Escenario

Mercedes Sosa se llevó una ovación del festival coscoíno

La cantante tucumana Mercedes Sosa fue la gran protagonista de la octava y anteúltima luna de la 48ª edición del Festival de Cosquín que ayer llegaba a su fin y que el sábado tuvo una velada de alto nivel artístico. Unas siete mil personas aguantaron estoicamente los embates del tiempo con una lluvia persistente que se detuvo sólo por momentos.

Lunes 28 de Enero de 2008

La cantante tucumana Mercedes Sosa fue la gran protagonista de la octava y anteúltima luna de la 48ª edición del Festival de Cosquín que ayer llegaba a su fin y que el sábado tuvo una velada de alto nivel artístico. Unas siete mil personas aguantaron estoicamente los embates del tiempo con una lluvia persistente que se detuvo sólo por momentos.
Además del concierto sin altibajos de la Negra Sosa, Víctor Heredia desarrolló un recital impecable secundado por su banda, el bajista y cantante Pedro Aznar, y el cantautor de Pueblo Andino Jorge Fandermole.
Sosa, considerada la mejor voz de América, mostró todo su profesionalismo y se dio el gusto de contar con invitados de la talla de Soledad, Pocho y Coqui Sosa, Motta Luna, Luis Salinas, María Eugenia Garay y Tilín Orozco.
Temas como “Zamba de los mineros”, “Viejas promesas”, “Donde termina el asfalto”, “Regreso a la tonada”, “Celador de sueños”, “El olvidau”, “Zamba para olvidarte”, “El ángel de la bicicleta” y el infaltable “María María”, fueron los momentos más destacados del concierto.
Por su parte, Víctor Heredia, quien actuó en el cierre de la octava luna, contó con la participación como invitados de Aznar y Fandermole. Así acompañado fue desarrollando un recital donde se disfrutó de lo más clásico de su repertorio como “Razón de vivir”, “Marcas”, “Mara”, “Ojos de cielo” y “Sobreviviendo”; sin olvidarse de “Sueñero”, “El adiós”, “Cuando”, “Soledad”, “Carcarañá”, “Los hermanos” en tributo a Atahualpa Yupanqui y “Todavía cantamos” para el bis.
Otra de las figuras destacadas de la noche fue el guitarrista y compositor Luis Salinas quien hizo su debut en Cosquín, junto a un verdadero seleccionado de músicos que integran Jorge Giuliano en guitarra, Alejandro Tula en percusión, y Javier Lozano en teclados.
Salinas desgranó un repertorio netamente folclórico con versiones de “Viene clareando”, “A Monteros”, “La resentida” y “Zamba de mi esperanza”, entonada por la gente.
Asimismo, Luna Monti y Juan Quinteros desarrollaron un set de canciones personales que hablan de un folclore de proyección. Y el rosarino Franco Luciani, un excelente armonicista, le brindó un emotivo homenaje a la figura de Hugo Díaz con la interpretación de la “Zamba del ángel”, con la voz de la hija del músico ya desparecido, Mavi Díaz.
Suma Paz hizo gala de su bagaje de canciones yupanquianas y Pancho Cabral desarrolló su obra de chayas y coplas riojanas, con poesías de la que es autor.
Un párrafo aparte se merece la delegación provincial de Salta que contó con la participación de Los Huayras, Canto 4, Los Izquierdos de la Cueva y Gustavo Córdoba, en la parte musical, un ballet y copleras. Completaron la velada Las Voces del Encuentro, María Ofelia y su canto del Litoral, y el Dúo José y Demián Santucho del pre-Cosquín 2007.

Ante 13 mil espectadores

Cerca de 13 mil personas, la mayor cantidad de asistentes al Festival de Cosquín de este año, se dieron cita el viernes para observar bajo una lluvia a veces torrencial al cantautor Jorge Rojas, quien, al frente de su banda fue el gran protagonista de la séptima luna del encuentro serrano.
También se destacaron Los Guaraníes, Mario Boffil, Mariana Cayón, Los Carabajal y Horacio Banegas.
Rojas desplegó un gran espectáculo secundado por sus hermanos Alfredo y Lucio, donde no sólo recorrió su último disco, llamado “La vida”, sino que además entonó los clásicos de su carrera solista iniciada en 2005.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario