Escenario

Montaner y La Sole se disputaron con fuerza una participante de "La voz argentina"

La mendocina Candelaria Zeballos dejó atónitos a los coaches con una versión de Whitney Houston, pero tuvo que elegir entre el venezolano y la cantante de Arequito

Martes 20 de Julio de 2021

Una mendocina comenzó a transitar el camino de los sueños de ser cantante. A pesar de sus 20 años, Candelaria Zeballos arrastra un recorrido de ilusiones porque abrazó la profesión desde pequeña como un juego, pero ahora llegó a "La voz argentina" con la esperanza de un dar un salto. Y en primera instancia no le fue nada mal sino que deslumbró a los jurados.

La canción elegida fue “I have nothing”, de Whitney Houston, y con ese tema para nada simple sedujo a los jurados y coaches del certamen: dos de ellos se la disputaron fuertemente para que Candelaria optara por uno y fuera parte de su correspondiente equipo.

El primer en darse vuelta fue Ricardo Montaner. No pasaron muchos segundos para que Soledad Pastorutti hiciera lo propio. Y tras finalizar su interpretación, Candelaria soltó algunas lágrimas de felicidad, pero debía enfrentarse a una crucial elección, la cual signará su futuro en el programa.

“No puedo evitar darme vuelta porque lo hiciste muy bien. Cuando empezó a crecer la canción dije: «Guau». No se me vino a la mente otra cosa que apretar el botón e invitarte a mi equipo”, dijo La Sole respecto a su determinación. “Te felicito porque elegiste una canción difícil: la cosa puede salir muy mal o muy bien. No hay intermedios. Es tirarse a la pileta y no saber si hay agua. Pero lo hiciste con mucha agua, nadaste tranquila”, agregó la cantante de Arequito.

Embed

Acto seguido el que entró en acción con el fin de seducirla fue Montaner, pero primero se dirigió a su compañera de jurado. “Sole, yo desde siempre, desde que empezó tu carrera, te he seguido y me declaro fan tuyo de todas las cosas que has hecho. Nadie, nadie, nadie canta parecido a ti. Un cantante debe tener eso, originalidad, marcar la diferencia desde el estilo. Te conocí como compañera y no sólo he aprendido a respetarte cada vez que das una opinión, sino también a quererte mucho, pues tienes una hermosa familia: conozco a tu marido, me cae espectacular. Y tu equipo me cae bien, también”, dijo el cantante venezolano. E hizo un alto desafiante: “Pero esta chica te la voy a pelear no sabes cuánto”.

“Yo sabía que se venía el pero”, sostuvo con una sonrisa Pastorutti. Y Montaner insistió: “Con tal de ganármela a ella, yo me puedo ir de rodillas desde aquí hasta la iglesia de Luján. Llegaré un poco cansado, me voy a casa de Luciano Pereyra a tomar un poco de agua, a comerme un asadito, a cantar algo con él. Y me regreso otra vez, también de rodillas, con tal de ganármela”.

Luego del intercambio de palabras se dirigió a la participante y le dijo: “Yo quiero que vengas a mi equipo, tengo ocho temporadas en el programa y esta experiencia la quiero aplicar contigo. Esto jamás se lo he dicho a nadie”.

“La tenés difícil, eh”, le tiró Lali a Candelaria, quien estaba ante una dura decisión. “¡Me había olvidado de que tenía que elegir!”, se atajó ella. Y Soledad hizo un último intento por convencerla: “Es que en la vida siempre hay que elegir. Es un problema, pero hay que elegir”.

Con la elección en sus manos, Candelaria tomó aire y miró a Montaner. “Fue muy contundente tu propuesta, así que me encantaría compartir contigo este viaje”, dijo, optando por el experimentado cantante, quien chilló de la emoción y saltó de su asiento. Se acercó a chocar los puños con su nueva pupila y le dijo: “Te debo el abrazo, pero te lo voy a dar. Que Dios te bendiga. Y bienvenida al equipo”.

Embed

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario