Escenario

"Nadie sabe componer una canción popular porque el gusto de la gente se transforma"

"Nadie sabe cómo se hace una canción popular", dice el cantante y compositor canario cuyo nombre, vaya paradoja, se hizo conocido a partir de una canción tan popular como "Contamíname". Pedro Guerra toca esta noche, a las 21.30, en el teatro Lavardén, los temas de "Vidas", un disco íntimo que surge tras cuatro años de un silencio autoimpuesto. Guerra explica por qué éste es el disco "más coherente" que compuso a lo largo de su vida. O de sus "Vidas".

Sábado 09 de Agosto de 2008

"Nadie sabe cómo se hace una canción popular", dice el cantante y compositor canario cuyo nombre, vaya paradoja, se hizo conocido a partir de una canción tan popular como "Contamíname". Pedro Guerra toca esta noche, a las 21.30, en el teatro Lavardén, los temas de "Vidas", un disco íntimo que surge tras cuatro años de un silencio autoimpuesto. Guerra explica por qué éste es el disco "más coherente" que compuso a lo largo de su vida. O de sus "Vidas".

—¿Este es el disco más coherente de tu carrera?

—Pienso que en los dos discos anteriores trabajé más una línea de investigación de sonidos, y en este disco me planteé una cuestión más clásica, trabajar con una banda base, de piano acústico, bajo, batería y guitarra. Yo pienso que este trabajo, a nivel de escucha, tiene un sonido más coherente, más compacto. Me refería básicamente a ese planteamiento cuando dije que era más coherente.

—¿Por qué decidiste incluir a tu hijo y a tu padre en la tapa y sobre interno de "Vidas"?

—Sí, hay una especie de álbum familiar, con mis padres, mis abuelos, los padres y abuelos de mi mujer, nuestros hijos, nuestros sobrinos, nuestros hermanos. Bueno, cuando se planteó el título "Vidas", pensamos que podíamos tirar por ahí, por todas las vidas que han rondado en torno a las nuestras, que nos han hecho como somos.

—¿Esa intimidad también se volcó hacia la música?

—Sí, porque también son canciones que surgen de esos momentos de descanso. En esos dos años yo hice una vida muy familiar, muy de mi casa, entonces surgieron canciones con ese tono, de reflexión, de cosas muy cercanas.

—¿En qué se diferencia este trabajo con las canciones de tu disco debut "Golosinas"?

—Creo que este disco tiene más que ver con "Golosinas" que con cualquier otro trabajo mío. Ese era un disco con pocos planteamientos, había unas canciones, se grabaron y ya está, no había búsqueda, ni nada. En todo caso, siento que siempre fui el mismo, siempre es la misma persona la que se sienta a componer. Cuando afronto un disco nuevo intento un planteamiento un poco más diferente, sin que haya rupturas porque no soy amigo de eso. Busco pequeños cambios.

—Creo que este disco tiene más que ver con "Golosinas" que con cualquier otro trabajo mío. Ese era un disco con pocos planteamientos, había unas canciones, se grabaron y ya está, no había búsqueda, ni nada. En todo caso, siento que siempre fui el mismo, siempre es la misma persona la que se sienta a componer. Cuando afronto un disco nuevo intento un planteamiento un poco más diferente, sin que haya rupturas porque no soy amigo de eso. Busco pequeños cambios.

—¿Apuntás a que tu canción sea lo más popular posible?

—No, yo apunto más a sacar lo que siento que tengo que contar en cada momento. Después si tienes la suerte de llegar a más público, mejor. Pero no me senté nunca a componer pensando en "voy a intentar hacer una canción más popular". Eso es un trabajo baldío, no lleva a ninguna parte, porque los gustos del público se transforman constantemente y nadie sabe cómo es que se hace una canción popular. La canción que acaba teniendo éxito generalmente es una sorpresa, ya que nadie espera que ésa sea la canción exitosa.

—¿Parafraseando tu disco, hay una vida ideal?

—Hay un ideal de vida, no sé si hay una vida ideal. Uno intenta vivir conforme a buscar o encontrar lo que considera la vida mejor, esto tiene un lado personal y un lado colectivo. Es difícil definir cuál es mi ideal de vida, pero el disco "Vidas" está impregnado de cierta nostalgia. Siempre digo que existe la gente que tiene 60 años, conocieron una forma de vida y el mundo se transformó, pero ellos siguieron viviendo con su forma de vida de siempre; y existen los que tenemos 40, como yo, que hemos vivido a medias entre una forma de vida y la nueva. La nostalgia está en sentir que el ideal de vida pasaría por un equilibrio mayor entre las cosas buenas de las formas de vida de antes y las cosas buenas de las formas de vida de ahora.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario