está acostumbrado a ver y de repente va a estar en la mesa de tu casa.

—¿Qué otros proyectos tenés?

—Se estrena "Un amor de película" que hicimos con Nicolás Furtado. Y voy a lanzar una versión de luxe del disco con artistas invitados. Y en marzo se estrena una serie en Netflix que hice con Sebastián Wainraich.

—¿Sentís la presión de ser exitosa, ser excelente madre, novia o esposa, estar siempre espléndida, tener la casa impecable...?

—No siento la obligación de ser diosa ni exitosa. Sí tenemos estereotipos que vemos en la tele, pero eso está cambiando. Tengo canas y granos, nadie es perfecto, incluso lo muestro en redes. La belleza viene por otro lado. Las reglas se las pone uno. Si te gusta cocinarle a tu marido no es decir "viva el patriarcado" es que tenés ganas de hacerlo. En la novela se están tocando temas profundos como una mujer que quiere hacer cambios de género y que el amor no es perfecto. Todos con luz y maquillaje somos lindos. Igual a mí me dicen que soy más linda personalmente (risas). Hay estereotipos de héroe y heroína y yo propuse enamorarme de un feo (risas)...

—Mejor enamorarte de Nicolás Furtado...

—O de un galán como Alan Sabbagh, que es más confortable para abrazar.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario