Escenario

Muse trajo su furia rockera en una ceremonia efectista

Muse pasó por Buenos Aires a mostrar su último disco, “Drones”, con un show en el que la banda inglesa desplegó todo su histrionismo y efectos sonoros.

Viernes 16 de Octubre de 2015

Muse pasó por Buenos Aires a mostrar su último disco, “Drones”, con un show en el que la banda inglesa desplegó todo su histrionismo y efectos sonoros que los ubica como el grupo top del momento. El vocalista y guitarrista Matt Bellamy interactuó con la gente y terminó el recital en el Complejo al Río alentando a sus fieles adolescentes, con una bandera argentina atada a su muñeca
  El trío de Bellamy, Dom Howard (batería) y Christopher Wolstenholmen (bajo) apareció en la noche del sábado, a las 21, sobre el escenario con una introducción y arrancó con dos de los cortes de difusión de su último trabajo, el casi infantil “Psycho” y “Reapers”, donde mezclan un punteo al estilo AC/DC con un estribillo de voces procesadas.
  Ya con 21 años de trayectoria, los oriundos de Teignmouth saben muy bien que con juegos de luces, humo, globos gigantes que lanzan al público e instrumentos con luces led que contrastan con la negra vestimenta consiguen el dominio entero y generan ese clima que mezcla música, tecnología y futurismo.
  Como si fueran parte de “La guerra de las galaxias”, el trío se mueve a través de ambientes en los que los colores primarios se fusionan en las pantallas con imágenes en vivo y de los videos oficiales de las canciones, logrando un estado de hipnosis en los espectadores que se movían según el capricho de Bellamy, por lejos, el líder de la banda en todo sentido.
  Pese a que Howard es un carismático baterista y Wolstenholmen un gran bajista, su ausencia se notó en la interpretación de “Munich Jam”, en el que la batería y el bajo arman un atractivo pero inocuo dueto.
  A lo largo de sus siete discos, Muse muestra influencias tan diversas, que pasan por Radiohead, el heavy metal, Queen (sobre todo cuando Bellamy canta desde el piano), la música clásica y el rock guitarrero de The Who.
  Así, en la previa de los mega clásicos “Hysteria” y “Black Holes and Revelations”, se dieron el gusto de tocar los riffs de “The Honney Roll”, de AC/DC, y de “Voodoo Child”, de Jimmy Hendrix, con una selección de efectos que parecían del repertorio de Muse.
  Esa versatilidad también les dio piedra libre para interpretar “Man of the Armonica”, del compositor italiano Ennio Morricone, antes de “Knight of Cydonia”, canción con la que cerraron un show que, pese a algunas fallas de sonido, resultó efectivo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS