Escenario

“Me atrae el tiempo real”, confesó el DJ rosarino Franco Cinelli que triunfa alrededor del mundo

El dj rosarino que triunfa en el mundo acaba de lanzar su tercer álbum “all frequencies” y cuenta todo sobre la escena electrónica.

Domingo 11 de Enero de 2015

Loop, play y acción. El universo electrónico late al ritmo de su amo, el dueño de las bandejas. Franco Cinelli no sólo es uno de los disc jockey más reconocidos de Sudamérica, también es productor musical y posee una carrera de larga data; el rosarino tiene 37 años y hace 20 que se dedica a la música electrónica. Lanzó más de 25 discos de su autoría, algunos salieron en vinilo, algunos singles otros álbumes, realizó más de 50 remixes y numerosas colaboraciones con otros artistas. Acaba de lanzar “All Frequencies”, su tercer vinilo, que ya está a la venta en las disquerías de Europa, Estados Unidos y Japón. Se acaba de presentar en Punta del Este, Mar del Plata y Capital Federal, y ya planea su gira por Europa en marzo. Sin embargo, el artista vive en Rosario y asegura que no quiere irse de su ciudad.

   Si bien la electrónica irrumpió como una forma de música culta occidental, desde finales de los años 60, la accesibilidad de tecnología permitió que la música producida por medios electrónicos se hiciera cada vez más popular. Así surgió el dúo alemán Kraftwerk, pionero en el género. Actualmente, la música electrónica presenta una gran variedad técnica y compositiva, abarcando desde formas de música culta experimental hasta formas populares como la música electrónica de baile, siendo sus máximos exponentes a nivel mundial David Guetta, Tiësto, Armin van Buuren, Paul Oakenfold. En Rosario, la pista de música electrónica es la protagonista de los boliches, desplazando a la pista de rock, reggaeton, cumbia y otros géneros a un segundo lugar. Sin dudas, el ritmo cautiva a miles de adeptos que sumergen sus cuerpos en un éxtasis musical infinito. “Hoy en Argentina hay un talento impresionante, es uno de los focos principales en la música en general, no sólo en la electrónica”, destaca Cinelli al respecto.

   En una entrevista exclusiva con Escenario, Cinelli -que empezó su carrera gracias a la influencia de su padre- explica cómo es el proceso compositivo de una canción electrónica que hace bailar a miles de personas, aseguró que la pista de baile es su “tester” y que su combustible es la gente. El diario de viaje de un artista que triunfa en el mundo; auspiciando de embajador musical en las grandes capitales del mundo como Londres, París, Berlín, Madrid y Moscú, haciendo bailar con sus explosivos sets -signados por el house, el tecno, el electro, el dub, la música negra y el funk- a quien se sume a la pista. Nada de planes. Que las bandejas hablen.

   —¿Cómo describís tu nuevo vinilo, “All Frequencies”?

   —El álbum se puede conseguir en las disquerías que comercializan vinilo de Europa, Estados Unidos y Japón. Acá en Argentina funciona con pedido porque tener stock de vinilo es difícil. También se pueden comprar los archivos digitales para descargar. Este disco tiene un año de trabajo en total. Nunca empiezo con una idea concreta en la cabeza. Lo bueno que tiene este disco es que me dediqué a grabar un año todos los días en el estudio, junté un montón de canciones sin pensar en cuáles iban a entrar en el álbum y cuáles no. Me concentré en hacer música y una vez que llegó el año y me junté con el sello Esperanza Records, de Madrid, con quien trabajo hace varios años ya, escuchamos las canciones y seleccionamos las que iban a entrar. Hice más de 30 temas muy variados, dejé que todo fluya. Elegimos 6 temas para el vinilo que es un disco doble con 3 temas cada uno y la edición digital tiene un séptimo tema como bonus track. El disco describe mi estilo particular, es un paseo por el house, tecno, electro, dub, música negra y funk. No tengo un estilo concreto, tengo un abanico amplio y eso me permite dar una vuelta de tuerca.

   —Una banda de rock hace una letra y en base a eso una melodía, o al revés. En el caso de un DJ, ¿cómo es el proceso compositivo de una canción electrónica?

   —En mi caso tiene que ver con cómo lo haría un músico de rock. Se me ocurre una melodía y la escribo en un pentagrama o lo grabo en un secuenciador y a partir de esa melodía o una letra, se crea el ritmo y después, los syntes, los bajos, y todo. No tengo un sólo parámetro para crear un tema. Si me estimuló una letra en particular, en base a eso creo la música por partes. Es un proceso espontáneo, no me siento a pensar, lo dejo fluir. Por ahí algo empieza de una manera y después termina en otra cosa. La composición es una cuestión infinita, nunca hay un límite, el límite sólo te lo ponés vos. Ahora con la tecnología avanzó tanto que los límites los pone uno, no la tecnología.

   —Haciendo una analogía con una banda, que hace una canción y la presenta en un show y miden la aceptación que tiene por el aplauso, o si la gente la canta, en tu caso, ¿cómo te das cuenta si unacanción funciona?

   —Así como una banda hace un show para probar los temas nuevos en el escenario y ver la reacción de la gente, yo hago exactamente lo mismo. Me la paso haciendo música en mi casa y el fin de semana cuando voy a tocar la pruebo. La pista de baile es el tester de lo que estoy haciendo en mi estudio. Cuando toco me doy cuenta cuando una canción genera una reacción fuerte.

   —Sos un DJ consagrado y el público va a escucharte a vos a una fiesta. ¿Sentís que marcás el ritmo o te influencias por el contexto?

   —Depende mucho dónde uno toque. Todos los lugares y los horarios en los que uno toca son distintos, y eso condiciona un poco lo que va a suceder. Básicamente, un disc jockey se mueve sintiendo lo que sucede en el momento y no tanto lo que tenés preparado previamente en el estudio. A mí me atrae muchísimo saber toda la música que llevo y dejarlo completamente, no al azar, pero sí a la sorpresa mía. Llegar al lugar y ver si la gente está sonriente, si el sonido es potente, y todo eso me genera ganas de hacer algo con respecto a lo que me hace sentir. Mi combustible es la atmósfera y la gente. Esta es mi forma de trabajar después de 20 años de hacer lo mismo. Conozco mucha gente que tiene más años que yo y se la pasan toda la semana secuenciando perfectamente lo que van a poner el sábado y llega el día y ponen todo perfectamente cómo lo calcularon y eso les rinde, porque sale impecable. Pero como tienen premeditado todo lo que van a hacer, les da igual la reacción de la gente. A mí me atrae más el tiempo real, si yo no me emociono no le puedo decir nada interesante a la gente.

   —¿Cómo nació tu conexión con la música electrónica?

   —Mi padre era ingeniero en audio y disc jockey, así que nací en un laboratorio de electrónica, escuchando música entre aparatos, creo que estaba marcado lo que iba a hacer en el futuro. Eso hizo que tenga la posibilidad de arrancar desde muy chico y desde un lugar privilegiado.

   —¿Cómo se dio tu carrera en Europa?

   —Mis viajes a Europa empezaron hace diez años. Viajo regularmente dos veces al año a hacer tours: los de verano duran 3 meses y los de invierno un mes. Todo empezó relacionándome con gente, productores musicales, artistas. He tocado durante 3 meses seguidos, 3 veces por semana, en países como Alemania, que es uno de los focos principales de la música electrónica, también en Italia, España, sobre todo en Ibiza, en todo Francia, en Moscú. Hice un largo camino en Europa. Lo que más me motiva es ver escenarios distintos y estar en contacto con distintas culturas. Vivo de esto desde el minuto cero. Me siento un privilegiado, es como un sueño hecho realidad.

   —¿Cómo ves la escena electrónica en Argentina y en qué se diferencia de otros países del mundo?

   —En Rosario la noche termina tipo 6, en Buenos Aires tipo 7, en Estados Unidos a la 1 de la mañana. En Europa, todo empieza bien temprano, tipo 22, pero no hay límite, la noche termina cuando la gente se cansa y se va a dormir. Entonces el artista puede tocar la cantidad de horas necesarias para explayarse. En cambio en Argentina está la costumbre de poner dos o tres artistas por noche y tocan 1 hora cada uno, y teniendo una carrera de 20 años, es difícil resumirlo en tan poco tiempo. En cuanto a los formatos de fiestas, acá se incorporaron las fiestas de día, al aire libre, en piletas, playas, hoy está muy parejo con otras partes del mundo. El público argentino tiene una energía única por muchos factores; por la cultura, y por la poca cantidad de años desde que se instaló la electrónica, ya que es más nuevo que en Europa. Allá la gente no es tan eufórica. En cambio acá, el público me vuelve loco. En Argentina todavía hay una fiebre increíble, te lo dice cualquier artista que viene de afuera, ya sea una banda de rock o un DJ.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS