Escenario

Murió Dolores O'Riordan, una de las voces más singulares de los años 90

Junto a su banda vendió más de 40 millones de discos en todo el mundo. Y editó dos CDs como solista. Le habían diagnosticado un trastorno bipolar

Martes 16 de Enero de 2018

Dolores O'Riordan, la inconfundible voz de The Cranberries, una de las bandas más exitosas de los años 90, murió ayer a los 46 años de forma repentina, según informó el representante de la banda irlandesa, que no ha especificado la causa de su muerte. La cantante, famosa por hits como "Linger" y "Zombie", se encontraba en Londres grabando. "La líder de The Cranberries estaba en Londres en una breve sesión de grabación", indicó el representante en un comunicado sin más detalles. "La familia está devastada por la noticia y ha pedido privacidad en este momento tan difícil", añadió. Un comunicado de la policía confirmó la información y agregó que el cadáver de O'Riordan fue hallado en el hotel Park Lane de la capital británica a las 9.05.

El presidente irlandés Michael D. Higgins dijo que O'Riordan y la banda tuvieron "una influencia inmensa en el rock y el pop en Irlanda y a nivel internacional". "Para todos los que escuchan y apoyan la música irlandesa, los músicos irlandeses y las artes escénicas, su muerte será una gran pérdida", dijo Higgins. The Cranberries vendió más de 40 millones de álbumes a lo largo de su carrera.

Nacida en Limerick en 1971, O'Riordan era la menor de siete hermanos y fue educada en el catolicismo. A la profunda fe católica de su madre debía Dolores su nombre. Ella no practicaba, pero se declaró admiradora del Papa Juan Pablo II, a quien visitó con su madre en el Vaticano.

La cantante se unió a The Cranberries en 1990, junto con el guitarrista Noel Hogan, el bajista Mike Hogan y el baterista Fegal Lawler. Su salto a la fama llegó con su álbum debut, "Everybody Else Is Doing It, So Why Can't We?" (1993), que incluía la canción "Linger", sobre el rechazo y las frustraciones del desamor adolescente. "Linger" se convirtió en su primer éxito global.

Su siguiente disco, "No Need To Argue", publicado un año después, superó el éxito del primero y permitió a la banda adentrarse en nuevos registros, y a O'Riordan exhibir todo el potencial de su voz. Torturada y extrema, pero siempre conmovedora, la voz de O'Riordan alcanzó su cima en "Zombie", single coreado por millones de jóvenes en los 90. La canción fue escrita en la estela del terrible atentado del IRA en Warrington, que mató a dos niños, de tres y doce años.

"No Need To Argue" vendió 17 millones de copias en todo el mundo y convirtió a The Cranberries en una de las bandas más grandes surgidas del contexto del rock alternativo. Gracias en buena medida a la voz de O'Riordan, el grupo encontró esa combinación de furia y dulzura que resultó irresistible para el público.

Tras editar otros tres discos de estudio más, los Cranberries pararon, pero se volvieron a activar en 2009, con el propósito inicial de actuar sólo en directo. Finalmente sacaron dos discos más, el último de los cuales, "Something Else", una colección de versiones acústicas y tres temas nuevos, vio la luz el año pasado. Entretanto, O'Riordan sacó dos CDs como solista ("Are You Listening?", de 2007, y "No Bagagge", de 2009).

"Me siento bien"

En 2017 la banda anunció una gira por Europa y Estados Unidos, pero al poco tiempo de empezar, el tour se suspendió por problemas de salud de la vocalista. La web oficial de la artista lo atribuyó a "razones médicas asociadas con un problema de espalda". Poco antes de la última Navidad, O'Riordan publicó un post en su perfil de Facebook en el que decía encontrarse bien y aseguraba que había hecho sus "primeros pequeños conciertos en meses". "Hola a todos. Aquí Dolores. Me siento bien", escribió también en Twitter. Su último tuit, fechado el pasado 4 de enero, es una foto en la que sujeta un gato en brazos con el mensaje: "Adiós, Gio. Vamos a Irlanda".

A O'Riordan le habían diagnosticado un trastorno bipolar. En 2014 fue acusada de agredir a tres policías en un vuelo de Nueva York a Irlanda. La artista se declaró culpable y debió pagar una multa de 6.600 dólares. Los expedientes médicos proporcionados a la corte indicaban que tenía desórdenes mentales al momento del altercado. A la cantante la sobreviven tres hijos que tuvo con su ex esposo Don Burton, antiguo mánager de giras de Duran Duran. Burton y O'Riordan se separaron en 2014 tras 20 años de matrimonio.

Un éxito. The Cranberries se anotó hits como "Linger" y "Zombie", que se convirtieron en himnos globales.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario