Escenario

Músicos locales recorren uno de los caminos más luminosos del Flaco Spinetta

 Rubén Goldín, Bonzo Morelli, Fabián Gallardo, Coki Debernardi, Gonzalo Aloras, Ike Parodi, y muchos más, brindarán un homenaje a Pescado Rabioso.

Martes 06 de Octubre de 2015

 “Todo camino puede andar / Todo puede andar”. Luis Alberto Spinetta abre con esas frases “Cantata de puentes amarillos”, una de sus canciones más surrealistas y emblemáticas, incluida en el que para muchos es el mejor disco del rock nacional, “Artaud”.

El álbum cerró la etapa artística con la que el Flaco había dado el primer volantazo de su carrera. Maniobra que, como lo haría durante toda su vida, sorprendió a más de uno con el sano desafío de no repetir fórmulas.

 Esa experiencia se llamó Pescado Rabioso y fue con la que su música vio la luz tras la disolución de Almendra y de la edición de “Spinetalandia”. Pescado Rabioso fue un grupo que no tuvo una formación estable, que grabó tres discos en forma oficial (más algunos simples) y que surgió con un rock crudo, pesado, más cerca de Led Zeppelín que de The Beatles, con un Spinetta que se mostraba más visceral.

Ese período tuvo su magistral coda con la edición del disco de tapa verde y deforme, que lleva el nombre del escritor Antonin Artaud. Ahí, Spinetta pegaba un nuevo volantazo en otra dirección. Primero desarmó el grupo y enseguida llamó a un par de amigos y a su hermano Gustavo para grabar lo que sería un broche de oro a Pescado Rabioso con una colección de canciones casi solistas.

Recorrer ese camino imaginario, “azul” y “con sombras” que se pueden “comparar con cipreses que se ven en sueños” como dice el homenajeado en “Cantata…”, lleno de tanta música y poesía, es la forma que un grupo de músicos de Rosario encontró para brindar un homenaje a Pescado Rabioso.

La lista de participantes abarca a distintas generaciones de cantantes. Rubén Goldín, Fabián Gallardo, Coki Debernardi, Gonzalo Aloras, Ike Parodi, Ignacio Arigós, Daniel Pellegrinet (Color Chino) y Sergio Alvarez, entre otros, subirán al escenario de Teatro Vorterix (Salta al 3500), el viernes 16 de octubre para “revisitar” uno de los hitos del rock nacional.

El gestor del homenaje a la etapa más rockera del Flaco es el guitarrista Bonzo Morelli. El músico está ensayando con todo, junto a su grupo (el legendario Marcelo Sali, en batería; Lucas Russo, en órgano Hammond; Fer Prieri, en canto, y Martín Valci, en bajo), para ajustar detalles del repertorio. El show contará además con dos bateristas invitados, el también histórico Dubby Ramos y Pupe Barberis, quienes subirán para tocar un tema cada uno.

“Hace un año que tenía ganas de armar esto”, dice Bonzo a La Capital, y argumenta: “Se hicieron varios homenajes a Spinetta, pero yo quería hacer algo más específico con Pescado”. Es que, además de extensa, la obra del Flaco es lo suficientemente rica en matices y el grupo que formó después de Almendra da para una revisión.

Morelli también dice que esa etapa de Spinetta lo marcó cuando era un pibe de 13 ó 14 años.  “Al Flaco lo descubrí por Pescado Rabioso. Antes había escuchado algo de Invisible y la primera vez que lo vi en vivo fue en el estadio cubierto de Newell’s cuando presentó A 18 Minutos del Sol, que tenía una onda muy jazzera. Un día, en la casa de un amigo, escuché un disco que arrancaba con “Post crucifixión”, que tenía un riff tremendo. Me gustó tanto que me compré ese Lp. que traía “Nena boba”, “Cementerio Club”, “Credulidad”, “Como el viento voy a ver” y “Blues de Cris”.

“De esa forma lo descubrí y me pegó mucho con sus letras y musicalmente, que era bastante power y bien rockero. Spinetta nunca más hizo ese tipo de música hasta los Socios del Desierto. Descubrir a Spinetta fue escuchar a Pescado Rabioso”.

Al momento de darle forma al concierto del próximo 16 de octubre, el guitarrista no dudó en buscar a cantantes rosarinos que no sólo se identifiquen con la música en cuestión sino que hayan tenido alguna vinculación con la obra de Spinetta. La lista surgió a medida que Morelli hacía correr la voz sobre la realización del recital, aunque además de las buenas intenciones había que hacer una selección.

“Pensamos en cantantes que tuvieron que ver con la música de Spinetta, o que hayan estado cerca a él y obviamente que les guste la música. Fabián Gallardo, por ejemplo, participó en “La,La,La” con Fito Páez. Gonzalo Aloras grabó con Luis; Goldín es el Spinetta rosarino; Ezequiel Salanitro, de Los Bardos, participó en un disco de grupos del under y grabó un tema de Invisible. Hay dos alumnos míos, Majo Clutet y Giuli Romagnoli, que harán “Cantata de puentes amarillos”. Soledad Gauna cantó en un disco que hizo Musimedios con temas de Spinetta”.

Acerca del repertorio elegido obvio estará centrado en “Desartormentándonos”, “Pescado Dos” y “Artaud”, más clásicos que no están en esos discos como “Post crucifixión” y “Despiértate nena”. Bonzo prefiere no difundir la lista de temas con los respectivos intérpretes, pero aclaró que se escucharán todos los matices. Desde los rocks crudos hasta algunas de joyas de “Artaud”.

“El repertorio de Pescado no es tan grande, pero cada tema tiene lo suyo. Nos pusimos a trabajar en el audio con Lucas Russo que toca el órgano Hammond muy bien, y ese instrumento es fundamental para este tipo de música”, agrega Morelli.

Una de las aristas que más le interesaba a Bonzo era justamente reproducir en vivo el sonido que impuso Carlos Cutaia en el segundo trabajo de la banda. “Lucas Russo es de Rosario y tocó con David Lebón. Lo convocamos porque le gusta muchísimo la música de Spinetta y porque es muy bueno con el órgano Hammond que es fundamental para lo que vamos a hacer”, dice Bonzo.

“Si uno escucha cualquier grupo que tuvo Spinetta, verá que estuvieron los teclados de (Diego) Rapoport, Leo Sujatovich, Juan del Barrio, que tenían sus partes. Pero en Pescado, Cutaia estaba tocando todo el tiempo, salvo en el primer disco que estaba Bocón Frascino en el bajo. Después de ese álbum hay una transición: Frascino se va y quedan Cutaia, Black Amaya y Luis, y Cutaia hacía los bajos con los pedales del órgano. Con esa formación de trío grabaron los dos primeros temas de Pescado 2; después entró David Lebón a tocar el bajo y quedó el cuarteto”.

Morelli sostiene que “Pescado Dos” es el “Album blanco” (por el famoso disco de The Beatles) de Argentina. “Me gustan todos los discos de la banda. Obviamente, el primero es un rock bastante duro con un canciones como “Blues de Cris” o “Serpiente viaja por la sal”, pero “Pescado Dos” resume o es algo parecido en ese momento a lo que fue el “Album blanco”.

“Hay música con orquestación, blues, algo acústico, una canción como “Credulidad” y también rocks bien fuertes como “Sombras de la noche”. Dentro del sonido salvaje, tiene un sonido muy elaborado, se jugaban en los arreglos”, añade.

Bonzo admite que le hubiese encantado, y a quién no, contar con la presencia de David Lebón, Black Amaya o Carlos Cutaia, o al menos con alguno de ellos. Pero la movida requería de un esfuerzo faraónico, imposible para una producción independiente. Igual, la iniciativa llegó a oídos del baterista, quien actualmente vive en Concarán, San Luis. El Negro agradeció “de todo corazón” el homenaje, lamentó no poder acercarse hasta Rosario y envió un mensaje que Bonzo guarda como un tesoro. “Te felicito por la idea, que tengas buena suerte. Y quedate tranquilo; el flaquito está contento”.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS