Escenario

Melero: "Ahora todos creen que el mundo empezó hace poco"

El cantante y compositor celebra los 25 años de su disco "Travesti" con la reedición del álbum en vinilo y un show especial.

Domingo 03 de Noviembre de 2019

Con temas como "Quiero estar entre tus cosas", "Resfriada" y "La sed", el cuarto disco solista de Daniel Melero, "Travesti", se convirtió en un clásico de su singular carrera. A 25 años de la edición del álbum, el disco se acaba de reeditar en vinilo (con sonido original sin remasterizar) y el cantante y compositor celebrará su aniversario con un show el próximo 16 de noviembre en el ND Teatro de Buenos Aires.

"Travesti" terminó de consagrar a Melero como un cancionista preciso y sensible, más allá de su fama como músico tecno. "Yo me siento más un artista de rock que de tecno", dijo el artista en charla con Télam. "Usé máquinas porque me parecía una respuesta rockera musical para el género, y con este disco se confirmó eso. Terminó de cerrar una etapa de lo que era mi discurso", manifestó. "A mí se me veía como un moderno que venía a quebrar con el tiempo, pero lo que venía a hacer era a enlazar. Todavía, todas las ideas que implemento las aprendí a los 12 años viendo a Almendra, Manal, Los Gatos y Tanguito. A mí esa gente, más que la música, me inyectó la cultura", se explayó.

Melero siempre ha sido relacionado con la modernidad, a partir de la mítica agresión que sufrió en festivales rockeros en los primeros años 80 o por haber asumido el rol de mentor de la llamada "movida sónica" en los 90, con la producción de grupos como Babasónicos, Juana la Loca o Los Brujos, entre otros. De hecho, en "Travesti" participan como invitados algunos integrantes de estas bandas. Pero "Travesti" es un trabajo despojado, con guitarras acústicas y letras de amor. "Siempre me consideré un compositor de canciones. Mi primer instrumento fue una guitarra acústica", dice ahora Melero.

—Siempre se te caracterizó como un artista que mira para adelante, ligado al futuro. ¿Cómo aparece esta idea de echar una mirada a un disco lanzado hace 25 años?

—Por un lado, es un disco que estaba faltando en las bateas, y me hicieron notar que sería lindo que existiese como objeto, más allá de que está en las plataformas digitales. Por otro, es un disco que cuando hago shows con formato de banda de rock ocupa gran parte del material que toco. Me pareció buena la idea de hacer algo inusual en mí. Creo que ya nadie se detiene a mirar un poco atrás y este es un lindo disco para detenerse a observarlo. Siempre tocábamos las versiones de acuerdo a lo que los músicos se acordaban, ahora lo escuchamos y lo vamos a tocar igual.

Embed

—¿Qué escuchaste al volver al disco?

—Fue una sorpresa muy grata. Creo que fue una maniobra sensacional hacer un disco así en medio de esa nube de distorsión que había en mis producciones de esa época. Fue como señalar para un lado, dar vuelta y quedar señalando para el otro. En cuanto a las letras, puede sonar muy vanidoso, pero resisto un archivo. Esas letras me siguen pareciendo interesantes desde el punto de vista político. Y me gusta su poesía.

—Hoy puede hacerse una lectura muy distinta del título. ¿Qué podés decir al respecto?

—Era un título con una connotación despectiva. Me acuerdo que yo decía que los travestis eran como los parias de la sociedad y me parecía interesante ser como un paria del rock. Me cautivaba la idea de que todos éramos travestis. Esa noción de que todos llevamos el disfraz que nos podemos permitir de acuerdo al tipo de vida que llevamos. Yo mismo me vi como un travesti musical. Tal vez hoy habría que llamarlo "Hetero" al disco (risas). Travesti ya dejó de ser una mala palabra y yo tampoco soy ya una mala palabra. De cualquier manera, yo no quería armar un escándalo con el título. Era más importante hacer el disco que armar un escándalo.

—¿Qué sentís que quedó de la llamada "movida sónica"?

—Queda el recuerdo de algo que fue absolutamente potente. Considero que está bien que no persista demasiado algo si de verdad dejó una huella. Ahí el sendero fue fijado. Luego fue destituido a partir de caminos asfaltados al éxito haciendo cosas a partir de eso. No hay una huella que sentís cotidianamente, no hay una percepción de eso. No queda nada porque vivimos en una época en donde todos creen que el mundo empezó hace poco. Hay gente dispuesta a revisar cosas, pero la idea de lo entretenido es tan fuerte que se descalifica cualquier cosa que no te haga ser feliz rápidamente. Una vez Billy Bond me dijo: "Al menos lo intentamos". Yo siento que lo hice.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario