Escenario

"Música viajera" apuesta a rescatar los sonidos de la ciudad y del mundo

El ciclo surgió con la idea de mostrar el trabajo de los artistas callejeros, desde Rosario hasta Europa y Medio Oriente. Desde hoy, en Express.

Sábado 02 de Marzo de 2019

Los sonidos del mundo suenan en "Música viajera", el nuevo programa rosarino conducido por Laura Mobilia que se estrena hoy, a las 22, por Canal 4 Express. Con idea original y guión de Celia Munich, este programa muestra a músicos desconocidos que tocan en las calles de las grandes ciudades del mundo como Barcelona (España), Londres, Oxford y Windsor (Inglaterra), Bruselas, Dante, Brujas y Amberes (Bélgica), Jerusalem, Ashdod, Nazaret, Acre y Yaffo (Israel), Palermo y Siracusa (Italia) y las argentinas Mar del Plata, Buenos Aires y Rosario. Allí están buscando un oído que los escuche, unos ojos que los vean, y una ayuda para su subsistencia, ya sea que se trate de gente que va recorriendo el mundo por distintos motivos, o que vive en la población donde tiene su público. "La música une a los distintos pueblos, a las distintas etnias, a todos y cada uno de nosotros, por eso este programa va recorriendo diferentes lugares del país y del mundo, y a su vez, de esta manera, nos da un pantallazo sobre los paisajes o los lugares icónicos de cada sitio donde están los músicos que le dan vida a este ciclo", destaca Munich.

El primer capítulo muestra a artistas callejeros de Rosario y está realizado en distintas locaciones de la ciudad como la zona céntrica, como la peatonal Córdoba y San Martín, el Parque de las Colectividades y en zona sur. Además de los sábados, el programa se emitirá los martes a las 21 y los viernes a las 16.30.

"Conocimos artistas excepcionales que de otro modo no hubiéramos conocido, aprendimos a prestarles atención, dado que también pasábamos a su lado, como muchos, sin siquiera verlos, nos dimos cuenta que hay tantas clases de música como seres humanos", destacó Mobilia en diálogo con Escenario.

—¿Cómo surgió la idea de este programa?

—La idea surgió en uno de los viajes que hicimos, cuando observábamos a artistas callejeros que daban a conocer su arte con una calidad excepcional. Ninguno de ellos era conocido por el público en general, pero mostraban un nivel que nos llamaba la atención. Eso hizo que nos fijáramos en ellos, que quisiéramos guardar sus imágenes, para recordarlos cuando no los tuviéramos cerca. Nos dimos cuenta que no todos eran expertos en lo que hacían, pero encontrábamos un gran entusiasmo en sus actuaciones. Pensamos que todo ello era meritorio, y digno de hacerse conocer. De ahí surgió la idea de hacer un programa de televisión, para que aquello que veíamos dentro y fuera de nuestra ciudad, trascendiera.

—¿Cómo fue la grabación y descubrimiento de los artistas?

—El proceso fue rudimentario, al principio, después fuimos mejorando nuestra técnica, por supuesto, y día a día seguimos intentando aprender todo lo necesario para llevar el programa al mayor nivel de excelencia. Disfrutamos los encuentros de trabajo, nos decidimos a grabar a los artistas que encontramos en nuestro camino después de una larga maduración, sobre cómo hacerlo y por qué. El descubrimiento fue asombroso, empezamos a observar más a la gente y a encontrar sus cualidades, a la vez que veíamos a los transeúntes de otro modo: estaban los que se mostraban generosos, alentando a los artistas con sus contribuciones y aplausos, y los indiferentes, también. A los artistas los elegimos al azar, al principio, pero lógicamente, luego surgieron nuestros gustos personales.

—¿Cuál fue el artista callejero que más llamó tu atención y por qué?

—Hubo mucha gente que nos llamó la atención, desde una jovencita adolescente que tocaba con maestría el piano colocado por la municipalidad de Gante, en Bélgica, en un lugar poco visible, hasta los padres que enseñaban a tocar instrumentos a sus hijos porque era evidente que eran inmigrantes de países más pobres, y les proporcionaban un medio de vida a sus hijos de ese modo. Estaba también aquel hombre que viajaba por el mundo sin más compañía que su fiel perro. Pero es probable que quien más me impactó fue aquel que por necesidad, utilizó su ingenio para crear un instrumento inexistente en negocios de música: una mezcla de violín y trompeta.

—¿Creés que en el exterior el artista callejero es más valorado que en Argentina? ¿Se puede vivir siendo artista callejero?

—No conocemos tantos lugares para dar una respuesta categórica a esa pregunta, creo que eso depende de muchos factores: la idiosincrasia de cada sociedad, la situación económica, el sitio donde se coloca el artista para mostrar su arte, su conocimiento del gusto del público, pero en conjunto, creo que se lo valora más en el exterior que acá, en general. En cuanto a Rosario, ciudad de artistas por excelencia, creo que hay algunos que tienen más suerte con el público, como sucede en otros lugares, y otros que a pesar de ser muy valiosos, son ignorados en el día a día. Lo que sí puedo dar es una respuesta a la segunda pregunta: no creo que se pueda vivir del arte callejero, no en nuestra ciudad.

EM_DASH¿Qué aprendizaje te dio haber realizado este proyecto? ¿Planean continuarlo?

—Conocimos artistas excepcionales, que de otro modo no hubiéramos conocido, aprendimos a prestarles atención, dado que también pasábamos a su lado, como muchos, sin siquiera verlos, nos dimos cuenta que hay tantas clases de música como seres humanos, cada país, cada región, cada nación tiene su melodía. Todo este proceso nos enriqueció, nos hizo comprender más a los semejantes, cuando observábamos a alguien tocando un instrumento, cantando o bailando, nos imaginábamos cómo podía ser su vida o sus propósitos, sentimos que nos acercamos más a ellos, que los podíamos comprender de algún modo. ¿Seguir con esto? Definitivamente, sí.

multicultural. El programa llegó a países como Bélgica, Inglaterra, Italia, Israel y España.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});