Escenario

"Me ayudó muchísimo ponerme un par de medias en la entrepierna"

Con cuatro nominaciones, un premio Oscar en su vitrina y dos postulaciones para este año, la actriz Cate Blanchett podría tranquilamente sentirse una reina en las montañas de Hollywood. Casi como su personaje, al que aborda por segunda vez. La australiana dice sentirse nerviosa por tanto reconocimiento y no es para menos.

Sábado 26 de Enero de 2008

Con cuatro nominaciones, un premio Oscar en su vitrina y dos postulaciones para este año, la actriz Cate Blanchett podría tranquilamente sentirse una reina en las montañas de Hollywood. Casi como su personaje, al que aborda por segunda vez. La australiana dice sentirse nerviosa por tanto reconocimiento y no es para menos. El martes fue nominada al Oscar como mejor actriz protagónica por “Elizabeth: la edad de oro” y como mejor actriz de reparto por “I’ Not There”, donde interpreta a un hombre, el cantante Bob Dylan en su juventud.
A punto de llegar a los 40 y a diez años de entrar por la puerta grande a la constelación de estrellas del cine norteamericano, cuando interpretó por primera vez a Isabel I de Inglaterra, Blanchett está hoy en boca de todos en el mundillo del entretenimiento, pero no se la cree.
—¿El trato que tiene por ser famosa se puede comparar con el de una reina?
—Hoy no traje la corona (risas). No, no. Cualquiera que admita algo parecido está completamente loco.
El de monarca y el de Dylan son sólo dos de los personajes que encarnó gracias a su reconocida versatilidad actoral. Ya fue un elfo en “El señor de los anillos”, Katharine Hepburn en “El aviador”, papel que le valió un Oscar, una ladrona de poca monta en “Vida bandida” y será una aventurera en la cuarta parte de “Indiana Jones”, de Steven Spielberg.
Pero hoy está regodeándose por el atrevimiento de repetir su rol en “Elizabeth”, que, dirigida por el indio Shekhar Kapur, le brindó en 1999 la primera de sus cuatro nominaciones al Oscar.
No obstante, ambos papeles son distintos. La primera película trataba sobre la llegada al trono de la reina Isabel, mientras que en la segunda se enfoca el conflicto de la soberana con el rey católico Felipe II de España y el supuesto triángulo amoroso con el explorador británico Sir Walter Raleigh.
“Uno no quiere sentir de que va hacia atrás. Pero cuando me di cuenta de que podría progresar e ir hacia adelante interpretando este papel, pude hacerlo”, dijo.
Sobre su interpretación del cantante norteamericano Bob Dylan en el filme “I’ Not There”, Blanchett apuntó: “Siempre quise interpretar el papel de hombre”, y agregó: “Creo que todos llevamos dentro un poco de los dos sexos”.
La actriz reconoció que no fue fácil meterse en la piel de un hombre, aunque admitió que “cuando una se pone algo entre las piernas se siente un poco masculina”.
Entre otros trucos de caracterización, Blanchett contó uno: “Me ayudó muchísimo colocarme un par de medias en la entrepierna”.
Blanchett defendió sin embargo su condición de mujer y no ocultó su simpatía por la canciller alemana Angela Merkel, a quien dijo admirar. “Es una lástima que no haya más mujeres en posiciones de poder y que sigamos viviendo en un mundo dominado por los hombres”, señaló.
—Se dice que Hollywood se olvida de las actrices cuando cumplen 40. ¿Tiene miedo de llegar a esa edad?
—No estoy preocupada por ese tema. Cada momento es especial, y cuando cumpla 40, en 2009, será un momento excepcional. Además, eso es un tópico, un mito.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario