Escenario

Michael Caine mira hacia atrás en un libro de memorias

El actor británico de 85 años presentó su biografía "Blowing the Bloody Doors Off", en parte memorias y en parte manual de consejos.

Jueves 25 de Octubre de 2018

Michael Caine ha estado mirando hacia atrás, y en general le gusta lo que ve. ¿Remordimientos? Pocos.


El actor de 85 años, astro de las películas "Alfie" "Carter, asesino implacable" y "El Caballero de la Noche", entre muchas otras, rememora su pasado con cariño en el libro "Blowing the Bloody Doors Off", cuyo título adapta una línea de su aventura de ladrones de 1969 "The Italian Job" ("Faena a la italiana"). Publicado el martes en Estados Unidos por Hachette, es en parte memorias, en parte manual de consejos para aspirantes a actores y cualquiera que alienta un sueño esquivo de éxito.

La mayoría de los consejos son decididamente a la antigua. Apréndanse sus líneas. Trabajen duro. Sean gente buena. Y tengan suerte. Caine sabe que ha sido extremadamente afortunado. "La suerte que he tenido, no pudieras haberla inventado", dijo Caine durante una entrevista en su apartamento en Londres con vista panorámica al río Támesis. "Quiero decir, incluso una vez que tuve éxito, hice muchas películas que fracasaron. Pero solo hice tres a la vez antes de tener un éxito".

En papel y en persona, Caine describe su éxito como una secuencia de buenas rachas. Su primera gran oportunidad, como un oficial del ejército británico en "Zulú" en 1964, fue seguida por un papel de espía cansado del mundo en "The Ipcress File". Tras esto vino su éxito como un hombre de mundo insensible en "Alfie". Esa película hizo del actor rubio con gafas un símbolo del Londres alegre de los años 60, lo dio a conocer en Estados Unidos y le mereció su primera de seis nominaciones al Oscar.

Llegó a ganar dos Premios de la Academia, por "Hannah y sus hermanas" y "Las reglas de la vida". Luego llegó el papel de Alfred, el mayordomo y mentor de Batman, en tres películas dirigidas por Christopher Nolan. En el camino se convirtió en un ícono, y sus característicos anteojos y acento de Cockney desataron miles de imitaciones.

Un hombre optimista

Caine dice que su actitud optimista está enraizada en sus penosos primeros años. Nacido Maurice Micklewhite en una familia de clase trabajadora en Londres, era un niño durante el bombardeo alemán de Londres y más tarde, como un adolescente llamado a filas, fue enviado a pelear en la Guerra de Corea. "Se me ha hecho muy fácil ser feliz desde entonces", apunta en su libro. "Una vez que has estado en maniobras en Corea, todo lo demás parece bastante divertido".

Cuando volvió a Londres a un trabajo sin futuro en una fábrica láctea, Caine decidió que sería actor, aunque no tenía idea de cómo lo lograría. Un anuncio clasificado llevó a pequeños papeles en una compañía de teatro provincial. Entonces vinieron trabajos en las tablas de Londres, papeles de televisión, papeles de cine y el estrellato global. Si tiene un secreto, dice, es que siguió adelante cuando los otros se rindieron.

"Si alguien me rechazaba, nunca me preocupaba por eso", explicó. "Probaba de nuevo, porque mi única alternativa era volver a trabajar a la fábrica de mantequilla".

Por estos días, Caine está contento de mantenerse activo, balanceando su trabajo y su tiempo en familia con Shakira, su esposa por 45 años; sus dos hijas y sus nietos de 9 y 10 años, de los que está "enamorado".

"La paso tan bien con ellos", dijo Caine. "Me impresiona todo lo que saben. Es como hablar con alguien de 20 años".

De sus películas recientes, siente especial orgullo por "Youth" ("Juventud") del director italiano Paolo Sorrentino, en la que interpreta a un director de orquesta envejecido.

"No hago papeles protagónicos ahora: caramba, estoy demasiado viejo para levantarme cada mañana a las seis y media", manifestó. "Solo acepto papeles pequeños y me divierto un poco". Agregó que "uno no deja las películas, ellas te dejan a ti. Y mientras reciba estos papeles, seguiré haciéndolos".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});